El Jardín de los Cerezos Anton Chejov
UBICACIÓN
Es la última obra escrita y estrenada por Chejov en el
mismo año de su muerte, en 1904. Chejov se interesó
por el teatro desde 1896 (“La gaviota”)
La renovación y modernización del teatro ruso surgió a
fines del Siglo XIX con el teatro de Arte de Moscú.
Este reflejaba los avances del Realismo en Europa,
donde en lugar de los excesos románticos se procuraba
una actuación sobria y unos escenarios reales. Con
esto se lograba un verismo que reflejaba los
problemas sociales de la burguesía y las clases
populares.
En 1898 Constantin Stanislavski y
Vladimir Nemirovich Danchenko
declararon la guerra a la teatralidad
aplicando un riguroso realismo a la escena
a todo nivel: el externo a través de la
escenografía, el vestuario, el maquillaje y el
sonido y el interno a través de la
preparación del actor para ser natural en su
actuación. De ahí los principios del método:
la cuarta pared, la realidad de olores y
sonidos, el realismo psicológico, la
concentración, etc.
Chejov fue el vehículo ideal para llevar a cabo
esta revolución teatral pues su teatro es
psicologista y sus obras dependen más de la
atmósfera que de las situaciones y acciones.
Chejov decía que en la vida real la gente no
anda declamando ni volándose la tapa de los
sesos, sino galanteando, diciendo tonterías.
En fin, seres comunes y cotidianos. Crea
entonces un antidrama. El tema no es qué va a
pasar sino las repercusiones anímicas que
tienen los sucesos externos en sus
personajes.
EL JARDÍN DE LOS CEREZOS.
TÍTULO
Es emblemático. Anticipa un espacio de la finca que va
a ser especial objeto de la atención de los personajes
pues deberá ser talado para pagar las deudas familiares.
Es interesante sin embargo observar los aspectos
simbólicos de este título, pues un jardín es un espacio
de naturaleza domesticada por el hombre y los cerezos
son como un doble eje: por un lado el rojo de sus frutos y
por otro la delicadeza de sus flores.
El tiempo: En este sentido se acompaña la idea de que
la obra se desarrolla desde mayo a octubre, es decir de
primavera a otoño, como la vida de sus personajes.
Es simbólico.
Jardín según Cirlot, es un ámbito en que la
naturaleza aparece sometida, cercada,
seleccionada. Símbolo de la conciencia frente al
inconsciente (selva)
Según Hans Biedermann es símbolo de
virginidad. Es una imagen positiva en los sueños,
es el lugar del crecimiento
Según Udo Becker es el símbolo de los paraísos
terrenales y celestiales, símbolo del orden
cósmico. Es la imagen del estado original del ser
humano, de la inocencia. Como huerto cerrado
es refugio frente al mundo.
NÓMINA Y FUNCIONES DE LOS
PERSONAJES.
LIUBOV ANDREIVNA.TERRATENIENTE, de 50 AÑOS.
ANIA.- SU HIJA DE 17 AÑOS
VARIA.- SU HIJA ADOPTIVA DE 24
LEONIDE GAEV.- SU HERMANO de 51
HAY ADEMÁS UN HIJO MUERTO QUE
SE NOMBRA: Grisha, de 7 años AL
MORIR.
LOPAJIN.- COMERCIANTE
TROFIMOV.- ESTUDIANTE QUE FUE
PROFESOR DEL CHICO MUERTO 27
AÑOS
PISCHIK VECINO TERRATENIENTE
CHARLOTA IVANOVNA.- INSTITUTRIZ
EPIJODOV.- ESCRIBIENTE
DUNIASCHA.- DONCELLA
FIRS.- LACAYO
YACHA.- LACAYO JOVEN
TRANSEÚNTE
EMPLEADO DE CORREOS
INVITADOS Y DEMÁS SERVIDUMBRE
MENCIONES AL JARDÍN
-Ania: mañana me levantaré por la mañana y
corriendo iré al jardín. (…) los pájaros cantan en
el jardín.
-Lopajín: Ya sabe que su jardín de los cerezos se
va a poner a la venta por deudas...la subasta es
el 22 de Agosto...si el jardín de los cerezos se
divide en parcelas para construir casas de
campo...para eso hay que talar el viejo jardín
-Liubov Andréievna: ¿talar? Si hay algo
interesante e incluso notable en toda la provincia
es nuestro jardín de los cerezos.
-Gaev: hasta en el diccionario enciclopédico se
menciona este jardín.
