¿Qué es el Carlismo?
Ideario político del tradicionalismo español
¿Qué es el Carlismo?
Lección 6
Dios y la Patria
Dios y la Patria
A) Unidad católica
El Carlismo exhibe como primer lema la unidad
católica – que no es simplemente el Estado
confesional. Porque la confesionalidad del Estado
(o de la comunidad política) es una doctrina que
deriva de asumir categorías protestantes: en el
fondo es la idea del cuius regio eius et religio, esto
es, que el pueblo siga la religión del príncipe.
Dios y la Patria
La expresión „unidad católica” implicaba:
-primero, un presupuesto teológico, a saber, que la
comunidad de los hombres deben rendir culto
a Dios, y ésa es la primera obligación de una
sociedad,
- segundo, una realidad sociológica, y que no es
otra que en el mundo hispánico la Providencia, y
los Reyes como sus instrumentos, había
preservado la unidad en la fe católica.
Dios y la Patria
„De tal manera que se trataba de que la Corona, como
encarnación de toda la comunidad, era católica; como
católico su titular, Su Católica Majestad, personificando
la unidad de la fe; y como católico era su proceder,
presidido por el designio misional: salus animarum
suprema lex (la salvación de las almas es la ley
suprema)”.
(Miguel Ayuso, Qué es el Carlismo,
Buenos Aires, 2005, pág. 28)
Dios y la Patria
1. Concepción católica de la existencia
Es sólo la secuela lógicamente irrebatible de la
jerarquía de los principios, que sujeta los fueros a
la patria, en una patria, a su vez, siempre en línea
de combate al servicio del Dios de las católicas
verdaderas.
Dios y la Patria
2. Espada de Roma
Las Españas son universales por haber constituido
el brazo armado de la catolicidad romana,
instrumento de la gloria de Dios sobre la tierra.
Las Españas son cruzada católica universal.
Dios y la Patria
„España, evangelizadora de la mitad del orbe. España,
martillo de herejes, luz de Trento, espada de Roma, cuna de
San Ignacio. (…) Esa es nuestra grandeza y nuestra unidad.
No tenemos otra. El día en que acabe de perderse, España
volverá al cantonalismo de los arévacos y los vectones o de
los reyes de taifas”.
(Marcelino Menéndez Pelayo,
Historia de los heterodoxos españoles [1882],
Madrid, 1956, t. 2, pág. 1194)
Dios y la Patria
Marcelino Menéndez
Pelayo (1856 – 1912),
polígrafo, filólogo,
historiador, político y
erudito español, consagrado
fundamentalmente a la
historia de las ideas,
miembro de las cuatro
Academias, más
conservador y
tradicionalista (pero no
carlista).
Dios y la Patria
3. Un doble valor de la catolicidad
a) Ser la verdad religiosa, y, por verdad, la única y
la indiscutible;
b) Ser la osamenta, la estructura espiritual y
metafísica de las Españas.
Para el Carlismo, la patria española es imposible
sin la unidad interna de los pueblos hispánicos
en la fe católica romana.
Dios y la Patria
B) Política cristiana
1.El deber de piedad
A la patria –entendida como unidad de fe católica y
misionera– se deben los mismos deberes que a los
padres.
Deber de piedad igual para la patria que hacia los
padres, que obliga a mantener la unidad católica
como sustancia espiritual de lo español.
Dios y la Patria
2. Corolarios de la unidad católica
El primer principio de la política carlista es el
cumplimiento de ese deber de españolía, arraigado
en el derecho natural y en el derecho divino
positivo, que consiste en el mantenimiento,
defensa y promoción de la unidad católica de las
Españas.
Dios y la Patria
3. Imperativos de política católica
a) Exigencia de subordinar la política de las
Españas a la mayor gloria del Dios de la
catolicidad romana,
b) Afirmación de la religión católica como religión
oficial del Estado, y de la doctrina social
católica como fuente inspiradora de la
legislación.
Dios y la Patria
4. Cooperación entre Estado e Iglesia
De cuya unidad de fines, buscados por la Iglesia en
el plano espiritual y por las Españas en el ámbito
temporal, resulta la relativa unión y separación
entre Estado e Iglesia.
Dios y la Patria
4a. Las relaciones entre Iglesia y Estado
(según J. Vázquez de Mella)
Cuáles son las relaciones entre el católico y el
ciudadano? Las mismas que entre la razón y la fe.
Y cuáles son las que median entre la razón y la fe?
Las mismas que entre el orden natural y el
sobrenatural. Las órbitas de aplicación varían,
pero el principio es idéntico.
Dios y la Patria
Cuatros fórmulas:
a) o el católico es absorbido por el ciudadano,
b) o están separados e independientes el
ciudadano y el católico,
c) o el ciudadano es absorbido por el católico,
d) o el ciudadano está unido al católico, pero
unido a él y distinto.
Dios y la Patria
La primera fórmula supone ateísmo arriba y
ateocracia y cesarismo abajo.
La segunda fórmula se reduce a la primera, a la
razón autónoma, al ateísmo, y la separación
religiosa a la supremacía del Estado o al
cesarismo.
La tercera fórmula supone la hierocracia, es
decir, un cesarismo a lo divino.
La cuarta fórmula supone orden natural diferente,
pero unido y subordinado al orden sobrenatural.
Dios y la Patria
Conclusión
Cuál es el ideal de las relaciones prácticas de la
Iglesia y el Estado?
Aquel a que tendía afanosamente las sociedades
cristianas; la „la unión moral y la separación
económica”.
(El Pensamiento Español, 1 de octubre de 1919)
Descargar

Document