DIA SEXTO:
LA PUREZA VIRGINAL DE SAN ELIAS
A la virtud de la pureza, llamó San Jerónimo virtud angélica
porque guarda una estrecha relación con los Ángeles, bien se
conoce la pureza virginal de Nuestro Santo Profeta Elías, que
siempre estaba acompañado de Ángeles, como se menciona en
Las Sagradas Escrituras .
Si lo vemos en el monte Galad cerca del torrente Querit, Ángeles
en figura de cuervo llevaban pan y carne dos veces al día para
su sustento, si lo sube el Señor por los cielos en un carro,
ángeles en figura de caballos de fuego lo elevan, Cuando iba
huyendo de la malvada Jezabel en el desierto, se quedó dormido
por la fatiga y cansancio debajo de una retama, y un ángel cuida
de traerle de comer y saciar su sed. Siendo los ángeles tan
amantes de la pureza, lo asisten y lo tratan
como a un compañero de ellos.
El Profeta Elías fue el primero que hizo voto de castidad
perpetua, por eso los Santos Padres, lo califican como Espejo
puro de Santidad.
ORACIÓN
Señor Dios, Amante de la pureza santa, que por amor a ella,
escogiste para Madre de tu Unigénito hijo, a Maria, la más pura
virgen entre todas las mujeres desde antes de nacer, por la
pureza virginal de tu querido siervo San Elías, te suplicamos, nos
concedas esta angelical virtud, para que limpias nuestras almas ,
vivamos en la tierra como ángeles en el cielo. AMÉN.
San Elías ruega por nosotros todos los días
Imagen de Elías alimentado por el ángel. Autor: Gustave Doré.
Responsable: Dr. Alfonso Elías Garza Rodríguez / e-mail: [email protected]
Para iniciar el día sexto de la novena hoy a las 9 pm, nos ponemos en presencia del Señor y hacemos
la señal de la cruz, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Señor, Dios Nuestro, me
reconozco pecador, por eso pido la intercesión de María Santísima de Guadalupe, de San Elías y de
todos los santos para alcanzar el perdón de mi Padre Dios y de ti, Jesús, mi Salvador. Con la ayuda
del Espíritu Santo voy a tratar de vivir en adelante como hijo tuyo. AMÉN
ORACIÓN SAN ELÍAS
Glorioso Profeta de Dios, gran celador de su honra y fundador de la Orden de María en el
Monte Carmelo, desde cuya cumbre la viste con espíritu profético, en aquella pequeña nube
que subía del mar y elevándose, descendió en copiosa lluvia sobre los campos de Israel;
símbolo de las gracias que María había de derramar por el mundo con su Santo Escapulario.
Te pido, Santo Profeta, que yo consagre toda mi vida a honrar, a la que es nuestra Madre y
nuestro consuelo; que alimentado con la Santísima Eucaristía, pueda caminar por el desierto
de esta vida sin desfallecer, como tú recibiste el alimento prodigioso que Ángeles en figura de
cuervo te traían para llegar al Monte Horeb, huyendo de la impía Jezabel.
Enséñame a huir de los engaños de este mundo y de las astucias del demonio, para que
imitando tu celo por la gloria de Dios, algún día pueda estar cantando las alabanzas a Dios y a su
Santísima Madre a quien deseo ver y amar eternamente.
Así sea. Padre Nuestro y Ave María
San Elías ruega por nosotros todos los días
Descargar

Diapositiva 1