SAN
IGNACIO
DE LOYOLA
SAN IGNACIO DE LOYOLA
• FUNDADOR DE LA COMPAÑÍA DE JESUS
(jesuitas)
(1491-1556)
Lema de San Ignacio
• "Ad Majorem Dei Gloriam"
“Para mayor gloria de Dios”
Vida de San Ignacio de Loyola
•
SAN IGNACIO nació en 1491,
en el castillo de Loyola en
Azpeitia, población de
Guipúzcoa, cerca de los Pirineos.
Su padre, don Bertrán, era señor
de Ofiaz y de Loyola, jefe de una
de las familias más antiguas y
nobles de la región. Y no era
menos ilustre el linaje de su
madre, Marina Sáenz de Licona
y Balda. Iñigo (pues ése fue el
nombre que recibió el santo en el
bautismo) era el más joven de los
ocho hijos y tres hijas de la noble
pareja.
San Ignacio es herido
•
Colabora en la defensa de
Pamplona acosada por el rey de
Francia. Es herido en la pierna
derecha y enviado a Loyola,
donde pasa la convalecencia. En
este tiempo caen en sus manos
algunos libros piadosos que le
hacen descubrir, en la vida de
Jesús y de los Santos, un nuevo
horizonte en su vida. Se produce
en Ignacio una primera
conversión. Experimenta,
igualmente, una lucha interior
entre deseos piadosos y deseos
mundanos.
Le visita la Virgen; purificación en
Manresa
En 1522 Una noche, se le apareció la
Madre de Dios, rodeada de luz y llevando
en los brazos a Su Hijo, con este
acontecimiento San Ignacio comienza
una peregrinación al Santuario de
Nuestra Señora de Montserrat. Una vez
en Montserrat, hace una confesión
general y deja sus vestidos y su espada.
Continúa el camino hacia Manresa
donde da comienzo a una vida de
pobreza, oración, y penitencia. Después de
un tiempo de turbación, escrúpulos,
dudas y angustias, vivirá una singular
experiencia de Dios que recordará toda la
vida: "la ilustración del Cardoner".
Igualmente comenzará a formular su
experiencia espiritual con lo que da
comienzo a lo que más adelante será el
libro de los Ejercicios Espirituales.
San Ignacio es Encarcelado
• En 1527 San Ignacio
vivió dos procesamientos
más y fue encarcelado. Al
salir de la prisión viaja a
Salamanca. Nuevamente
tendrá procesos
inquisitoriales, se le prohíbe
predicar y enseñar
materias teológicas por no
haber hecho suficientes
estudios. Ignacio decide
marchar de Salamanca,
pasa por Barcelona y se
encamina a París.
Compañía de Jesús
• En 1540- Paulo III
confirma la fundación de
la Compañía de Jesús.
En 1541- San Ignacio
comienza la redacción de
las Constituciones de la
Compañía y es elegido
superior general de la
misma. A partir de este
momento Ignacio vivirá
permanentemente en
Roma.
Muerte de San Ignacio de Loyola
• En 1556- Muere de San
Ignacio de Loyola. Es
enterrado en el lugar donde
actualmente está la iglesia
del Gesú en Roma.
• En 1609- El Papa Paulo V
beatifica a Ignacio de
Loyola.
• En 1622- Canonización de
Ignacio de Loyola por el
Papa Gregorio XV.
Reflexiones claves del Diario Espiritual de San
Ignacio De Loyola
-
Dios me ama más que yo a mí mismo.
-
- ¡Siguiéndoos, Jesús, no me puedo perder!
-
- Dios proveerá lo que le parezca mejor.
-
- ¡Señor, soy un niño! ¿A dónde me lleváis?
-
- ¡Jesús, por nada del mundo te dejaría!
-
- ¿Qué queréis, Señor, de mí?
-
¡Señor, sostenedme con vuestra gracia!
-
- ¡No merezco, Señor, cuanto recibo!
-
- ¡Dadme, Señor, vuestro amor y gracia, éstas me bastan!
-
- Jesús, sé mi guía, condúceme.
Oraciones
• Señor, Dios nuestro, que has suscitado en tu Iglesia a San
Ignacio de Loyola para extender la gloria de tu nombre;
concédenos que después de combatir en la tierra, bajo su
protección y siguiendo su ejemplo, merezcamos compartir
con él la gloria del cielo. Por Cristo nuestro Señor. Amén.
(Oración del Misal Romano de la Iglesia).
• Tomad, Señor, y recibid toda mi libertad, mi memoria, mi
entendimiento y toda mi voluntad, todo mi haber y mi
poseer: Vos me lo disteis, a Vos Señor lo torno, todo es
vuestro, disponed a toda vuestra voluntad; dadme vuestro
amor y gracia, que ésta me basta. (Texto de los Ejercicios
Espirituales de San Ignacio).
Valores ignacianos
• LIBERTAD
“Conserva la libertad en cualquier lugar, y ante cualquiera,
…”
• MAGIS
“Es siempre desear hacer más por Dios y por su causa. ”
“La persona ignaciana no puede ser del común…tiene que
distinguirse porque realmente vive la búsqueda de la
excelencia.”
Descargar

Vida de San Ignacio de Loyola