Los modificadores del sustantivo
- El sustantivo y las clases de palabras que
precisan su significado
- El adjetivo y su función en el sujeto
- El artículo y su función en el sujeto
- La concordancia de género y de número como
requisito de la redacción clara
Indican cualidades
Las palabras que se relacionan directamente
con el nombre o sustantivo para determinar su
extensión o para indicar alguna cualidad, se
llaman adjetivos.
De acuerdo con su significación, los
adjetivos se clasifican de la siguiente
manera:
Adjetivos
Explicativos
Calificativos
Especificativos
Demostrativos
Posesivos
Cardinales
Determinativos
Indefinidos
ordinales
Numerales
Los adjetivos calificativos describen una
cualidad del sustantivo; por ejemplo:
Árbol
frondoso
Sustantivo
adjetivo
Madera
tallada
sustantivo
adjetivo
Cuando el adjetivo calificativo no hace sino
mencionar una cualidad que ya está contenida
en el sustantivo, le llamamos explicativo o
epíteto y generalmente se coloca delante del
sustantivo. Por ejemplo:
Verde follaje
Blanca nieve
En cambio, cuando el adjetivo calificativo
expresa una cualidad que no está contenida en
el sustantivo, lo llamamos especificativo y por lo
regular se coloca después del sustantivo. Por
ejemplo:
Flores amarillas.
Día nublado.
Así, estos adjetivos concretan la idea presente
en el sustantivo y distinguen, en el caso de los
ejemplos anteriores, a las amarillas de las
demás flores, y al nublado del resto de los días.
a)Los adjetivos determinativos concretan la
significación del sustantivo por medio de
distintas relaciones. Los siguientes son ejemplos
de adjetivos determinativos:
Los demostrativos, que expresan la idea de
cercanía, en el tiempo y en el espacio, de la
persona, animal u objeto referido en el
sustantivo: esta niña; ese canto; aquel árbol;
aquella maestra; esos dibujos; estos recuerdos.
Los posesivos, que indican a quién pertenece lo
citado en el sustantivo: mi duraznero; nuestros
trabajos; su tierra.
Los indefinidos, que dan una idea vaga del
sustantivo: algunos minutos; ningún trabajo; otro
batallón; muchos niños; varios amigos.
Los numerales, que determinan al sustantivo
con la idea de número. Éstos se clasifican, a su
vez, en cardinales y ordinales. Los primeros
indican cantidad (cinco años, dos hombres, diez
duraznos); lo segundos, orden (quinto año,
tercer soldado).
Antes del sustantivo
Lee estas oraciones:
Perros empezaron a ladrar.
Policías estaban entrando en calles.
Ya se les veían caras.
¿Se entienden claramente? ¿Qué les falta?
Anota las oraciones en tu cuaderno, pero deja
un espacio antes de cada sustantivo que
aparece en cursivas, así:
_________ perros empezaron a ladrar.
Localiza las oraciones en la última parte del
relato de Eraclio Zepeda. Escribe en los
espacios las palabras que faltan. Estas palabras
reciben el nombre de artículos y como los
adjetivos, son modificadores del sustantivo, es
decir, lo determinan o especifican.
Los artículos son palabras que acompañan al
sustantivo. Siempre se encuentran antepuestos
a él. Su función es expresar si el sustantivo es
un ser o un objeto identificable o conocido, o si
es indefinido.
Artículos indeterminados: un, una, unos, unas.
Artículos determinados: el, la, los, las.
Observa, por ejemplo, las siguientes oraciones:
Vamos a dibujar un árbol.
Desde la ventana se veía el árbol.
¿Cuál es la diferencia? Coméntalo con tu
maestro y tus compañeros y escribe la
explicación en el cuaderno.
Los artículos el, la, los, las, se llaman
determinados porque indican que el sustantivo
es conocido:
El empleado llegó a la oficina y preguntó a la
secretaria si habían entregado los paquetes.
En este caso, se puede interpretar que tanto el
hablante como el oyente tienen una idea
concreta de los sustantivos; saben qué hombre,
qué oficina, qué secretaría y qué paquetes son
los referidos en la oración.
Los artículos un, una, unos, unas, reciben el
nombre de indeterminados. Observa de qué
forma se relacionan con el sustantivo en la
siguiente oración:
Una noche, una mujer llegó a una casa.
¿Puedes definir de qué noche, de qué mujer y
de qué casa se habla? Explica la diferencia
entre los artículos determinados y los
indeterminaos.
Un artículo especial es lo. No es determinado
ni indeterminado; no es masculino ni femenino;
no es singular ni plural. Se antepone a un
adjetivo que toma la función de sustantivo:
Lo bueno de la escuela es el receso.
Lo mejor del paisaje está en los colores del
atardecer.
Lo malo de la fiesta es que se realizará el
jueves.
El artículo con las características de lo, sólo
puede llamarse de un modo: artículo neutro.
El artículo se antepone al sustantivo para
limitar su extensión de manera precisa. Los
artículos son inseparables de los sustantivos:
cuando se anteponen a cualquier clase de
palabras las convierte en sustantivos.
Veamos ahora la función que el artículo
desempeña, específicamente, en el sujeto.
Algunas veces, el sujeto está formado por un
sustantivo o por un pronombre que funciona
como sustantivo:
Eduardo estudia inglés.
Nosotros cantamos en el coro.
Sin embargo, en muchas ocasiones el
sustantivo aparece acompañado de otras
palabras que precisan su significado:
Un niño moreno salió corriendo.
