Hacia el Domingo 33 del Tiempo Ordinario
HACIA EL DOMINGO 33 DEL TIEMPO ORDINARIO
Para Orar Cada Día
el Evangelio del Domingo Próximo
Del Lunes 11 al Domingo 17 de noviembre de 2013
Hacia el Domingo 33 del Tiempo Ordinario
Orar en el Corazón del Mundo: Por los Sacerdotes
 Una manera de orar con los muebles 1/4
Orar en la Casa: Perseverancia…
Centro de Espiritualidad Apostólica San Pablo
[email protected]
Traducción y Adaptación de Vers le Dimanche
editado por Christ Source de Vie, Toulouse
1
Evangelio de Jesucristo según san Lucas
Capítulo 21, versículos 5 al 19
“Y como algunos, hablando del Templo, decían que estaba adornado
con hermosas piedras y ofrendas votivas, Jesús dijo: «De todo lo que
ustedes contemplan, un día no quedará piedra sobre piedra: todo
será destruido». Ellos le preguntaron» «Maestro, ¿cuándo tendrá
lugar esto, y cuál será la señal de que va suceder?». Jesús respondió:
«Tengan cuidado, no se dejen engañar, porque muchos se
presentarán en mi Nombre, diciendo: "Soy yo", y también: "El
tiempo está cerca". No los sigan. Cuando oigan hablar de guerras y
revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero
no llegará tan pronto el fin». Después les dijo: «Se levantará nación
contra nación y reino contra reino. Habrá grandes terremotos; peste
y hambre en muchas partes; se verán también fenómenos
aterradores y grandes señales en cielo.
2
Pero antes de todo eso, los detendrán, los perseguirán, los
entregarán a las sinagogas y serán encarcelados; los llevarán
ante reyes y gobernadores a causa de mi Nombre, y esto les
sucederá para que puedan dar testimonio de mí. Tengan bien
presente que no deberán preparar su defensa, porque yo mismo
les daré una elocuencia y una sabiduría que ninguno de sus
adversarios podrá resistir ni contradecir. Serán entregados hasta
por sus propios padres y hermanos, por sus parientes y amigos; y
a muchos de ustedes los matarán. Serán odiados por todos a
causa de mi Nombre. Pero ni siquiera un cabello se les caerá de la
cabeza. Gracias a la constancia salvarán sus vidas”.
3
LUN 11
MAR 12
Él nos cuida
Lucas, Marcos y Mateo narraron estos anuncios del fin
del mundo que leemos cada año en noviembre.
Quisieron alentar a los cristianos que sufrían las primeras
persecuciones. El Señor, a través de los tiempos, cuida de
sus discípulos perseguidos. ¿Me atreveré a dejar que la
Palabra se ocupe de mí, aun cuando esto me ponga en
dificultades?
El fin del mundo
Hoy en día, estamos menos acostumbrados que en
tiempos de Jesús a hablar del fin del mundo. Sin
embargo, puedo tomar en serio esta idea… Sí, el mundo
es de Dios y puede acabarse sin que por ello todo se
detenga. En efecto, Jesús nos promete con las últimas
palabras de este evangelio que obtendremos la vida.
¿Me atreveré a ver a la cara esta hipótesis, no para
desinteresarme del mundo sino para sentir cuánto
pertenezco a Dios y cómo en ello reside la confianza y la
vida?
4
MIÉ 13
5
JUE 14
Ahí, en las catástrofes
En este anuncio, nada se nos oculta: la hambruna, las
persecuciones y los terremotos… Sin embargo, hay una
buena noticia: mientras podemos soñar con un mundo
sin sufrimiento, mientras podemos reprocharnos el creen
en un Dios bueno en un mundo desgarrado por el mal,
Jesús asume esta dificultad. ¿Me atreveré con él a
enfrentar las pruebas que me crucifican hoy en día?
6
Lo desconocido
Algunos discípulos admiran el Templo, su belleza y la
generosidad de los donadores. “Todo será destruido”, les
replica Jesús. Ellos quisieran saber cuándo y cómo tendrá
lugar esto. A mí también me gustaría sin duda saber cómo
salvarme o cómo va a atravesar la Iglesia su disminución.
¿Me atreveré a renunciar a saber cuándo y cómo?
