Objetivos Específicos
 Explicar cómo los Espíritus, creados simples e ignorantes, podrán
llegar a la perfección espiritual.
 Destacar la importancia del trabajo en el progreso de los Espíritus.
ESDE
Prog IV
Guía 10 Diferentes Ordenes de Espíritus – (2ª Parte)
Introducción
 Al iniciar la reunión, aclarar a los participantes que el estudio del
asunto será realizado a través de la técnica de mesa redonda (ver
Manual de Orientación).
 Explicar el funcionamiento de la técnica.
ESDE
Prog IV
Guía 10: Diferentes Ordenes de Espíritus – (2ª Parte)
Desarrollo
 Invitar, de improviso, a tres participantes del grupo, que ya hayan demostrado
mayor conocimiento doctrinario, a que formen la mesa redonda y darles,
seguidamente, las siguientes tareas:
Participante
Actividad
01
Lectura y comentarios de las preguntas 114 a 121 de «El Libro
de los Espíritus».
02
Lectura y comentarios de las preguntas 122 a 127 de «El Libro de
los Espíritus».
03
Lectura y comentarios de los ítems 12 a 15, Capítulo 08, 1ª.
Parte, de «El Cielo y el Infierno», de Allan Kardec.
 Obs.: Mientras los participantes comentan entre ellos los temas previstos – durante un tiempo no
superior a los 45 minutos – el auditorio oye en silencio y anota dudas, que será aclaradas por los
componentes de la mesa redonda o por el dirigente de la reunión, en el momento oportuno. .
ESDE
Prog IV
Guía 10: Diferentes Ordenes de Espíritus – (2ª Parte)
Conclusión

ESDE
Hacer una evaluación general del trabajo realizado, integrando las
ideas, al final.
Prog IV
Guía 09: Diferentes Ordenes de Espíritus – (1ª Parte)
LIBRO SEGUNDO
Mundo espiritista o de los Espíritus
Capítulo I - De los Espíritus
Progresión de los espíritus
Participante 1
114. ¿Los espíritus son buenos o malos por su naturaleza, o bien se
van mejorando?
«Los mismos espíritus van mejorándose, y al conseguirlo, pasan
de un orden inferior a otro superior».
115. ¿Hay espíritus que fueron creados buenos y otros malos?
«Dios creó a todos los espíritus sencillos e ignorantes, es decir,
faltos de creencia, y dio a cada uno de ellos una misión con objeto de
ilustrarlos y de hacerles llegar progresivamente a la perfección por
medio del conocimiento de la verdad, y aproximarse a él.
18 Abril de 1857
ESDE Lectura y comentarios de las preguntas 114 a 121 de «El Libro de los Espíritus». Participante 1
1/7
La dicha eterna sin perturbación estriba para ellos en esa perfección. Los espíritus
adquieren los conocimientos sufriendo las pruebas que Dios les impone, que unos
aceptan con sumisión, llegando así más prontamente al objeto de su destino, y que otros
sufren con desagrado, permaneciendo por culpa suya lejos de la perfección y de la dicha
prometida».
-Según esto, parece que los espíritus en su origen, son como los niños, ignorantes e
inexpertos; pero que adquieren poco a poco los conocimientos que les faltan recorriendo
las diferentes etapas de la vida.
«Si; la comparación es exacta, pues el niño rebelde continúa ignorante e imperfecto, y
se aprovecha más o menos según su docilidad; pero, al paso que la vida del hombre tiene
término, la del espíritu se dilata en lo infinito».
ESDE Lectura y comentarios de las preguntas 114 a 121 de «El Libro de los Espíritus». Participante 1
1/7
116. ¿Hay espíritus que permanecerán perpetuamente en los puestos inferiores?
«No; todos llegarán a ser perfectos; cambiarán, pero a la larga; porque, como lo
hemos dicho otra vez, un padre justo y misericordioso no puede desterrar eternamente a
sus hijos. ¡Y quieres que Dios, que es tan bueno y tan justo, sea de peor condición que
vosotros!»
117. ¿Depende de los espíritus apresurar su progreso hacia la perfección?
