En aquel tiempo Jesús exclamó:
“Te doy gracias , Padre, Señor de cielo y tierra,
porque has escondido estas cosas a los sabios y
entendidos, y se las has revelado a la gente sencilla”.
Venid a mí todos los que
estáis cansados y
agobiados,
y yo os aliviaré.
Cargad con mi yugo y
aprended de mí, que soy
manso y humilde de
corazón y encontraréis
vuestro descanso .
Porque mi yugo es
llevadero
y mi carga ligera.
(Mt 11, 25-30)
«Préciate más de ser humilde virtuoso que pecador soberbio»
- Don Quijote de la Mancha.
Nadie parece recordar este consejo que el hidalgo
ofrece a su escudero.
 La maldad se exalta, se justifica y se trata de imponer
como norma social.
 La virtud se ridiculiza como si fuera mojigatería.
 La humildad se identifica con la poquedad de espíritu.
La regla de San Benito expone la escala de la humildad.
Doce peldaños la
componen.
El primero es el temor de
Dios y el recuerdo de todo
lo que Él ha mandado.
Los que llegan al último
son humildes
y se muestran así en su
porte exterior.
Entre los dos polos están las actitudes morales
de quien abraza:
La modestia y la paciencia.
El recato y el silencio.
La aceptación de sí mismo.
La elección de lo bajo
e insignificante.
Ese estilo de Jesús revela su honda verdad
y su misión.
Así era Él. Para eso había venido al mundo.
Pero ese estilo no lo entienden los
«sabios y entendidos»
que ponen su ideal en el poder y la altanería.
 Lo aceptan y lo viven
cada día todos los que
el Evangelio califica
como
« la gente sencilla».
Aprender de Jesús nos ayuda a ser como Él,
a dar fe de la validez de sus lecciones.
Es este un mensaje para toda la Iglesia que ha de
reconocer a Jesús como Maestro de vida.
«La verdad del Señor permanece para siempre».
LIBERTAD Y PAZ
Señor Jesús,
manso y humilde de corazón,
enséñanos el camino que nos lleva
a la libertad interior
y a la paz de espíritu. Amén.
Texto:
José Román Flecha Andrés
PALABRA DEL SEÑOR –Salamanca
Presentación: Antonia Castro Panero
Música: Langour
Descargar

Diapositiva 1