7
VIE 15
SÁB 16
Es necesario que esto
suceda
Jesús afirma que “es necesario” que estas desgracias
sucedan. Pero también agrega: “no se alarmen”. ¿Me
atreveré a preguntar por qué esta prueba y a confiarle
mis incomprensiones?
Nación contra nación
Los enfrentamientos entre naciones nunca faltan. Este
evangelio puede ser una invitación a interesarme en estas
situaciones, a leer un artículo en el periódico o en internet
para comprender mejor los problemas con frecuencia
complejos. Pero sobre todo, ¿me atreveré a creer
incansablemente en la paz y a realizar gestos concretos en
su favor, por ejemplo, orar por la paz?
9
8
DOM 17
“Yo mismo les daré una sabiduría”
Con un discurso apocalíptico y muy atemorizante como este, Jesús
no trata de que sus discípulos entren en pánico. Es todo lo contrario.
Pues anunciar persecuciones para los cristianos, guerras entre las
naciones y divisiones en las familias desafortunadamente no significa
una novedad. Nuestra historia y nuestro día a día están plagados de
ellas. Por el contrario, anunciar que no hay que alarmarnos ni
preparar nuestra defensa, creer que Jesús mismo nos inspirará un
lenguaje y una sabiduría que dejarán mudos a nuestros adversarios,
esto es lo más desconcertante. Este domingo, en misa, ¿nos
atreveremos a llenarnos de sabiduría para perseverar cuando sea
necesario? Y se nos dará la vida, y ya se nos da la vida.
10
Orar en el Corazón del Mundo
con el Papa Francisco
Orar al centro del mundo con el
Papa Francisco
Oremos para que los sacerdotes
que experimentan dificultades
sean reconfortados en sus
sufrimientos, sostenidos en sus
dudas y confirmados en su
fidelidad.
11
ORAR EN LA CASA
Una manera de orar con los muebles (3/4)
Cama: tomo tiempo para acostarme, incluso
en pleno día, y una vez extendido, descanso;
luego recuerdo lo que dijo Jesús a la joven:
“Talitha koum”, que significa: “Niña, yo te lo
ordeno, levántate”; entonces me levanto con
tranquilidad, vuelvo a poner los pies en el
piso suavemente, dejo la cama y me pongo de
pie, con la postura del resucitado.
Perseverancia, una palabra que hay que redescubrir,
aunque esté tan pasada de moda en un mundo marcado
por lo efímero y la inmediatez. Como la perseverancia se
expresa a través de actos de la vida ordinaria, tomemos
cada día uno de los siguientes temas: la casa, el trabajo
remunerado o no, las relaciones, la vida de parroquia, la
relación con Dios, la higiene de vida…
12
ORAR EN LA CASA
Revisitemos estos aspectos planteándonos la pregunta:
“¿Soy perseverante o me dejo engañar, alejándome de mi
deseo de Dios?”. Anotemos en una hoja lo que ayuda y lo
que impide ofrecer el fruto de esta relectura al Señor,
repitiendo este versículo lleno de esperanza: “Gracias a la
constancia, salvarán sus vidas”.
14
13
“Tengan cuidado. No se dejen
engañar”
San Lucas 21, 8
15
Estas son las palabras de Jesús que molestan – palabras
no muy tiernas pero que no pueden dejarnos
indiferentes. Palabras que no dejan de cuestionarnos
frente a toda la violencia que estalla en el mundo, pero
también al lado de nuestras casas o incluso dentro de
ellas. Jesús nos invita firmemente a “no dejarnos
engañar” a pesar de la violencia, las dificultades, los
errores, los rechazos, el oprobio, las persecuciones…
16
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
18
Él sabe que nuestra vida no es un largo y tranquilo río. Y
sus palabras de vida y de libertado nos llaman a no
“preocuparnos” por todo; sencillamente, en cada
ocasión, en las pruebas por las que atravesemos,
profundicemos nuestro deseo, adaptémoslo, rompamos
nuestras ilusiones, rechacemos las tentaciones para
regresar a lo esencial de nuestra vida tal como es en
realidad. Jesús nos exhorta – y el Papa Francisco hace lo
mismo- a dar testimonio y a mantenernos en la
esperanza, frente y contra todo. Dios es y estará siempre
a nuestro lado, sin descanso, “pero ni siquiera un cabello
se les caerá de la cabeza”.
¡Entonces, vayamos con toda confianza!
17
________________________________
________________________________
________________________________
________________________________
19
Descargar

Diapositiva 1