-Firs: antiguamente hace unos 40 o 50 años, la
cereza se ponía a secar, se ponía en salmuera,
se hacía confitura, y luego (…) y carros enteros
de cereza seca se enviaban a Moscú y a Járkov.
¡Se sacaba un dineral! La cereza seca entonces
era blanda, jugosa, dulce, olorosa...se sabía el
secreto de hacerlo
-LA: ¿qué ha sido de ese secreto?
-*Firs: lo han olvidado, nadie lo recuerda
-Lopajín: con la llegada de los veraneantes al pueblo... su jardín
de los cerezos será feliz, rico, espléndido
-Varia : mire mamaíta, ¡Qué maravillosos árboles!
-Gaev: el jardín en flor está todo blanco. ¿No te has olvidado
Liuba? Esta avenida tan larga es recta. Como una correa tendida
y brilla en las noches de luna. ¿Te acuerdas?
-LA: (mira por la ventana el jardín) ¡Oh mi infancia, mis años
inocentes! En esta habitación dormía yo, desde aquí
contemplaba el jardín, la felicidad se despertaba conmigo
cada mañana y el jardín era el mismo de ahora, nada ha
cambiado en él... ¡Todo, todo blanco! ¡Oh mi jardín! Después del
sombrío y lluvioso otoño y el frío invierno, eres joven otra vez,
lleno de felicidad, los ángeles del cielo no te han abandonado...
¡Si pudiera librar mis hombros y mi espalda de la pesada piedra,
si pudiera olvidar mi pasado.
-Gaev: si y por extraño que parezca, también el jardín será
vendido a causa de las deudas.
-LA: Mira, la difunta mamá anda por el jardín...de traje
blanco ! Es ella.(…) No hay nadie... hay un arbolito
blanco reclinado, que se parece a una mujer...
********
-Ania: ¿qué ha hecho Ud. conmigo Petia? ¿Por qué ya
no quiero tanto, como antes, el jardín de los cerezos?
Sentía un cariño tierno por él, me parecía que en el
mundo no había lugar mejor que nuestro jardín.
-Trofimov: Toda Rusia es nuestro jardín. ¿Es posible
que no la persigan con su mirada seres humanos
desde cada cereza del jardín, desde cada hoja, desde
cada tronco? ¿Es que no oye Ud. sus voces?
******
-Liuba: sin el jardín de los cerezos no comprendo mi
vida, y si es preciso venderlo, vended también a mí con
el jardín.
-LA: ¿Ha sido vendido el jardín de los cerezos?
-Lopajín: lo ha comprado yo. El jardín de los cerezos
ahora es mío! ¡mío! (…). He comprado la finca donde mi
abuelo y mi padre fueron esclavos, donde ni siquiera se
los dejaba pasar a la cocina (…) Venid todos a ver como
Ermolai Lopajín va a hundir el hacha en los árboles del
jardín de los cerezos, venid a verlos caer en tierra (…)
Aquí esta el nuevo propietario, el dueño del jardín de los
cerezos.
******************
Ania: El jardín de los cerezos se ha vendido, ya no
existe para nosotros. Plantaremos un nuevo jardín
************
Acotación Acto IV: se oye como a lo lejos golpean un
árbol con el hacha
Ania : mamá le suplica que hasta que no se marchen
no talen el jardín.
Gaev : Antes de la venta del jardín todos andábamos
inquietos, sufríamos. Después cuando la venta se
decidió nos serenamos, incluso nos alegramos...
LA : ¡Oh, mi querido, mi delicioso, mi bello jardín! ¡Mi
vida, mi juventud, mi felicidad, adiós!...¡Adiós!
Acotación Final : En medio del
silencio resuena el sordo golpear
del hacha contra un árbol; es un
sonido solitario y triste. (…) sólo se
oye a lo lejos, en el jardín, el golpe
de un hacha contra un árbol.
CONCLUSIONES
Todos los personajes apuestan a utilizar el jardín
como centro de simbolización relacionado con
el pasado, para algunos, un bien deseado,
para otros una desdicha con la que hay que
acabar.
•Para Liubov Andréievna es definitivamente el
paraíso perdido. En el Acto I, llega Liubov
Andreievna a su casa después de cinco años
de ausencia en los cuales estuvo en París con
un absoluto desconocimiento de su situación real
Para Lopajín el signo en pie, que hay que
talar, de la explotación. De este modo,
cortar el jardín será acabar con el pasado.