Los jóvenes estudiantes entraron en el edificio.
En esas oraciones, niño y estudiante son
sustantivos, mientras que moreno y jóvenes
son adjetivos.
Pero también encontramos los artículos un y
los; éstos, junto con los adjetivos, son
modificadores de los sustantivos.
Así, en la primera oración, el artículo un y el
adjetivo moreno indican que el sustantivo a
que se refieren es un niño en especial, no
cualquier niño. De este modo, el artículo un
determina al sustantivo niño, al mismo tiempo
que el adjetivo moreno señala una cualidad de
ese sustantivo.
¿Qué es la concordancia?
¿Qué significa concordar? Significa “estar de
acuerdo con”. Para redactar clara y
correctamente, debes cuidar que los artículos y
los adjetivos tengan el mismo género y el
mismo número que el sustantivo al cual
modifican; que artículo, adjetivo y sustantivo
concuerden en género y en número.
Los sustantivos se refieren a objetos o seres
que por lo común tienen una identidad genérica
y numérica. El género de un sustantivo puede
ser masculino o femenino.
Niño/niña
gato/gata
abuelo/abuela
Por lo regular, la terminación del sustantivo
expresa si el género es masculino o femenino,
como en los ejemplos anteriores. Pero, ¿cómo lo
determinamos en sustantivos que no finalizan en
a o en o?
Observa los siguientes ejemplos:
Compás
canción
paz
árbol
reloj
Tanto el artículo como el adjetivo nos ayudan a
distinguir el género del sustantivo: El compás,
masculino; la canción, femenino; la paz,
femenino; el árbol, masculino; el reloj,
masculino.
El género del sustantivo no es sino una
convención de la lengua. Es arbitrario porque no
se basa en una razón lógica; no tiene que ver
con las cualidades que caracterizan al objeto o
ser que se nombra con el sustantivo.
Una prueba de la arbitrariedad del género es
que en algunas lenguas, como en la inglesa, no
existe la distinción entre masculino y femenino:
el artículo the se traduce como el, la, los, las, lo;
los
adjetivos
no
sufren
cambios,
independientemente del tipo de sustantivo al
que modifiquen.
En otras lenguas, como la alemana, los
géneros del sustantivo son tres: masculino,
femenino y neutro. Los artículos que
corresponden, respectivamente, a cada género
son der, die, das.
Observa:
die Lippe (femenino)
das Ohr (neutro)
der Mund (masculino)
das Auge (neutro)
el labio (masculino)
la oreja (femenino)
la boca (femenino)
el ojo (masculino)
En los ejemplos anteriores puedes darte
cuenta también de la arbitrariedad del género,
pues el mismo objeto puede ser de distinto
género, según el idioma en que se cita el
sustantivo que lo designa. Veamos otros
ejemplos:
en francés
en español
la voiture (femenino) el coche (masculino)
le matin (masculino) la mañana (femenino)
La distinción del género del sustantivo, el adjetivo y el
artículo no suele presentar dificultades entre los
hablantes de cada lengua: desde que aprendemos a
hablar, con base en la observación usamos
correctamente la concordancia. Nadie dice, por
ejemplo: “el cielo azules”, “la días nublado”, “el calle
oscuros”, etc. A menos que su lengua materna sea
otra. Los problemas de concordancia de género y de
número se presentan principalmente en hablantes de
náhuatl, maya, zapoteco, yaqui u otra lengua
indígena, o entre los extranjeros (europeos, asiáticos
o africanos) que aprenden a hablar en español.
El número, contrario al género en este sentido, no es
una convención, pues sí se basa en una razón lógica:
es singular si se habla de un solo objeto o ser; es
plural si se habla de dos o más:
Singular
El amigo
Un árbol viejo
La maestra
Una hoja blanca
Plural
Los amigos
Unos árboles viejos
Las maestras
Unas hojas blancas
Lee estás oraciones:
_____ días son más ________.
Nos gusta ir a _______ lugares ______.
_____trabajo le pareció _____ y ______.
Les agradó _______obra de teatro porque
era_________.
Organizó______fiesta______para_______
muchacha.
¿Qué falta en las oraciones anteriores? Elige
los artículos y adjetivos que consideres
adecuados para completarlas. Cuida que haya
concordancia entre los sustantivos y sus
modificadores.
Los sustantivos que tienen la misma forma para
masculino y femenino se llaman comunes de dos
y en ellos la distinción se efectúa por medio de
artículos o adjetivos:
Son masculinos: Son femeninos:
el testigo
el ayudante
el masajista
el indígena
la testigo
la ayudante
la masajista
la indígena
el gladiolo
el ámbar
el plus
el caparazón
el linotipo
el radio
(radiorreceptor)
el cancel
el cortaplumas
el armatoste
un poco
la col
la sartén
la apócope
la comezón
la urdimbre
la radio
(radiotelefonía)
la herrumbre
la contraluz
la coliflor
la cochambre
Los sustantivos femeninos que comienzan con
a acentuada (ortográfica o prosódicamente),
cuando están en singular llevan los artículos el
y un, en lugar de la y una:
el área un ave
las
unas
el alma un aspa
áreas
aves
el alga un ala
las
unas
almas
aspas
un arma
las
unas
alas
algas
unas
armas
Las dudas relativas al género de las palabras
pueden aclararse mediante la consulta de un
diccionario.
Descargar

Diapositiva 1