Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
“COMPENDIO DEL CATECISMO”
Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
27ª Sesión
EL AMOR A LA FAMILIA A LA
MISIÓN EN LA SOCIEDAD
Cuarto mandamiento
Compendio, números 401 a 414 y 455 a 465
I. Puntos de partida
Nuestras preguntas
Nacemos a la vida y al amor en la familia. Ésta, fundada en el matrimonio, constituye
"un patrimonio de la humanidad". Sin embargo, una realidad tan viva y concreta, hoy
está cuestionada ¿Por qué la Iglesia se interesa tanto por la familia? El cuarto
mandamiento quiere preservar la familia partiendo del amor hacia los padres ¿Qué
importancia tiene el amor a los padres para la vida familiar? ¿Por qué el cuarto
mandamiento implica también el respeto a las leyes y a la autoridad?
Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
La Palabra de Dios
"Hijos: obedeced en todo a vuestros padres, porque esto es grato a Dios. Padres, no
exasperéis a vuestros hijos, no sea que se vuelvan apocados".
Col 3, 18-21
"Sométanse todos a las autoridades constituidas, pues no hay autoridad que no
provenga de Dios (...). Dad a cada cual lo que se le debe: a quien impuestos,
impuestos; a quien tributo, tributo: a quien respeto, respeto; a quien honor, honor".
Rm 13, 1.5-7
El testimonio de la Iglesia
"Los hijos, como miembros vivos de la familia, contribuyen a su manera, a la
santificación de los padres. Pues con el agradecimiento, la piedad filial y la confianza
corresponderán a los beneficios recibidos de sus padres y, como hijos, los asistirán
en las dificultades de la existencia y en la soledad de la vejez".
Concilio Vaticano II, Gaudium et spes 48
Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
II. Exposición de la fe
1. El cuarto mandamiento y la familia. Honrarás a tu padre y a tu madre
El cuarto mandamiento pide honrar al padre y a la madre. La tradición cristiana lo
extiende a la autoridad civil. El cristiano no sólo debe respetar sino amar al prójimo, a
su familia y a su sociedad; cumplir las leyes, tener un hondo sentido de la justicia y
contribuir al bien común.
Leer n. 455
455. ¿Qué manda el cuarto mandamiento?
2196-2200 2247-2248
El cuarto mandamiento ordena honrar y respetar a nuestros padres, y a todos
aquellos a quienes Dios ha investido de autoridad para nuestro bien.
Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
Se recuerda la realidad de la familia, con los
dos fines del matrimonio que son inseparables:
el amor mutuo y los hijos.
Leer n.456
456. ¿Cuál es la naturaleza de la familia en el plan de Dios?
2201-2205 2249
En el plan de Dios, un hombre y una mujer, unidos en matrimonio, forman, por sí
mismos y con sus hijos, una familia. Dios ha instituido la familia y le ha dotado de su
constitución fundamental. El matrimonio y la familia están ordenados al bien de los
esposos y a la procreación y educación de los hijos. Entre los miembros de una
misma familia se establecen relaciones personales y responsabilidades primarias. En
Cristo la familia se convierte en Iglesia doméstica, porque es una comunidad de fe,
de esperanza y de amor.
Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
La familia es célula fundamental de la sociedad. Por eso, la autoridad civil debe
protegerla, respetando el principio de subsidiariedad. Debe ayudar sin suplantar los
derechos y deberes de los padres.
Leer nn. 457 y 458
457. ¿Qué lugar ocupa la familia en la sociedad?
2207-2208
La familia es la célula original de la sociedad humana, y precede a cualquier
reconocimiento por parte de la autoridad pública. Los principios y valores familiares
constituyen el fundamento de la vida social. La vida de familia es una iniciación a la
vida de la sociedad.
458. ¿Qué deberes tiene la sociedad en relación con la familia?
2209-2213 2250
La sociedad tiene el deber de sostener y consolidar el matrimonio y la familia, en
constante el respeto del principio de subsidiaridad. Los poderes públicos deben
respetar, proteger y favorecer la verdadera naturaleza del matrimonio y de la familia,
la moral pública, los derechos de los padres, y el bienestar doméstico.
Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
Los hijos deben amar, respetar y ayudar a sus padres. Los padres deben educar a
sus hijos, como personas y como cristianos.
Leer nn. 459 y 460
459. ¿Cuáles son los deberes de los hijos hacia sus padres?