Lopajín plantea la realidad. La venta del
jardín ya no es teórica sino concreta, es
vendido y Lopajín lo ha comprado. Se
solaza en la imagen del hacha hundiéndose
en las raíces de los árboles, como si se
clavara en el centro mismo de la injusticia.
•Trofimov, el intelectual, toma al jardín como un
símbolo de las diferencias sociales y de la
explotación. Sin embargo, a pesar de su discurso
revolucionario, no toma acción.
•Ania cree que todo puede reconstruirse que
“habrá otro jardín”. Es un actitud infantil e
idealista y negadora que es permanente a lo
largo de la obra.
•Para Gaev la venta final del jardín es un alivio.
No hay que esperar más el acontecimiento que
pende sobre sus cabezas. Se ha producido y ya.
Sólo el mujik, el siervo, no cae en los
desvaríos de los nobles. Los demás se
niegan a ver la realidad y tienen visiones
idealizadas y empapadas de pasado de
un jardín que pasa simbólicamente a ser
la infancia y la pureza. Hay una verdadera
obsesión por señalar los méritos del
pasado. Lo que tiene “cien años”. lo que
tiene 30 o 40 años, lo que sucedía antes
con las guindas.
En el acto IV el jardín se convierte en una
referencia sonora, no visual. Para algunos
la caída de los árboles es tranquilizadora.
En cambio L.A. se mantiene en actitud
doliente.
De cualquier modo la caída es irreversible
y el acto de partir significa abandonar una
realidad que ya no existe. La Revolución
golpea las puertas.
KIEV de Sergio Blanco
En 1904 se estrenó “El jardín de los
cerezos” es una comedia en cuatro actos,
en la que Chejov se burlaba
implacablemente de los nobles que no veían
- no querían ver - el fin de la Rusia del
zarismo, la esclavitud y los pomposos bailes
en el Hermitage.
En 2004, se publica “Kiev” de Sergio
Blanco, una lectura bifurcada de la obra de
Chejov.
Un lugar adonde regresar.
Al comienzo de “El jardín de los cerezos”, Liubov
Andréievna regresa, junto a algunos de sus
familiares desde París a la casa paterna, la del
huerto en cuestión. Allí le espera agazapado su
pasado: la muerte de su hijo, ahogado, el
preceptor que lo educara, su hermano que ha
sido un “bon vivant”, su marido muerto.
Esto sucede a principio del siglo XX, con las
balas de la Revolución zumbando cerca del oído
de estos nobles ensordecidos. El hacha está
puesta en la raíz de los cerezos para levantar un
conjunto de casitas para veraneantes.
Al comienzo de Kiev se produce un nuevo
retorno, simétrico al de Chejov. Sólo que ahora
las casitas ya son una urbanización con centro
comercial e incluso se plantea la posibilidad de
plantar bonsáis de cerezos, como una irónica y
minimizada reconstrucción, tan anhelada, de
aquel pasado glorioso de los poderosos. El lago
original, donde se ahogara el niño, ha sido
sustituido por una piscina, símbolo arrogante de
la riqueza desenfadada. Pero todo está mudado
de naturaleza. Transcurren tres días con la
pesadez de la canícula, de los hedores de una
piscina podrida, de la insoportable tensión de lo
silenciado.
Los cuatro personajes que se congregan
son Esvald y Eiren, hermanos dueños de la
propiedad y los hijos de Eiren, Dafne y
Alden, el cual está postrado en una silla de
ruedas con una enfermedad llamado a
eliminarlo silenciosa e irremediablemente.
Luego se sumará Tavio, el ex preceptor de
Mika, el hijo que ha muerto ahogado en la
piscina como una especie de proto mártir
de otros que le siguieron. Es muy fácil
comprender la simetría compositiva con los
personajes chejovianos.
• LIUBOV ANDREIVNA.50 años
• LEONIDE GAEV.Hermano de Liubov
Andreievna 51 años
• ANIA.- su hija17 años
GRISHA.- hijo de LA,
muerto ahogado: de 7
años AL MORIR.
• TROFIMOV.Estudiante profesor de
Grisha 27 AÑOS
• EIRIN
BADENWEILER – 52
años
• ESVALD
BADENWEILER – 50
años
• DAFNE - 25 años
• ALDEN - 23 años
• MIKA el hijo más
chico de Eirin
ahogado de niño
• TAVIO 30 años.
Antiguo preceptor
de Mika
TÍTULO
El personaje de Varia en El jardín expresa su deseo
de ir a Kiev.
