Sabemos que sufres
viendo desde el
cielo que aquí, en
nuestra tierra,
el rico ejerce su imperio,
sobre el pobre.
son tus hijos
pequeños los que sin
arroz, sin casas, sin
médicos, crecen
como árboles,
carentes de riego, en
tierra agrietada con
troncos resecos
Que ellos nos condonen lo
que, según dicen, nosotros
debemos.
LIBRANOS SEÑOR DE ESTE MAL
Descargar

Diapositiva 1