2214-2220 2251
Los hijos deben a sus padres respeto (piedad filial), reconocimiento, docilidad y
obediencia, contribuyendo así, junto a las buenas relaciones entre hermanos y
hermanas, al crecimiento de la armonía y de la santidad de toda la vida familiar. En
caso de que los padres se encuentren en situación de pobreza, de enfermedad, de
soledad o de ancianidad, los hijos adultos deben prestarles ayuda moral y material.
460. ¿Cuáles son los deberes de los padres hacia los hijos?
2221-2231
Los padres, partícipes de la paternidad divina, son los primeros responsables de la
educación de sus hijos y los primeros anunciadores de la fe. Tienen el deber de amar
y de respetar a sus hijos como personas y como hijos de Dios, y proveer, en cuanto
sea posible, a sus necesidades materiales y espirituales, eligiendo para ellos una
escuela adecuada, y ayudándoles con prudentes consejos en la elección de la
profesión y del estado de vida. En especial, tienen la misión de educarlos en la fe
cristiana.
Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
Aunque tienen el deber de educar les, los hijos no son propiedad
los padres. Deben respetar su libertad y su vocación en la vida.
Leer nn. 461 y 462
461. ¿Cómo educan los padres a sus hijos en la fe cristiana?
2252-2253
Los padres educan a sus hijos en la fe cristiana principalmente con el ejemplo, la
oración, la catequesis familiar y la participación en la vida de la Iglesia.
462. ¿Son un bien absoluto los vínculos familiares?
2232-2233
Los vínculos familiares, aunque sean importantes, no son absolutos, porque la
primera vocación del cristiano es seguir a Jesús, amándolo: «El que ama su padre o
a su madre más que a mí no es digno de mí» (Mt 10, 37). Los padres deben
favorecer gozosamente el seguimiento de Jesús por parte de sus hijos en todo
estado de vida, también en la vida consagrada y en el ministerio sacerdotal.
Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
2. La sociedad y la autoridad civil
El hombre es un ser social por naturaleza. El ideal cristiano de sociedad es aquella
que practica la caridad como ley fundamental y vive en fraternidad como reflejo de la
unión de las personas divinas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
Leer nn. 401 y 404
401. ¿En qué consiste la dimensión social del hombre?
1877-1879 1890-1891
Junto a la llamada personal a la bienaventuranza divina, el hombre posee una
dimensión social que es parte esencial de su naturaleza y de su vocación. En efecto,
todos los hombres están llamados a un idéntico fin, que es el mismo Dios. Hay una
cierta semejanza entre la comunión de las Personas divinas y la fraternidad que los
hombres deben instaurar entre ellos, fundada en la verdad y en la caridad. El amor al
prójimo es inseparable del amor a Dios.
404. ¿Qué más requiere una auténtica convivencia humana?
1886-1889 1895-1896
Una auténtica convivencia humana requiere respetar la justicia y la recta jerarquía de
valores, así como el subordinar las dimensiones materiales e instintivas a las interiores
y espirituales. En particular, cuando el pecado pervierte el clima social, se necesita
hacer un llamamiento a la conversión del corazón y a la gracia de Dios, para conseguir
los cambios sociales que estén realmente al servicio de cada persona, considerada en
su integridad. La caridad es el más grande mandamiento social, pues exige y da la
capacidad de practicar la justicia.
Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
Hace falta un equilibro entre la libertad de la persona y la participación en la sociedad.
La sociedad tiene que respetar la iniciativa de las personas. Y no intentar suplantarla.
A esto se le llama principio de subsidiariedad.
Leer nn. 402 y 403
402. ¿Qué relación existe entre persona y sociedad?
1881-1882 1892-1893
La persona es y debe ser principio, sujeto y fin de todas las instituciones sociales.
Algunas sociedades, como la familia y la comunidad civil, son necesarias para la
persona. También son útiles otras asociaciones, tanto dentro de las comunidades
políticas como a nivel internacional, en el respeto del principio de subsidiaridad.
403. ¿Qué indica el principio de subsidiaridad?
1883-1885 1894
El principio de subsidiaridad indica que una estructura social de orden superior no
debe interferir en la vida interna de un grupo social de orden inferior, privándole de
sus competencias, sino que más bien debe sostenerle en caso de necesidad.
Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
Las sociedades necesitan una autoridad legítima. Sometida a la ley y no a su arbitrio,
es decir, no ser arbitraria y hacer lo que quiera. Se habla del Estado de derecho, los
regímenes políticos y las leyes del Estado.
