“Yo soy
la Vid"
La Liturgia nos habla
de la UNIDAD profunda
de los discípulos
con el Resucitado,
a través de la imagen
de la verdadera VID.
Deben "permanecer"
en comunión de vida
con Cristo y
con la comunidad.
En la 1ª Lectura,
PABLO narra
la experiencia vivida
por él, para ser aceptado
en la Comunidad.
(Hch. 9,26-31)
Tres años después de su
conversión, Pablo va a
Jerusalén para encontrase
con Pedro e integrarse
con la Comunidad.
Allí el antiguo perseguidor
encontró un clima de
miedo y de desconfianza.
Pero él no se decepcionó,
ni se apartó de la
comunidad, sino que por
lo contrario, "permaneció"
unido a Cristo y a la
Comunidad.
El Cristianismo no es solo
un encuentro personal
con Jesucristo, es también
una experiencia de
compartir la fe y el amor
con los hermanos.
* ¿Quiénes son hoy los
“Pablos”?
- NOSOTROS también,
podemos encontrar
dificultades para
permanecer en comunión
con los hermanos de
nuestra comunidad:
- En las contrariedades,
estamos tentados a
abandonarlo todo…
- Ningún motivo nos
debe llevar a renunciar a la
unidad…
- ¡Cuántas personas
son vistas con reservas
o desconfianza
en la Comunidad
y no encuentran
un “Bernabé"
que confíe en ellas!
- ¿Sabemos
acogerlas con alegría y
comprensión?
En la 2ª Lectura, Juan
enseña que nuestra fe
se manifiesta a través
de las obras de amor.
(1Jn, 3,18-24)
Permaneciendo unidos
a Cristo, circulará
también en nosotros
su vida (savia).
En el Evangelio, Jesús afirma “Yo SOY la Vid Verdadera".
(Jn 15,1-8)
Esas palabras, en una cena de despedida,
Representan su "Testamento".
- En la Biblia,
la imagen de la "Viña"
es muy frecuente:
Israel era considerado
una viña plantada por el
mismo Dios, pero que
no produjo los frutos
esperados.
Y Dios, el viñador, se
vio obligado
a abandonarla, y
permitió que
fuese destruida…
- JESÚS se presenta como la "Verdadera Vid",
capaz de producir frutos que Israel no había producido.
Jesús es el tronco, nosotros somos los sarmientos y el Padre es
el Agricultor.
Él cuida de la viña, poda los sarmientos para que produzcan más.
Los sarmientos secos los corta y los echa al fuego.
Para dar FRUTO, los “Sarmientos" necesitan DOS COSAS:
+ la SAVIA DE LA VIÑA,
que es Cristo, pues
“sin mí no podéis hacer nada".
El texto habla ocho veces
de "permanecer en Cristo"
y siete veces de "dar frutos".
Si no "permanecemos" unidos
a Cristo, recibiendo esa savia,
nos convertimos en
sarmientos secos y estériles,
que serán cortados e
excluidos...
•¿Podrán ser eficaces
nuestros trabajos pastorales,
sin la savia de esa vid
y el contacto con Jesús,
a través de la oración?
+ de la PODA :
¿Quién no ha visto la
poda de una parra?...
Las gotas hasta parecen
lágrimas llorando de
dolor por la poda...
dolorosa...
mas necesaria...
"para dar más fruto".
- Sin la poda,
podrá tener mucho follaje
y poco fruto...
Permanecer en Cristo
significa también
perseverar con Él
en la prueba...
* ¿Aceptamos las podas?
¿Cuáles son las tijeras podaderas?
- Dios, como trabajador de la viña,
se encarga de hacer la poda.
Su Palabra pone a las claras
nuestras limitaciones y fallos…
y PODA nuestro egoísmo, el orgullo,
la vanidad, la falsedad, la avaricia...
- Las personas ajenas: con críticas
duras y ásperas contra la Iglesia…
* ¿No se podría convertir en una
poda saludable, aunque muy dolorosa?
- Las personas participantes:
por motivos personales,
también pueden "podar"...
* ¿Sabemos aceptar con humildad
y tranquilidad?
- Los Familiares: “Te gustaría actuar,
pero el marido (o la esposa...) no te
deja..."
Podríamos resumir
el mensage de hoy en
tres Palabras:
Una llamada:
"Producir frutos…"
Una Condición
"Permanecer unidos a Él".
Para ello, se precisa:
- Gastar tiempo con Él.
Ningún trabajo,
aunque sea pastoral,
justifica el abandono
del encuentro personal
con Cristo, en la Oración.
Debemos antes hablar
con Dios... para después
hablar de Dios...
- Alimentar nuestra espiritualidad con esta “savia divina", que es
la gracia de Dios, en la escucha de la Palabra, en la práctica sacramental.
- Una Advertencia: "Sin Mí no podéis hacer NADA".
Cristiano que no "permanece" con Él no da frutos.
Se convierte en un “sarmiento seco”, que será cortado y echado al fuego.
Eso acontece con aquellos que se separan de Cristo
y de la prpria Comunidad.
Hoy, Cristo continúa produciendo frutos, que agradan al Padre,
por medio de los cristianos de nuestras comunidades,
que "permanecen" siempre unidos a Cristo.
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS - 03.05.2015
MI DOMINGO
Con la Palabra de Dios
Meditada por: P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración: Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción: P. José Luis Uranga, CMF
Música:
Eu sou a videira
Luiz Carlos Susin
CD: Jesus nosso irmão
Paulinas COMEP
Busca la dirección: http://www.buscandonovasaguas.com
https://www.youtube.com/user/MeuDomingo/videos
Descargar

Diapositiva 1 - Buscando Novas Aguas