«Indudablemente, y llegan más o menos pronto según su deseo y su sumisión a
la voluntad de Dios. ¿El niño dócil no se instruye más pronto que el reacio? »
118. ¿Pueden degenerar los espíritus?
«No, pues a medida que progresan comprenden lo que les alejaba de la perfección, y
terminada una prueba. poseen el conocimiento de ella y no lo olvidan. Pueden
permanecer estacionarios; pero no retroceden».
ESDE Lectura y comentarios de las preguntas 114 a 121 de «El Libro de los Espíritus». Participante 1
1/7
119. ¿No podría Dios librar a los espíritus de las pruebas que han de sufrir para llegar
al primer puesto?
«Si hubiesen sido creados perfectos, no tendrían méritos para gozar de los
beneficios de la perfección. Sin lucha, ¿dónde estaría el mérito? Por otra parte, la
desigualdad que entre ellos existe, es necesaria a su personalidad; además, la misión que
desempeñan en los diferentes grados, entra en las miras de la Providencia respecto de la
armonía del universo».
Puesto que en la vida social todos los hombres pueden llegar a los primeros puestos,
se podría preguntar también: ¿por qué el soberano de un país no hace generales a todos
sus soldados, empleados superiores a todos los subalternos y maestros a todos los
discípulos? Pues entre la vida social y la espiritual existe aún la diferencia de que la
primera es limitada. y no basta siempre a la consecución de todos los grados, al paso que,
siendo indefinida la segunda, dela a cada cual la posibilidad de elevarse al puesto
supremo.
ESDE Lectura y comentarios de las preguntas 114 a 121 de «El Libro de los Espíritus». Participante 1
1/7
119. ¿No podría Dios librar a los espíritus de las pruebas que han de sufrir para llegar
al primer puesto?
– Si hubiesen sido creados perfectos no tendrían mérito para disfrutar de los
beneficios de esa perfección. ¿Dónde estaría el merecimiento sin la lucha? Además, la
desigualdad que existe entre ellos es necesaria para sus personalidades y la misión que
cumplen en los diferentes grados de la escala está en los designios de la Providencia,
para la armonía de Universo. Puesto que en la vida social todos los hombres pueden
alcanzar las funciones más importantes, se podría preguntar también ¿por qué el
soberano de un país no promueve a cada uno de sus soldados a general? ¿Por qué todos
los empleados subalternos no son empleados superiores y maestros todos los discípulos?
Pues entre la vida social y la espiritual existe aún la diferencia de que la primera es
limitada y no permite siempre alcanzar todos los grados, mientras la vida espiritual es
indefinida y deja a cada cual la posibilidad de elevarse al grado supremo.
ESDE Lectura y comentarios de las preguntas 114 a 121 de «El Libro de los Espíritus». Participante 1
1/7
120. ¿Todos los espíritus pasan por la serie del mal para llegar al bien?
«No por la serie del mal, sino por la de la ignorancia».
121. ¿Por qué ciertos espíritus han seguido el camino del bien y otros el del mal?
«¿No tienen libre albedrío? Dios no creó espíritus malos, sino sencillos e ignorantes,
es decir, igualmente aptos para el bien que para el mal. Los que llegan a ser malos, lo
son por su voluntad».
ESDE Lectura y comentarios de las preguntas 114 a 121 de «El Libro de los Espíritus». Participante 1
1/7
Participante 2
122. No teniendo en su origen conciencia de si mismos, ¿cómo pueden los espíritus
ser libres de elegir entre el bien y el mal? ¿Existe en ellos un principio, una tendencia
cualquiera que los incline más al uno que al otro?
«El libre albedrío se desarrolla a medida que el espíritu adquiere conciencia de si
mismo. Si la elección se debiese a una causa independiente de la voluntad del espíritu,
no existiría libertad. La causa no reside en él, sino fuera, en las influencias a que cede en
virtud de su voluntad libre, y esto significa la gran figura de la caída del hombre y del
pecado original. Unos cedieron a la tentación; otros resistieron a ella».
-¿De dónde proceden las influencias que obran sobre el espíritu?