Leer nn. 405 y 406
405. ¿En qué se funda la autoridad de la sociedad?
1897-1902 1918-1920
Toda sociedad humana tiene necesidad de una autoridad legítima, que asegure el
orden y contribuya a la realización del bien común. Esta autoridad tiene su propio
fundamento en la naturaleza humana, porque corresponde al orden establecido por
Dios.
406. ¿Cuándo se ejerce la autoridad de manera legítima?
1903-1904 1921-1922
1901
La autoridad se ejerce de manera legítima cuando procura el bien común, y para
conseguirlo utiliza medios moralmente lícitos. Por tanto, los regímenes políticos
deben estar determinados por la libertad de decisión de los ciudadanos y respetar el
principio del «Estado de derecho». Según tal principio, la soberanía es prerrogativa
de la ley, no de la voluntad arbitraria de los hombres. Las leyes injustas y las medidas
contrarias al orden moral no obligan en conciencia.
Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
La tarea de gobernar es una gran oportunidad de servir. Respetando la justicia
distributiva, que consiste en distribuir con justicia las cargas y los beneficios de una
sociedad.
Leer nn. 463
463. ¿Cómo se ejerce la autoridad en los distintos ámbitos de la sociedad civil?
2234-2237 2254
En los distintos ámbitos de la sociedad civil, la autoridad se ejerce siempre como un
servicio, respetando los derechos fundamentales del hombre, una justa jerarquía de
valores, las leyes, la justicia distributiva y el principio de subsidiaridad. Cada cual, en
el ejercicio de la autoridad, debe buscar el interés de la comunidad antes que el
propio, y debe inspirar sus decisiones en la verdad sobre Dios, sobre el hombre y
sobre el mundo.
Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
Hay un deber moral de respeto y obediencia a la autoridad, incluso cuando se trata de
contribuir a las cargas sociales (impuestos y otras contribuciones). Sólo hay una
excepción: las leyes que van contra la conciencia y la ley de Dios.
Leer nn. 464 y 465
464. ¿Cuáles son los deberes de los ciudadanos respecto a las autoridades
civiles?
2238-2241 2255
Quienes están sometidos a las autoridades deben considerarlas como representantes
de Dios, ofreciéndoles una colaboración leal para el buen funcionamiento de la vida
pública y social. Esto exige el amor y servicio de la patria, el derecho y el deber del
voto, el pago de los impuestos, la defensa del país y el derecho a una crítica
constructiva.
465. ¿Cuándo el ciudadano no debe obedecer a las autoridades civiles?
2238-2241 2255
El ciudadano no debe en conciencia obedecer cuando las prescripciones de la
autoridad civil se opongan a las exigencias del orden moral: «Hay que obedecer a
Dios antes que a los hombres» (Hch 5, 29).
Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
3. El bien común y la justicia social
El bien común es el bien del conjunto de las personas de la sociedad. Es deber de
todos contribuir a fomentarlo y aumentarlo.
Leer nn. 407 a 410
407. ¿Qué es el bien común?
1905-1906 1924
Por bien común se entiende el conjunto de condiciones de la vida social que hacen
posible, a los grupos y a cada uno de sus miembros, el logro de la propia perfección.
408. ¿Qué supone el bien común?
1907-1909 1925
El bien común supone: el respeto y la promoción de los derechos fundamentales de
la persona, el desarrollo de los bienes espirituales y temporales de la persona y la
sociedad, y la paz y la seguridad de todos.
Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
409. ¿Dónde se realiza de manera más completa el bien común?
1910-1912 1927
La realización más completa del bien común se verifica en aquellas comunidades
políticas que defienden y promueven el bien de los ciudadanos y de las instituciones
intermedias, sin olvidar el bien universal de la familia humana.
410. ¿Cómo participa el hombre en la realización del bien común?
1913-1917 1926
Todo hombre, según el lugar que ocupa y el papel que desempeña, participa en la
realización del bien común, respetando las leyes justas y haciéndose cargo de los
sectores en los que tiene responsabilidad personal, como son el cuidado de la propia
familia y el compromiso en el propio trabajo. Por otra parte, los ciudadanos deben
tomar parte activa en la vida pública, en la medida en que les sea posible.
Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
La sociedad debe guiarse por criterios de justicia social.
Leer n.411
411. ¿Cómo asegura la sociedad la justicia social?
