TU ERES LA FUENTE
Nadie te da nada, tú eres la fuente. Vas a recibir lo que des.
Das quien estás siendo, pues esto te estás dando.
Lo que estás dando, es lo que estás siendo.
Lo que estás recibiendo, es lo
que estás siendo. Lo que estás siendo en relación a otros,
es lo que estás experimentando.
¿A quién te estás dando? ¿A quién estás recibiendo?
¿A quién estás experimentando?
El estado del ser que elijas experimentar
en relación a otros será
la causa de lo que TU MISMO experimentes.
El ser que decidas manifestar, será lo que la vida te dará.
El ser elegido es
el pedido y tu experiencia es la respuesta del universo a tu pedido.
Nadie puede ingresar en tu mundo interior.
Lo que seas en relación
a los otros serán contigo. Es el ser que experimentarás.
La ilusión te hace creer que te relacionas con
otros. Pero eso no es posible.
En todo momento te relacionas contigo
mismo en presencia de otros.
¿A quién te estás dando en presencia del otro?
¿A quién estás recibiendo en presencia del otro?
¿A quién estás experimentando en presencia del otro?
La vida siempre te dará lo que decidas ser.
No importa con quienes te relaciones,
tuya será la experiencia.
En todo momento estás eligiendo y decidiendo, manifestar,
crear y experimentar, algún aspecto de tu ser.
Y son tus aparentes relaciones con los demás las que te
permiten conocerte a ti mismo, en tu propia experiencia.
Sólo existe una relación, es la relación contigo mismo.
Los otros y los acontecimientos son ángeles
y milagros, convocados por ti mismo en tu camino
de realización, en tu sendero hacia tu ser real.
Siempre se te dio lo que has pedido y en todo
momento pediste al aspecto de tu ser que
decidiste manifestar.
Al final del camino, cuando finalice este capítulo
del libro de tu vida, nuevamente serás
conciente de la inocencia absoluta de quienes
te acompañaron y verás que ellos te permitieron cumplir
con tu anhelo jamás imaginado. La posibilidad
de experimentar tus aspectos más elevados.
Verás que ellos cumplieron con todos los
pactos acordados, que te llevaron muchas veces a experimentar tus
aspectos más bajos y así hacer físicamente
posible que te manifiestes concientemente.
La gran justicia te será revelada, cuando seas capaz de ver
que nadie jamás te dañó y que todos los daños
recibidos fueron por ti imaginados, creados y experimentados.
Similarmente, y ante tu sorpresa, también sabrás que
aquellos dolores y sufrimientos con los que
tu creías dañar a otros fueron también fruto de tu propia imaginación.
Porque lo que es para ti, es exactamente igual para tus hermanos.
Todo dolor y sufrimiento padecido,
fueron por ellos imaginados, creados y experimentados.
Y sabrás que todo el daño, sólo puede ser auto-inflingido.
Y también sabrás que el amor que escatimaste
a ti mismo te lo quitaste.
Aún el miedo más intenso, el dolor más profundo,
la traición más artera, la ofensa menos
esperada, la agresión más hiriente, en fin el infierno
más temido, fueron todas magníficas expresiones por ti elegidas.
Aun cuando tú siempre en estos casos hayas
elegido experimentar otro aspecto de tu ser.
La creencia que fueron "otros" los "verdaderos"
causantes de tanta injusticia y sufrimiento
en tu propio interior.
No amigo mío, nunca han existido ni existirán injusticias en
el plan perfecto de la vida. Pero sí es posible que las hayas
imaginado cuando has caído en la ilusión y
el espejismo de los planos inferiores de conciencia.
Al final de camino te verás como lo que siempre fuiste y
serás el creador absoluto y libre
de todas tus experiencias.
Y cuando veas tu vida a la luz de esta
conciencia más elevada, sentirás una
compasión enorme por ti mismo y desearás
haber evitado tanto dolor y sufrimiento.
Entonces pedirás, suplicarás, implorarás, una nueva oportunidad.
Tú también me pediste que cuando te olvidaras de
todo esto, y el olvido fue la parte
de tu propio plan, en algún momento te
enviara algo que te ayudara a recordar.
Bueno, hijo mío, en este acto estoy cumpliendo con mi parte.
Ahora, si tú lo dispones, tienes una nueva oportunidad de
recordar y utilizar la vida física, para conocerte
a ti mismo en tus aspectos más elevados.
Así como lo soñaste antes de volver.
Como siempre, el acuerdo sigue siendo el mismo:
Tú pides y Yo concedo exactamente lo que tú pides.
Sabrás que el amor es y será tu verdadera esencia.
Y no pararás hasta experimentarlo y sentirlo.
De pronto serás conciente que todas las experiencias pasadas
sí tuvieron un sentido muy amoroso, el de ayudarte
a recordar, a través de las experiencias físicas de
muchos otros aspectos de tu ser, que la opción
más elevada y verdadera es el AMOR.
Con AMOR
TU YO SOY
Descargar

מצגת של PowerPoint