«De los espíritus imperfectos que procuran apoderarse de él y dominarle, y que se
consideran felices cuando le hacen sucumbir. Esto es lo que se ha querido representar en
la figura de Satanás».
ESDE Lectura y comentarios de las preguntas 122 a 127 de «El Libro de los Espíritus». Participante 2
1/4
-¿No sufre esta influencia el espíritu más que en su origen?
«Le persigue en su vida de espíritu, hasta que consigue dominarse de tal modo, que
los malos renuncian a obsesionarle».
123. ¿Por qué ha permitido Dios que los espíritus puedan seguir el camino del mal?
«¿Cómo os atrevéis a pedirle a Dios cuenta de sus actos? ¿Creéis que podéis
penetrar en sus designios? Podéis deciros, sin embargo: La sabiduría de Dios consiste
en la libertad que a cada uno concede de elegir, porque así tiene cada uno el mérito de
sus obras».
124. Puesto que hay espíritus que desde el principio siguen el camino del bien
absoluto y otros el del mal absoluto, ¿existen indudablemente grados entre estos dos
extremos?
«Ciertamente que sí, y la gran mayoría es la de los que no ocupan los extremos
ESDE Lectura y comentarios de las preguntas 122 a 127 de «El Libro de los Espíritus». Participante 2
2/4
125. Los espíritus que han seguido el camino del mal, ¿podrán llegar al mismo grado
de superioridad que los otros?
«Sí; pero las eternidades serán más largas para ellos».
Por estas palabras las eternidades debe entenderse la idea que tienen los espíritus
inferiores de que serán perpetuos sus sufrimientos, cuyo término no les es dado ver; idea
que se renueva en todas las pruebas en que sucumben.
126. Los espíritus que llegan al grado supremo, después de haber incurrido en el mal,
¿tienen a los ojos de Dios menos mérito que los otros?
«Dios mira a los extraviados con iguales ojos y a todos los ama con el mismo afecto.
Se les llama malos, porque han sucumbido; pero antes eran espíritus sencillos».
ESDE Lectura y comentarios de las preguntas 122 a 127 de «El Libro de los Espíritus». Participante 2
3/4
127. ¿Los espíritus son creados iguales en facultades intelectuales?
«Lo son; pero no sabiendo de dónde provienen, es preciso que funcione el libre
albedrío, y progresan con más o menos rapidez así intelectual, como moralmente».
Los espíritus que, desde el principio, siguen el camino del bien, no son por ello
espíritus perfectos, puesto que, si no tienen malas tendencias, han de adquirir, sin
embargo, experiencia y los conocimientos necesarios para llegar a la perfección.
Podemos compararlos a los niños que, cualquiera que sea la bondad de sus naturales
instintos, tienen necesidad de desarrollarse, de ilustrarse, y que no llegan sin transición de
la infancia a la madurez. Así como tenemos hombres buenos y malos desde la
infancia, así también hay espíritus buenos y malos desde el principio, con la
diferencia capital, de que el niño tiene instintos completamente formados, al paso que el
espíritu, al ser formado, no es ni bueno ni malo, sino que tiene todas las tendencias, y en
virtud de su libre albedrío toma una u otra dirección.
ESDE Lectura y comentarios de las preguntas 122 a 127 de «El Libro de los Espíritus». Participante 2
4/4
Libro: El Cielo y el Infierno
Capítulo 8 - Los Ángeles
Los ángeles según el Espiritismo
Participante 3, Ítems 12 al 15
12. No puede dudarse de que hay seres dotados de todas las
cualidades atribuidas a los ángeles. La revelación espiritista confirma
sobre este punto la creencia de todos los pueblos. Pero además nos
hace conocer la naturaleza y origen de esos seres.
Las almas o espíritus son creados sencillos e ignorantes, esto es,
sin conocimiento y sin conciencia del bien y del mal, pero aptos para
adquirir todo lo que les falta, y lo adquieren por el trabajo. El fin, que
es la perfección, es el mismo para todos: llegan a él más o menos
pronto en virtud de su libre albedrío y en razón a sus esfuerzos.