1928-1933 1943-1944
La sociedad asegura la justicia social cuando respeta la dignidad y los derechos de
la persona, finalidad propia de la misma sociedad. Ésta, además, procura alcanzar la
justicia social, vinculada al bien común y al ejercicio de la autoridad, cuando
garantiza las condiciones que permiten a las asociaciones y a los individuos
conseguir aquello que les corresponde por derecho.
Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
Por estar creados por Dios, todos los hombres somos iguales. Tenemos los mismos
derechos fundamentales y la sociedad y la autoridad debe velar para que esto se
realice. Hay que procurar corregir las desigualdades y ejercer la solidaridad y velar en
todo momento por el bien común.
Leer nn. 412 a 414
412. ¿En que se fundamenta la igualdad entre los hombres?
1934-1935 1945
Todos los hombres gozan de igual dignidad y derechos fundamentales, en cuanto que,
creados a imagen del único Dios y dotados de una misma alma racional, tienen la
misma naturaleza y origen, y están llamados en Cristo, único Salvador, a la misma
bienaventuranza divina.
413. ¿Cómo hay que juzgar el hecho de la desigualdad entre los hombres?
1936-1938 1946-1947
Existen desigualdades económicas y sociales inicuas, que afectan a millones de seres
humanos, que están en total contraste con el Evangelio, son contrarias a la justicia, a
la dignidad de las personas y a la paz. Pero hay también diferencias entre los
hombres, causadas por diversos factores, que entran en el plan de Dios. En efecto,
Dios quiere que cada uno reciba de los demás lo que necesita, y que quienes
disponen de talentos particulares los compartan con los demás. Estas diferencias
alientan, y con frecuencia obligan, a las personas a la magnanimidad, la benevolencia
y la solidaridad, e incitan a las culturas a enriquecerse unas a otras.
Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
414. ¿Cómo se expresa la solidaridad humana?
1939-1942 1948
La solidaridad, que emana de la fraternidad humana y cristiana, se expresa ante todo
en la justa distribución de bienes, en la equitativa remuneración del trabajo y en el
esfuerzo en favor de un orden social más justo. La virtud de la solidaridad se realiza
también en la comunicación de los bienes espirituales de la fe, aún más importantes
que los materiales.
Diócesis de Asidonia-Jerez
III. Propuestas para conocer y vivir
Reflexión y diálogo
• ¿Cuáles son los deberes de los padres con los hijos?
• ¿Cuáles son los deberes de los hijos con los padres?
• ¿Qué es el principio de subsidiariedad?
• ¿Hay obligación de pagar impuestos?
Pastoral Familiar
Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
Recordar
• Lo que manda y prohíbe el cuarto mandamiento.
• Principios de la doctrina social de la Iglesia
Conocer más
• Leer correlativamente y con detenimiento, los nn. 401 a 414.
• Juan Pablo II escribió una Carta a las familias donde dice que las familias son
parte esencial para construir una Civilización del amor.
Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
Llevar a la vida
• Proponerse atender, ayudar y servir a los familiares más necesitados y colaborar
activamente en lo que contribuye al bien común de todos los ciudadanos.
Diócesis de Asidonia-Jerez
Para orar
Acordaos,
oh piadosísima Virgen María,
que jamás se ha oído decir
que ninguno de los que han acudido
a tu protección,
implorando tu asistencia
y reclamando tu socorro,
haya sido abandonado de ti.
Animado con esta confianza,
a ti también acudo, oh Madre,
Virgen de las vírgenes,
y aunque gimiendo
bajo el peso de mis pecados,
me atrevo a comparecer
ante tu presencia soberana.
No deseches mis humildes súplicas,
oh Madre del Verbo divino,
antes bien, escúchalas
y acógelas benignamente. Amén
Pastoral Familiar
Diócesis de Asidonia-Jerez
Pastoral Familiar
Para orar
"Escucha, Padre, las súplicas de tu Iglesia en comunión con la Virgen María de
Nazaret y con su esposo San José, y haz que todas las familias cristianas
encuentren en la oración, humilde y confiada, el secreto de la unidad en el amor, la
fuerza de la perseverancia y el bien y la fidelidad en la transmisión de tus
preceptos. Por Jesucristo nuestro Señor".
Benedicto XVI. Conclusión de la oración de los fieles de la Misa del V EMF en Valencia
Descargar

Diapositiva 1