ESPIRITUALIDAD, MEDITACIÓN Y
RELIGIÓN
UN CAMINO HACIA LA FELICIDAD
Augusto Mansilla Rodríguez
La crisis universal que afecta a la
humanidad
es
esencialmente
espiritual. El sentido de la época,
es irreligioso. La perspectiva que
muchas personas tienen de la vida
es demasiado cruda y materialista,
que les impide elevarse hacia los
niveles más altos del espíritu.
¿QUÉ ES EL ESPÍRITU?
El espíritu del ser humano es una
emanación de Dios, es la
refulgencia del sol de la realidad,
la irradiación del mundo celestial.
El espíritu es el eje alrededor del
cual gira la vida eterna, conduce
a la gloria eterna y es la causa de
la exaltación de la humanidad.
ESPIRITUALIDAD
La espiritualidad es la conciencia vital que prevalece
en todos los espacios de nuestra existencia. Es la
conexión con lo divino, con el todo. Es la sensación
de que todo lo que existe en la vida está
interrelacionado y que somos, en realidad, una gran
fuente de energía divina.
Diversas investigaciones sostienen que, las
personas espirituales son también más felices,
tienen mejor salud, manejan mejor el estrés, tienen
mejores matrimonios y son más longevas.
De la misma forma que para extraer el gas de las
profundidades es necesario perforar la tierra, para
encontrar nuestra espiritualidad debemos perforar las
capas del cuerpo y mente. Mucha gente perfora, pero
llega solo hasta la tierra sólida, trabajando únicamente
lo sólido en nosotros, que es nuestro cuerpo físico.
Muchos van al gimnasio para estar en forma
físicamente, trabajando el cuerpo. Otros van más allá y
siguen perforando, llegando a las capas de agua
subterránea, es decir, a sus capas emocionales. Allí
trabajan sus sentimientos, traumas, carencias y dolores
que tienen guardados. Son muy pocos los que siguen
perforando y llegan a los bolsones de gas o al espíritu,
que es donde están los mayores beneficios.
¿CÓMO HALLAR LA ESPIRITUALIDAD?

Algunos la encuentran en la Oración, practicándola con
devoción

Otros en el contacto con la naturaleza, que nos brinda
una sensación de conexión con el todo que es espiritual