Agosto de 1865
ESDE Participante 3 Lectura y comentarios de los ítems 12 a 15, Capítulo 08, 1ª. Parte, de «El Cielo y el Infierno», de Allan K. 1/5
Todos tienen grados que recorrer, el mismo trabajo que realizar. Dios no señala una
parte ni mayor ni más fácil a los unos que a los otros, porque todos son sus hijos, y
siendo justo, no tiene preferencia por ninguno.
Él les asegura: “He aquí la ley que debe ser vuestra regla de conducta. Ella sola
puede conduciros al fin. Todo lo que está conforme a esta ley, es el bien. Todo lo que es
contrario a ella, es el mal. Sois libres de observarla o de infringirla, y así seréis los árbitros
de vuestra propia suerte.”
Dios no ha creado, pues, el mal. Todas sus leyes son para el bien. El mismo hombre
es quien crea el mal, infringiendo las leyes de Dios. Si las observase escrupulosamente,
no se apartaría jamás del buen camino.
ESDE Participante 3 Lectura y comentarios de los ítems 12 a 15, Capítulo 08, 1ª. Parte, de «El Cielo y el Infierno», de Allan K. 2/5
13. Pero el alma, en las primeras fases de su existencia, lo mismo que el niño, tiene
falta de experiencia, por esto es falible. Dios no le da la experiencia, pero le da los medios
de adquirirla. Cada paso en falso en el camino del mal es un atraso, sufre las
consecuencias, y aprende a su costa lo que debe evitar. Así es como poco a poco se
desenvuelve, se perfecciona y adelanta en la jerarquía espiritual, hasta que haya llegado
al estado de puro espíritu o de ángel. Los ángeles son, pues, las almas de los hombres
que han alcanzado el grado de perfección concedida a la criatura, y gozan de la plenitud
de la felicidad prometida. Antes de haber conseguido el grado supremo, gozan de una
dicha relativa a su adelanto. Pero esta dicha no consiste en la ociosidad, sino en las
funciones que Dios tiene a bien confiarles, y que se tienen por dichosos en cumplir,
porque sus ocupaciones son un medio de progreso (véase Cap. III, “El Cielo”).
ESDE Participante 3 Lectura y comentarios de los ítems 12 a 15, Capítulo 08, 1ª. Parte, de «El Cielo y el Infierno», de Allan K. 3/5
14. La Humanidad no está restringida a la Tierra. Ocupa los innumerables mundos que
circulan en el espacio. Ha ocupado los que han desaparecido, y ocupará los que se
formen.
Dios ha creado desde la eternidad, y crea sin cesar. Mucho tiempo, pues, antes de
que la Tierra existiese, por antigua que se la suponga, hubo en otros mundos espíritus
encarnados que recorrieron las mismas etapas que nosotros, espíritus de formación más
reciente, recorremos en este momento, y que llegaron al fin antes de que nosotros
hubiésemos salido de las manos del Creador. Desde la eternidad ha habido, pues,
ángeles o espíritus puros. Pero su existencia humanitaria se pierde en lo infinito del
pasado, y es para nosotros como si siempre hubiesen sido ángeles.
ESDE Participante 3 Lectura y comentarios de los ítems 12 a 15, Capítulo 08, 1ª. Parte, de «El Cielo y el Infierno», de Allan K. 4/5
15. Así se encuentra realizada la gran ley de unidad de la Creación. Dios no ha estado
jamás inactivo. Siempre ha tenido espíritus puros experimentados e iluminados, para
transmitirle sus órdenes y para la dirección de todas las partes del Universo, desde el
gobierno de los mundos hasta los más ínfimos detalles. No ha tenido, pues, necesidad de
crear seres privilegiados exentos de cargas. Todos, antiguos o nuevos, han conquistado
sus grados en la lucha y por su propio mérito, en fin, son hijos de sus obras. Así se
cumplen igualmente la soberana justicia de Dios.
