EXPOSICIÓN
La santidad es responder a la llamada de Dios
en cada momento de nuestra vida.
La santidad es seguir los pasos de Cristo
acercándonos a los pobres y necesitados.
Los milagros los vemos cada día en las personas que se dan, que se parten
y reparten por ayudar a los otros, en los trabajadores que tienen
interminables horas laborales por un mínimo sueldo. En los padres que se
desgastan por sus hijos, en las sonrisas de los niños y en el amor de los
jóvenes.
Milagro es mirar más allá de lo que ven nuestros ojos, tocar el sufrimiento
de los demás y hacerlo nuestro, andar por caminos que otros rechazan por
miedo o temor...
Pero... hay personas que hacen que la santidad y los milagros sean
especialmente significativos. Son aquellos que con su propia vida
anuncian un mensaje de Amor incondicional, que no se dejan llevar por
los otros y que son valientes para arriesgar hasta su propia vida.
REFLEXIÓN
¿Crees que la santidad está al alcance de todos?
¿Qué puedes hacer tú para alcanzarla?
“ No está la cosa en pensar mucho, sino en
amar mucho.”
Santa Teresa
Descargar

Evangelio San Mateo 21, 28-32