Hecho por Estrella Sánchez
LAS CUALIDADES DEL
SONIDO III
La altura del sonido
MIRA ESTAS IMÁGENES. ¿CON QUÉ CUALIDAD
DEL SONIDO LAS RELACIONARÍAS?
Mira la primera imagen. ¿Hacia dónde va la escalera? No sabemos
dónde termina, pero lo que sí sabemos es que puede subirse o
bajarse.
Si observas la segunda imagen, ¿qué diferencias encuentra entre
unos pájaros y otros? Aparentemente son iguales, pero están
posados en distintos cables, unos más arriba y otros más abajo.
Esos cables son como las líneas de un pentagrama, por donde las
notas musicales suben o bajan, al igual que en una escalera, hasta
que definitivamente se posan en una en concreto. Están por tanto
a distinta ALTURA. Es precisamente esta cualidad del sonido la
que vamos a estudiar a lo largo de este tema.
¿QUÉ SIGNIFICA ESO DE QUE LAS COSAS TIENE
ALTURA?
Mira este musicograma de la pieza el canguro de Camile Saint-Saëns. En esta pieza musical
el compositor pretende representar los saltos del canguro mediante subidas y bajas de
altura. Sigue el musicograma con el dedo a la vez que escuchas la pieza. Puedes escuchar la
pieza si pulsas aquí.
¿QUÉ SIGNIFICA ESO DE QUE LAS COSAS
TIENE ALTURA?
Los sonidos pueden sonarnos unos más chillones y otros, por el contrario,
pueden sonar mucho más profundos. Esto se debe a que los sonidos tiene
altura. Entonces nos surgen varias preguntas sobre la altura:
¿Cómo podemos definir la cualidad de la altura del sonido?
La altura es la cualidad del sonido que nos permite distinguir entre un
sonido agudo y uno grave.
¿Por qué viene determinada la altura del sonido o de qué depende?
La altura de un sonido viene determinada por la frecuencia de onda sonora
y se mide en hertzios.
¿Cómo se representa musicalmente la altura?
Se representa mediante las notas, el pentagrama, las líneas adicionales, las
claves, el bemol, el sostenido y el becuadro.
¡QUÉ BUENA ONDA!
Como ya hemos dicho, la altura de un sonido viene determinada por la frecuencia de la
onda, que se mide en ciclos por segundo, es decir, por la cantidad de ondulaciones que
tenga la onda en un segundo. Cada una de dichas ondulaciones se conoce como hertzio.
Si nos fijamos por ejemplo en el LA con el que afinan los instrumentos de la orquesta
tiene 440 hertzios, es decir 440 ondulaciones por segundo.
A mayor número de vibraciones por segundo, el sonido será más agudo, a menor número
de vibraciones, será más grave. Mira este dibujo, en el que aparecen dos ondas con
distintas frecuencias.
LOS SIGNOS DE ALTURA
Los signos musicales que sirven para representar la altura del sonido son los siguientes:
1. LAS NOTAS MUSICALES: Es el nombre que le
damos a la altura del sonido. Hay, por un lado, 7 notas
naturales que son DO, RE, MI, FA, SOL, LA y SI, y por
otro, 5 notas alteradas que son las afectadas por un
bemol o un sostenido. En el teclado del piano las notas
naturales son las teclas de color blanco y las alteradas las
de color negro.
En la Antigüedad y la Edad Media, las notas musicales se nombraban asignándoles una letra
diferente a cada sonido y esta notación sigue usándose en el ámbito anglosajón.
El nombre de las notas tal y como lo conocemos ahora
fue invención de un monje llamado Guido D’Arezzo que
utilizó las primeras sílabas de un himno a San Juan
Bautista para dar nombre a las notas. A comienzo del siglo
XVII se añadió el SI a las seis originales para abarcar una
octava y el téórico Gibelius cambió el UT por Do.
2. EL PENTRAGRAMA: Es el signo musical sobre el que se escriben las notas
musicales. Sin él y las claves, no sería posible dar nombre a las notas. Está
compuesto por cinco líneas que s cuentan de abajo a arriba y los huecos que
quedan entre las líneas son los cuatro espacios que también se cuentan de abajo a
arriba. Por tanto, un pentagrama tiene cinco líneas y cuatro espacios.
Las notas en el pentagrama en clave de sol se colocan de la siguiente manera.
3.
LAS LÍNEAS ADICIONALES: Son las líneas que se colocan por encima y
por debajo del pentagrama para que, cuando queramos poner notas fuera de él,
podamos escribirlas teniendo referencias claras para su lectura.
