A manera de
conclusiones del
congreso bíblico UPB
2006
No estamos solos en este camino de
discipulado. Nos apoyamos en la fe de
los demás hermanos.
Somos concientes de pertenecer
a la Religión de la Palabra…
Palabra eterna que si hizo
humana.
Mons, Alberto Giraldo Jaramillo
nos enseñó, a partir de cuatro
enunciados, que ser discípulo de
Cristo hoy significa ante todo ser
expertos en humanidad.
Repetidas veces pienso, que ser
discípulos de Cristo comporta ser
testigos de la dignidad humana,
porque todos los hombres
somos hermanos por ser hijos
del mismo Padre.
El Padre Hernán Cardona nos recordó:
•Lo que le importa a Dios Padre es la vida del hombre.
•Nos dijo que el discipulado se comprende en términos
de filiación.
Me permito afirmar, que el discípulo de Jesús hoy es
aquel que se siente parte de la familia y de la
comunión de Dios. De otra forma, el discípulo sabe
que la Iglesia es “la familia de Dios de en el mundo”
(Deus caritas est).
El discípulo no sigue una doctrina, ni los contenidos de
un libro sino a una Persona porque quien se
encuentra con Cristo es conciente de que la verdad
nos una, sino Uno. Esto le permite hacer camino con
el maestro.
El padre Guillermo Vásquez,
nos recordó que “el discipulado
es el ejercicio permanente del
seguimiento de Jesús” y no otra
cosa.
El Padre Fidel Oñoro nos dijo que:
•Este seguimiento de Jesús exige
decisiones radicales, porque el
discipulado existe sólo en términos de
una nueva forma de relación con el
maestro; de su relación con le misterio de
la pascua.
•Se trata de la vida del discípulo inserto
en la comunidad, pero sobre todo, la
mirada está puesta en la vida futura del
discípulo.
•En el discipulado lo que está en juego es
la salvación del hombre.
Nos explicó el pasaje bíblico del joven rico
y nos dijo que allí hay una relación íntima
entre discipulado y la salvación. El
Discípulo es aquel que está dentro del
Reino.
•Una de las condiciones para entrar en la
vida eterna es el desprendimiento de las
riquezas.
•Se nos recordó que la espiritualidad
cristiana se juega en la calidad de las
relaciones. El Papa dice que el “cristiano
significa ocuparse y preocuparse de los
hermanos”(Deus caristas est).
Existen distintos modos de discipulado.
Me parece pertinente afirmar que hay una
diferencia entre el discipulado cristiano
católico y cualquier otro tipo de
seguimiento de Jesús. El discípulo católico
sabe que no puede excluir a ningún
hombre; porque “católico significa
comprenderlo todo y no dejar nada por
fuera”.
Por ser católicos somos
seguidores del Cristo cósmico, es
decir, que seguimos a Cristo en
todos los hermanos y lo
seguimos en la huellas de su
creación entera, porque en “El
reside la plenitud de toda la
creación y todo se mantiene en
El”.
El P. Tarcisio, recordándonos el
significado del pasaje del buen
samaritano, acentuó:
•El discípulo no solo sigue las huellas
de Cristo en la creación sino que pone
su mirada en el hombre como su
centro.
•El discípulo es aquel que se
solidariza con el dolor y con las
carencias del hermano.
Con las orientaciones del Padre
Alberto Ramírez y Lucía Victoria
nos quedó claro que desde la
Biblia no hay diferencia en la
dignidad del hombre y la mujer.
Afirmamos la alteridad entre
ambos como el lugar del
reconocimiento y la identidad
propia y como lugar de la
realización plena.
El Padre Emilio Betancur nos
recordó que:
El seguimiento es cuestión del
corazón, porque la respuesta del
discípulo no consiste en una
confesión en la fe de Jesús, sino
en un acto de obediencia. Sólo el
que obedece a la Palabra cree y
sólo el creyente de la Palabra
obedece.
Afirmó el padre Jairo Henao:
•Debemos tener presente que el discípulo
hoy vive en el contexto de la globalización.
Bíblicamente, el individuo se entiende
porque “hace parte del cuerpo de Cristo”
(San Pablo).
•Para ser discípulo dentro de un mundo
globalizado como el nuestro, es necesario
acercarse al otro con el testimonio.
•La cruz del discípulo es el Evangelio
mismo: su tarea es la libertad, buscar el
diálogo con los que piensan distinto,
iluminar las realidades de los otros, etc.
NOS ENCONTRAMOS
EN LA EUCARISTIA
GRACIAS…
POR SER DISCÍPULO
DE CRISTO
Descargar

Diapositiva 1