EL
TABERNÁCULO:
morada
de Dios
INTRODUCCIÓN
Si nos pidieran que
enumeráramos las
mayores necesidad
de la vida de una
persona común
de la actualidad,
¿qué
mencionaríamos?
Nuestro culto al
verdadero y
viviente Dios es algo
más básico y
fundamental que
cualquiera otra
necesidad.
“Me erigiréis un
santuario y
habitaré en medio
de ellos”
Éxodo 25:8
La distribución del lugar era:
El Atrio
El Tabernáculo
El lugar Santo y Santísimo
En el exterior
En el interior
I.
LA PUERTA DEL
TABERNÁCULO
“Y en ningún otro hay
salvación; porque no
hay otro nombre bajo
el cielo, dado a los
hombres, en que
podemos ser salvos”
Hechos 4:12
“Porque hay un
solo Dios, y un solo
mediador entre Dios
y los hombres,
Jesucristo hombre”
1 Timoteo 2:5
“Yo soy la puerta; el
que por mí entrare,
será salvo; y entrará,
y saldrá, y hallará
pastos”
Juan 10:9
¿Queremos acercarnos
a Dios y adorarlo?
Debemos pasar por la
puerta que Él nos
provee a través de
Jesucristo.
II.
EL ALTAR
DE LOS
SACRIFICIOS
E L ALTAR ES:
Un lugar alto
El símbolo de la cruz
El lugar de nuestra
redención
Jesucristo es el Cordero
de Dios
“Y no con la sangre de
machos cabríos, ni de
becerros, sino por su propia
sangre, una vez para
siempre en el Lugar
Santísimo, habiendo
obtenido eterna salvación”
Hebreos 9:12
III.
LA FUENTE
DE
BRONCE
La Fuente de Bronce nos
recuerdas la necesidad de
nuestra limpieza diaria.
Nos miramos a nosotros
mismos en la Fuente.
La limpieza espiritual se
encuentra por medio de la
Palabra de Dios.
“Ya vosotros estáis
limpios por la
palabra que yo os
he hablado”
Juan 15:3
IV.
LA MESA DEL
PAN DE LA
PROPOSICIÓN
El pan significa:
La fortaleza que
recibimos de Cristo.
Nuestra necesidad
del pan de Dios.
“Yo soy el pan de vida;
el que a mí viene,
nunca tendrá hambre;
y el que en mí cree, no
tendrá sed jamás”
Juan 6:35
V.
EL CANDELERO
DE ORO
El Candelero nos
recuerda:
La necesidad de la luz.
Las necesidad de
iluminar.
La necesidad de Cristo
“Yo soy la luz del
mundo; el que me
sigue, no andará en
tinieblas, sino que
tendrá la luz de la
vida”
Juan 8:12
La única razón porque
el mundo no ha
explotado es el hecho
de que Dios aun tiene
su pueblo en la tierra:
El caso de Noé y Lot.
VI.
EL ALTAR
DEL INCIENSO
El altar del incienso nos
recuerda:
El papel intercesor del
creyente.
Nuestra necesidad de
orar.
La necesidad de alabar
a Dios.
“¡Siete veces al día
te alabo a causa
de tus justos
juicios!”
Salmo 119:164
VII.
EL LUGAR
SANTÍSIMO
Dios mora en medio de
su pueblo.
La muerte de Cristo
abrió el camino al
lugar.
Todas las obstrucciones
han sido removidas
CONCLUSIÓN
¿Dónde está hoy el
Tabernáculo de Dios?
¿Estamos viviendo
como un verdadero
santuario de Dios en
nuestras vidas?
¿Cuál es la mayor
necesidad de la
vida de una
personas común en
la actualidad?
Recordemos que
somos Tabernáculo
donde mora nuestro
Dios.
Honremos a Dios en
nuestra vida.
Descargar

Diapositiva 1 - Iglesia Bautista Berea de Monterrey