4. LAS CLAVES MUSICALES: Son los signos que determinan el nombre y la altura
de las notas en el pentagrama. Hay un total de siete claves, aunque las más
conocidas sean la de sol y la de fa en cuarta. Cada una de ellas tiene dos pequeños
puntos que delimitan una línea del pentagrama. La nota que se coloca sobre esa
línea, recibe el nombre de la clave. Estas son todas las claves.
Te preguntarás por qué hay siete claves
distintas. Hay dos razones, la primera
es que de esta forma, una nota
colocada en cualquier línea o espacio
del pentagrama puede llamarse de las
siete formas posibles, es decir, puede
recibir el nombre de cualquiera de las
siete notas.
Además, el mismo sonido con la misma frecuencia, se coloca en distintos lugares
en cada clave, de forma que podremos usar una y otra clave dependiendo de las
notas que necesitemos usar, sin salirnos mucho del pentagrama. Mira dónde
escribe el do cada una de estas claves
Si estamos tocando o cantando muy agudo, convendrá la clave de sol, pero si lo que se toca
es grave, será mejor la clave de fa en 4ª.
También se da el caso de instrumentos o piezas musicales que, dada su tesitura, necesitan
de la combinación de dos pentagramas que juntos puedan abarcar el ámbito que se
requiere. Para ello se usa la combinación de ambas claves en la que además, coindice la nota
que se escribe con una línea adicional por encima del pentagrama en clave de fa en 4ª y la
nota que se escribe con una línea adicional por debajo del pentagrama en clave de sol. Esa
nota es el do central. Esta nota corresponde con el cuarto do que tiene un teclado de
piano, de ahí que se le llame do4 y se encuentra en la mitad del teclado.
Escritura de la escala en un
único pentagrama.
Escritura de la escala
en doble pentagrama
Correspondencia entre el teclado de un
piano y la escritura en el pentagrama
Para saber de dónde vienen las claves, es necesario retrotraerse a la Edad Media,
momento en el que se usaban como claves las letras que correspondían a dicho sonido.
Las claves más frecuentes eran la de Do y la de Fa, y sólo fue con la llegada del siglo XVI
cuando empezó a usarse la clave de Sol.
A finales del siglo XIX las distintas claves de Do habían caído prácticamente en desuso,
salvo la clave de do en 3ª que sigue usándose para la escritura de la viola.
La grafía de las claves tal y como ahora las conocemos surge de la evolución estética,
intentado adornar y estilizar las letras correspondientes de la notación alfabética medieval.
Observa dicha evolución.
5. LAS ALTERACIONES. Son signos musicales que
sirven para modificar la altura de las notas naturales. Estas
alteraciones son tres: el sostenido, el bemol y el becuadro.
El sostenido sube medio tono la altura de la nota, el
bemol baja medio tono al altura de la nota y el becuadro
anula el efecto del bemol o becuadro anterior.
Hay dos tipos de alteraciones:
• Las alteraciones propias: Estas alteraciones se
colocan al principio de la composición musical en
lo que se denomina armadura, y afectan a toda la
composición musical salvo que se ponga un
becuadro a dicha nota.
• Las alteraciones accidentales: Esta alteraciones se
colocan a la izquierda de la nota a la que
acompañan y su efecto es únicamente por un
compás.
Aquí tenéis un mapa conceptual de las alteraciones. Es interactivo, así que podéis acceder
a todos los enlaces que incluye dentro pichando aquí.
La distancia entre las notas naturales no siempre es la misma. En unas ocasiones es una
distancia de medio tono (½ t.) y otras es de un tono (1t.). La ½ tono será entre las notas
naturales entre las que no haya tecla negra. En cambio, aquellas notas naturales entre las
que sí haya tecla negra tendrán un distancia entre ellas de 1 tono.
Cada escalón
equivale a ½
tono.
De esta forma, sumando escalones de ½ tono, la distancia entre las notas naturales
es la siguiente:
1–1–½-1–1–1–½
Los únicos intervalos entre notas naturales que son de ½ tono son los que hay entre
mi-fa y entre si-do.
Utilizando las alteraciones nos encontramos con un fenómenos musical conocido
como enarmonía. Consiste en el fenómeno musical de que un mismo sonido
puede ser llamado de diferente formas. Al subir o bajar un semitono gracias a las
alteraciones, podemos llegar la mismo sonido y sin embargo, llamarlo de
diferente manera.
Yo subo
medio tono
desde DO
Yo bajo
medio tono
desde RE
Nosotros subimos 1/2t.
desde DO y bajamos ½ t.
desde RE y damos lugar a
la ENARMONÍA
Aquí tienes otro mapa conceptual con las distancias entre las notas musicales y
explicando el fenómeno musical de la enarmonía.
Descargar

LAS CUALIDADES DEL SONIDO III