- Entonces verán venir al Hijo del Hombre sobre las nubes
con gran poder y majestad;
enviará a los ángeles para reunir a sus elegidos…
Mc 13, 24-27
Muchos buscan en los horóscopos y adivinos
una respuesta a sus interrogantes sobre el mañana.
El futuro nos fascina y nos inquieta a la vez,
porque deseamos tenerlo todo controlado
o porque nos ayudaría a planificar el presente.
El “discurso escatológico “
de Jesús habla de futuro.
Pero esa “ profecía” no aporta
datos científicos
de tono catastrofista.
Es un “evangelio”,
una buena noticia.
Nos dice como
hemos de ser y comportarnos
en el mundo.
“El sol se hará tinieblas y la luna no dará su resplandor”
Esas imágenes, tomadas de los antiguos profetas,
no dan una información cósmica.
Son un anuncio de la manifestación gloriosa del Señor.
Ante él el brillo de los astros palidece.
El texto es una
revelación sobre
Jesucristo.
Revelan la misión de Jesús
y también la vocación de todos
los que le siguen con fe.
“Verán venir al Hijo del Hombre sobre las nubes”
Las nubes significan el ámbito de lo divino.
En Jesús se cumple la profecía de Daniel.
El Señor permanece porque su autoridad es celestial.
“ Reunirá a sus elegidos de los cuatro vientos”
A él vuelven sus ojos los que buscan paz y salvación,
luz y orientación para sus vidas.
“ EL CIELO Y LA TIERRA PASARÁN”
El Señor nos advierte de la caducidad
de las cosas.
Si pasan los astros, mucho más pasarán las modas,
las ideologías, los poderes de este mundo.
“MIS PALABRAS NO PASARÁN”
La palabra del Señor
es la Palabra eterna de Dios.
En momentos de duda
y de turbación,
esa palabra ilumina
nuestro camino.
Permanece firme
y válida por los siglos.
Señor Jesús, agradecemos el don de tu palabra
que nos salva y nos orienta. Sabemos que recorres
con nosotros el camino de la historia.
Y con esperanza aguardamos tu manifestación.
Amén.
José Román Flecha Andrés
PALABRA DEL SEÑOR –Salamanca
Presentación:
Antonia Castro Panero
Descargar

Diapositiva 1