“La
Palabra
se hizo
carne”.
Un pueblo que espera
…
“El pueblo que caminaba en
tinieblas vio una luz
grande”
Una
esperanza
cumplida.
Un niño nos ha nacido… y es su nombre
“Príncipe de Paz”
¿Cómo vivimos el Adviento?
¿Qué es, para
nosotros, la
Navidad?
Ocasión
para el
consumo.
Tiempo de
magia y
fantasía.
Tiempo para hacernos sensibles a
los problemas de los demás;
tiempo de ayuda y compromiso
solidario.
Tiempo de velas y
luces de colores…
Tiempo para el
recuerdo…
¿Cómo es nuestro tiempo de espera?
¿Cómo es nuestro Adviento?
Corremos el riesgo de reducir nuestro Adviento
a puro recuerdo o mimetismo.
San Bernardo (1090-1153)
“Sabemos de una triple venida del
Señor. Además de la primera y de la última
venida, hay una venida intermedia. Aquéllas son
visibles, pero ésta no.
En la primera, el Señor se manifestó en
la tierra y convivió con los hombres, cuando, como
atestigua él mismo, lo vieron y lo odiaron. En la
última, todos verán la salvación de Dios y mirarán
al que traspasaron. La intermedia, en cambio, es
oculta, y en ella sólo los elegidos ven al Señor en
lo más íntimo de sí mismos, y así sus almas se
salvan.
De esta manera que, en la primera
venida, el Señor vino en carne y debilidad; en esta
segunda, en espíritu y poder; y, en la última, en
gloria y majestad”.
“Esta venida intermedia es como una
senda por la que se pasa de la primera a la
última: en la primera, Cristo fue nuestra
redención; en la última, aparecerá como nuestra
vida; en ésta, es nuestro descanso y nuestro
consuelo.
Y para que nadie piense que es pura
invención lo que estamos diciendo de esta
venida intermedia, oídle a él mismo: El que me
ama –nos dice- guardará mi palabra, y mi Padre
lo amará, y vendremos a él.
Tal será la eficacia de esta venida, que
nosotros, que somos imagen del hombre terreno,
seremos también imagen del hombre celestial. Y
así como el viejo Adán se difundió por toda la
humanidad y ocupó el hombre entero, así es
ahora preciso que Cristo lo posea todo, porque
Él lo creó todo, lo redimió todo, y lo glorificará
todo”.
¡Ven, Señor Jesús!
1ª
VENIDA
Venida
Intermedia
ÚLTIMA VENIDA
¡Hay que estar atentos,
despiertos, vigilantes…!
¿No habrá salvación para nuestro mundo?
El Profeta Isaías, “el
Soñador”.
Vivir el Adviento de la mano del Profeta Isaías.
- “El segundo Isaías” habla en circunstancias adversas: anima a la
esperanza al pueblo que sufre el destierro.
- “Consolad, consolad a mi pueblo, dice
vuestro Dios” (Is 40,1)
- “¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del
mensajero que anuncia la paz!”. (Is 52,7)
Juan Bautista,
“el precursor”
Preparar los caminos, allanar los senderos…
Ir por delante, anunciando
su venida.
Él le señaló entre los hombre.
María, mujer del Adviento.
- María es creyente que “espera” con su pueblo.
- María es la mujer del “SÍ” a los planes de Dios.
- María, se pone en camino para servir.
- María guardaba todas estas cosas en su corazón.
La ciudad de la Esperanza cumplida.
“Bet-lehem”
“Casa del Pan”
“No temáis, os traigo la Buena Noticia, la gran alegría para todo el
pueblo: hoy en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador, el Mesías, el
Señor.”
Buscadores de Dios
“… llegaron a él
guiados por una estrella”.
“… vieron al niño con María, su madre, y
cayendo de rodillas lo adoraron”.
Vivir “nuestro Adviento” nos
llevará a …
… descubrir al Señor.
Descargar

Diapositiva 1 - Parroquia El Salvador. Inicio