Dios me pidió que te dijera:
Que todo irá bien contigo a partir de
ahora.
No importa cuan duro sea este año
porque superarás las adversidades.
Tú has sido destinado a vencer los
obstáculos que se te presenten y
muy pronto lograrás tus objetivos.
En lo que queda del 2006 se
disiparán esas angustias y
lograrás llegar a la meta que te
has propuesto.
Hoy Dios ha confirmado el fin de
tus conflictos, porque El te ha
recordado con cariño.
Te ha quitado las penas
y te brindará alegrías.
ÉL nunca te
decepcionará.
Esta mañana llamé a la puerta del cielo
y Dios me preguntó:
Mi niño, ¿qué puedo hacer por ti?
Y le respondí: Padre, por favor protege
y bendice a la persona que esté
leyendo este mensaje.
Dios sonrió y contestó: Petición
concedida.
Si tienes fe, reenvía este correo.
Así habrás logrado que mas
personas reciban el mensaje que
Dios les mando hoy.
Descargar

Diapositiva 1