Según lo consigna Blanco en su prólogo: “el
personaje de Tavio, el único de la pieza que se
preocupa por comprender el funcionamiento de un
sistema enfermo, reitera en varios momentos su
deseo de ir a Kiev, como si ese acto de
desplazamiento pudiera ayudarlo a comprender y a
revelarle el antídoto necesario.”
“Kiev es una referencia geopolítica a Tchernobyl – y
a la amenaza del átomo civil que dicho accidente
puso al descubierto.”
“Kiev es la ciudad en la cual existió uno de los más antiguos
centros religiosos e iconográficos de Europa.”
“La peregrinación a Kiev funciona como metáfora de la
experiencia artística capaz de poder revelar algo. Esta
creencia en el poder revelador del arte (…) ya que el arte
debe cumplir con el rol político de revelar aquello que nos
permitirá acceder a la comprensión necesaria para proteger
la polis de las pestes que la amenazan.”
Está en caracteres cirílicos para generar la experiencia
iconográfica. Su objetivo será revelar aquello que permanece
oculto…lo innombrable y lo prohibido por medio de la obra
de arte…En griego antiguo el término para designar
revelación era Apocalipsis, y mi teatro pretende ser
apocalíptico.
Andrea Mantegna
1480
La figura de san Sebastián será una de las
más representadas durante el
Renacimiento debido a su papel como
intercesor ante la peste, que asolaba con
enorme frecuencia Europa, provocando
miles de víctimas. Además, era una excusa
perfecta para mostrar la anatomía
masculina al ser uno de los escasos
semidesnudos permitidos.
“Kiev se interesa en la evolución del tratamiento
iconográfico del episodio de la sagitarización de San
Sebastián. La escena que suplantará a todas las
demás será la de su primer martirio. A partir de 1348 en
que la peste negra aparece en Europa, la escena
pasará a simbolizar la robustez del cuerpo que logra
resistir inmune los efectos de la peste. Otro aspecto
que se modificará será la aparición del afectum
devotions: la capacidad de la imagen de actuar sobre
el espectador generando un sentimiento de devoción.
Los artistas de la época comenzarán a cuestionarse
sobre la posición del espectador ante la obra y a
interrogarse sobre el acto mismo de mirar.” S. Blanco
“La sagitarización funciona como metáfora del
acto visual. El devoto que mira lanza su mirada
sobre el objeto observado. En varias
representaciones la posición de algunas de las
saetas indican que proviene desde el espacio
del espectador. Si prestamos atención al cuadro,
en el borde inferior de la imagen se encuentran
los dos arquroscuyo arco y flecha desbordan del
espacio de la representación para caer
imaginariamente en el espacio del espectador.”
S. Blanco
A diferencia de lo que se ve en los anteriores que
pintó, Mantegna hace gala en éste de una
libertad… el cuerpo del Mártir (en el abdomen,
sobre todo) abunda en anotaciones musculares
de gran exquisitez que llaman al tacto.
Atado a una columna, San Sebastián se presta
(porque sabe que su destino está en otra parte) a
la mirada de los curiosos (o sus torturadores),
aquéllos que, al pie del cuadro, intercambian con
total naturalidad las injurias que constituyen al
mártir.
Andrea
Mantegna 1457
Andrea
Mantegna 1490
El santo ha sido atado a una columna clásica, delante de unos arcos y un muro
en ruinas, hallándose restos por el suelo. La bicromía de las baldosas sirve
para crear la perspectiva, reforzada por el paisaje que contemplamos al fondo
en el que se aprecia un camino en cuesta y una ciudad tras un río, paisaje de
clara reminiscencia flamenca. La figura exhibe la monumentalidad escultórica
que caracterizará la pintura de Mantegna, al igual que los escorzos o el punto
de vista bajo empleado para otorgar grandiosidad. San Sebastián eleva su
mirada al cielo solicitando clemencia tras recibir una lluvia de flechas que
milagrosamente no acabarán con su vida, siendo posteriormente decapitado.
El foco de luz procedente de la izquierda resbala sobre el cuerpo del santo,
acentuando el volumen y la torsión de la figura, en un alarde técnico que
recuerda a la Escuela veneciana del Quattrocento. La musculatura de su torso
es aún muy somera, acentuando los abdominales y las costillas. La influencia
de la escultura de Donatello está presente, al igual que el interés del maestro
por mostrar su erudición arqueológica mostrando la decoración y la
construcción de la Antigüedad clásica.
Descargar

Diapositiva 1 - Preuniversitario| Ciudad de San Felipe