Los hay quienes la encuentran haciendo servicio,
ayudando a otros

También la encuentran en el arte

Actualmente una estrategia que está siendo investigada
por el mundo académico es la Meditación
LA ORACIÓN
La Oración es el alimento espiritual del alma y
es absolutamente indispensable para el
desarrollo espiritual interno del ser humano.
Para cultivar el sentido de la espiritualidad, se
puede adquirir por medio de la oración y
meditación.
Video La Oración
LA MEDITACIÓN
Es una técnica de concentración que
permite conocernos más a fondo, nos
aleja de los problemas y nos
proporciona paz y armonía.
Es un método que de manera notable
nos enriquece como personas. Cuando
meditamos, nuestro cuerpo genera una
respuesta
fisiológica,
recibimos
hormonas que nos brindan paz,
tranquilidad y felicidad.
Estudios científicos demuestran que la glándula llamada
hipotálamo, puede generar hormonas que nos relajan cuando
se practica la meditación. Todos tenemos la capacidad natural
para eliminar el estrés, pero son pocas las personas que la
usan.
Cada vez que meditamos es como si inundáramos nuestra
mente de agua espiritual y tomáramos conciencia de que no
existen separaciones y que todos somos parte de una
conciencia elevada, que la separación es solo una ilusión
temporal.
Cultivar y entrenar la mente con técnicas de respiración,
contemplación, visualización y oración, es el camino más
práctico en el que se basan la mayoría de técnicas meditativas,
y a la cual podemos acceder todos independientemente del
credo que profesemos, ya que en todas las religiones se utiliza
la oración y meditación para encontrarnos con Dios.
La meditación nos da perspectiva en la vida,
reordena nuestro cerebro, aumentando
actividad neuronal en las zonas donde está
la felicidad. La persona que medita adquiere
confianza en sí misma, mejora su
autoestima, aprende a combatir el estrés,
reduce la ira, es más amable con las
personas y hace frente a los problemas de
forma más objetiva.
Tiene además mayor facilidad para tomar
decisiones, llena su vida de alegría, le
permite liberarse de sus frustraciones,
miedos y preocupaciones, reduce la
angustia, la ansiedad y todo sufrimiento.
No perdamos la oportunidad que ya viene
dentro de nosotros.
Aprendamos a Meditar
Pulsar los enlaces de los siguientes videos:
Cómo Meditar – 1
Cómo Meditar – 2
Cómo Meditar – 3
Cómo Meditar - 4
Técnicas de Meditación
Equilibrar Chakras en 3 minutos
Video para Meditación
LA RELIGIÓN
Es el mayor don de Dios al mundo de la
humanidad, porque ciertamente sus
divinas enseñanzas son superiores a todas
las otras fuentes de instrucción y
desarrollo del hombre. El propósito de la
Religión de Dios es la educación de la
humanidad, la unidad y el amor entre las
personas.
Una Religión mundial, independiente y de
origen divino es considerada como aquella
fuerza espiritual que hace surgir en cada
época de la historia, una gran civilización.
Los mensajeros de Dios, llamados
profetas, avatares o mesías, son los
grandes
educadores
espirituales
y
sociales de la humanidad, que nos brindan
las enseñanzas, principios y virtudes para
lograr una verdadera felicidad.
Así como los rayos del sol traen luz y
calor sobre la tierra, dándoles vida a todos
los seres creados, las Manifestaciones de
Dios
(Khishna,
Abraham,
Moisés,
Zoroastro, Buda, Jesús, Mahoma, El Bab y
Bahá´u´lláh) traen el Poder del Espíritu
Santo para dar luz y vida a las almas del
ser humano.
La Revelación Progresiva
DIOS
El Báb
Fe Babí
Muhamad
Islam
Buda
Budismo
553. aC
Zoroastro
Zoroastrianismo
Moises
Judaismo
Abraham
Krishna
Induísmo
3000. a.c
2400 a.c.
1330. a.c.
1,000. a.c.
Jesucristo 632. d.c.
Cristianismo
3 d.c.
1844. d.c.
Bahá’u’lláh
Fe Bahá’í
1863. d.c.
La base de todas las religiones es una y las grandes
verdades que han sido proclamadas por los fundadores de
estas religiones son las mismas en espíritu y en esencia.
En el estudio correlativo de las enseñanzas de estos
profetas, surgen ciertos principios comunes, ciertas
creencias e ideales espirituales y ciertas leyes universales
que han sido reveladas por todos ellos. Estas grandes
verdades que nunca cambian, son como notas que
componen una gran sinfonía.
“Las flores de los Altares son de muchas variedades, pero
la adoración es una sola. Los sistemas de fe son distintos
pero Dios es uno solo. El objeto de toda religión es
encontrar a Dios” – Khishna.
¿Y por qué la Religión nos da más felicidad?
Existen muchos factores. Uno de ellos es que la
sabiduría divina de los Mensajeros de las Religiones de
Dios, guían al ser humano hacia el desarrollo de su
espiritualidad, educando a la persona, potenciando sus
virtudes, transformando su ser interior, convirtiéndolo
en una fuente de armonía, servicio y felicidad, que
influya con valores fundamentales a la sociedad.
La filosofía de vida, las enseñanzas
espirituales y sociales de las religiones
mundiales,
nos
proporcionan
la
orientación necesaria para enfrentar las
dificultades de la vida.
Por ejemplo, enseñanzas sobre lo que
ocurre después de la muerte. Todos
tenemos seres queridos fallecidos. La
religión nos ofrece una sabiduría que a
pesar del dolor que sentimos, nos
reconforta. Las religiones nos incentivan el
perdón, nos fomentan a mostrar gratitud,
nos alientan a ayudar y a brindar un
servicio que nos da felicidad.
Otro aspecto importante de la religión
es que se constituye en un grupo de
soporte social y en una gran familia
unida con lazos espirituales muy
sólidos.
Los fieles encuentran en sus templos y organizaciones,
personas que los pueden ayudar a superar momentos
difíciles, y que nos pueden escuchar cuando
necesitamos compañía. El aspecto espiritual y social
contribuye indudablemente en aumentar la felicidad.
Participar activamente en las iglesias, templos,
mezquitas o sinagogas, según sea nuestra creencia
religiosa, no solo nos da tranquilidad de conciencia de
que estamos cumpliendo con nuestra fe. Es un medio
poderoso que nos permite ser más felices, más sanos y
más longevos.
“La Felicidad Espiritual, es la verdadera
base de la vida del hombre, porque la vida
está creada para la felicidad, no para la
tristeza, para el bienestar no para el dolor.
La felicidad es vida, la tristeza es muerte.
La felicidad espiritual es la vida eterna. Es
una luz que no es seguida por la
oscuridad. Es un honor que no es seguido
por la deshonra. Es una vida que no es
seguida por la muerte. Es una existencia
que no es seguida por la aniquilación.
Esta gran bendición y preciosa dádiva, es
obtenida por el hombre solo a través de la
guía de Dios”.
Abdúl – Bahá
Video: Una Religión Mundial
Descargar

Diapositiva 1