ESDE Participante 3 Lectura y comentarios de los ítems 12 a 15, Capítulo 08, 1ª. Parte, de «El Cielo y el Infierno», de Allan K. 5/5
Síntesis del Asunto:
Diferentes Ordenes de Espíritus
Todos los Espíritus que pueblan el Universo fueron creados por Dios simples e
ignorantes, sin ningún conocimiento y están destinados a la perfección. Es en ese
estado de perfección que encuentran la pura y eterna felicidad, proveniente del pleno
conocimiento de las leyes que rigen la vida y de su plena vivencia.
Entre estos dos extremos, la creación y la finalidad, existe un camino que
corresponde recorrer a todos los Espíritus y que representa la conquista gradual de esos
conocimientos. Dios proporciona a todos los medios necesarios para esa conquista,
creando, inclusive, necesidades a los Espíritus, quienes para atenderlas necesitan
obrar. Es a través de esa acción que los Espíritus progresan, conquistan los
conocimientos y desarrollan los sentimientos, adquiriendo de este modo, gradualmente,
las virtudes que les permitirán llegar al estado de perfección.
ESDE
Prog IV
Guía 10: Diferentes Ordenes de Espíritus – (2ª Parte)
1/4
1/6
1/6
Se ve así que esa ascensión del Espíritu, desde el estado de ignorancia hacia el de
sabiduría, depende tan sólo de su trabajo. Y es importante destacar este aspecto, ya que
el trabajo es la parte que le cabe y que es intransferible, debido a que los recursos
necesarios Dios se los facilita a todos, en igualdad de condiciones.
«(...) Dios no da participación mayor a unos que a otros porque es justo y visto
que todos son sus hijos, no tiene predilecciones. Él les dice: He aquí la ley que debe
constituir vuestra norma de conducta; sólo ella puede conduciros a la meta; todo lo que
esté conforme con ella es el bien, todo lo que sea contrario es el mal. Tenéis entera
libertad de cumplir o infringir esta ley y así seréis los árbitros de vuestra propia suerte. En
consecuencia, Dios no creó el mal; todas sus leyes son para el bien y fue el hombre
quien creó el mal, divorciándose de esas leyes; si las observase escrupulosamente,
jamás se desviaría del buen camino.» (01)
ESDE
Prog IV
Guía 10: Diferentes Ordenes de Espíritus – (2ª Parte)
2/4
1/6
1/6
De ahí surge la ley de libertad como rectora del progreso de los Espíritus. A través de
su propio trabajo y con el uso del libre albedrío el Espíritu va conquistando, de forma
voluntaria y consciente, las virtudes que no posee y despojándose de sus
imperfecciones.
Es lo que esclarecen los Espíritus Superiores: «(...) El libre albedrío se
desenvuelve a medida que el Espíritu adquiere conciencia de sí mismo. No habría
libertad si la elección estuviera determinada por alguna causa independiente de la
voluntad del Espíritu. La causa no está en él, está fuera de él, en las influencias a las que
cede en virtud de su libre voluntad. Es lo que está contenido en la gran figura simbólica
de la caída del hombre y del pecado original: unos cedieron a la tentación, otros
resistieron. (...)» (4)
ESDE
Prog IV
Guía 10: Diferentes Ordenes de Espíritus – (2ª Parte)
3/4
1/6
1/6
Y cuando Kardec pregunta si la influencia de los Espíritus imperfectos sólo se ejerce
sobre el Espíritu en su origen, los Espíritus Superiores responden con claridad: «“(…)
Le sigue durante su vida como Espíritu, hasta que haya él adquirido tal dominio sobre sí,
que los malos renuncien a obsederlo”(4) Como se ve, solamente a través de la evolución
moral e intelectual es que los Espíritus, encarnados o no encarnados, se alejan de la
influencia negativa de los Espíritus inferiores.
Se concluye de ahí que la plena y eterna felicidad nos está esperando para
cuando lleguemos a la condición de Espíritus puros. Los medios de alcanzarla Dios
nos los ofrece. Depende únicamente de nosotros, mediante el trabajo y el adecuado uso
del libre albedrío, abreviar el camino hasta esa meta.
ESDE
Prog IV
Guía 10: Diferentes Ordenes de Espíritus – (2ª Parte)
4/4
1/6
1/6
Gracias …
7/7
1/6
1/6
Descargar

Diapositiva 1