Formación, desarrollo
y
abandono
de la
oasisidad.
Micheline Cariño
Fotografías de Miguel Ángel Martínez de la Cueva
La península de Baja California,
por su aislamiento y aridez
ha planteado retos
extraordinarios a su
población.
Sólo la existencia de sus más de
180 oasis, ha permitido el
florecimiento de la vida en
esta inhóspita región.
Analizaremos el periodo que va
del apogeo de la sociedad y
la economía rancheras a la
actualidad.
Siglos XIX al XXI.
Hay 184 oasis en la
Península, de los cuales:
 93% (171) se
encuentran en Baja
California Sur.
 48% son oasis típicos,
ya que tienen aguas
superficiales visibles.
 52% son oasis atípicos
con arroyos de temporal
y mezquital.
Los oasis son pequeños y se
encuentran dispersos. Los más
grandes son:
San Ignacio (2.7km²),
La Purísima (2.5km²),
San José del Cabo (1.4km²) y
Mulegé (1.03km²).
Representan menos del 1% de la
superficie de BCS, pero contienen
una proporción relevante de su
diversidad biológica.
Fueron los únicos sitios que
sustentaron la vida de las sociedades
que habitaron la Península hasta que
fue posible perforar pozos profundos,
en el siglo XIX.
Temas a tratar:
1. Formación y desarrollo de la sociedad ranchera y de
su cultura de la naturaleza: la oasisidad.
2. Desarrollo, apogeo y decaimiento de la oasisidad .
3. Importancia de la conservación de la oasisidad.
1.
Formación y
desarrollo
de la
sociedad ranchera
y
de su cultura de la
naturaleza:
la oasisidad
La abundante población indígena fincó su existencia y
desarrolló su cultura con base en la disponibilidad y el uso de
agua dulce, sólo existente en forma permanente en los oasis.
La simbiosis hombre/naturaleza que establecieron les permitió
subsistir durante miles de años. Conformaron un conocimiento
intuitivo de la riqueza biológica de los oasis y aprendieron a
usarla sustentablemente.
Los jesuitas requirieron agua
abundante y constante, lo que les
llevó a establecer sus 18 misiones
en los oasis.
Introdujeron gran cantidad de
especies vegetales y animales.
El paisaje de todos los sitios donde
fundaron sus misiones fue
transformado.
Provocaron un drástico cambio
ambiental y por lo tanto social:
96% de la población indígena murió
en 7 décadas.
Con la introducción de palmas datileras y el establecimiento
de acequias, los oasis bajacalifornianos adquirieron la
fisonomía típica de los de Andalucía, el Mahgreb, el Levante e
India septentrional.
Son paisajes culturales que vinculan el continente americano
con Europa, África y Asia.
Es importante diferenciar los oasis naturales que deberíamos llamar
humedales, de los oasis que han sido construidos por las sociedades que
los han habitado.
Los oasis naturales:
1. Ojos de agua y
arroyos,
2. Palmas de taco,
3. Suelos arenosos,
4. Terreno irregular,
5. Cantidad de rocas
Los oasis culturales:
1. Canales de riego ordenados en un complejo
sistema,
2. Palmas datileras y árboles frutales,
3. Suelo fértil traído para cultivar,
4. Terrazas para sostener ese suelo en terrenos
regulares
5. Libres de rocas.
Con base en esta distinción proponemos la siguiente definición para los
oasis:
Son paisajes culturales.
1. Se trata de espacios construidos por las sociedades que los han
habitado, donde han manejado el agua y el suelo e introducido
plantas de uso agrícola.
2. No se limitan a la zona húmeda, sino que integran en una
relación dinámica la zona árida circundante, en la que llevan a
cabo las actividades de ganadería.
3. Sus habitantes han desarrollado un profundo conocimiento del límite
de cambio aceptable de los ecosistemas húmedo y secano, lo que les
permite aprovechar sus recursos de manera sustentable.
La cultura característica de estos paisajes del agua y de la aridez es la
oasisidad.
Los primeros rancheros…
Fueron colonos laicos, escogidos
y traídos a BC por los jesuitas,
como mano de obra dedicada a
la agricultura y la ganadería.
A partir de mediados del siglo
XVIII una nueva inmigración a la
Península permitió el
asentamiento de núcleos de
población escasa y dispersa.
Se formó un patrón de ocupación
del espacio en ínsulas de
población en torno de los oasis:
los ranchos.
Los rancheros incorporaron a la población indígena, como trabajadores o
mediante el matrimonio.
Al conocimiento americano del uso durable de los oasis se sumaron los
medios empleados para ello en otras regiones de oasis en el mundo.
Entre rancheros e indios, en los oasis se realizó un proceso de mutua
aculturación.
Se conformó así un mestizaje cultural que dio origen a una nueva
cultura oasiana.
La cultura y la identidad oasiana
Subsisten en unos cuantos de los
oasis sudcalifornianos, en tanto
que regiones refugio.
Ahí, se consolidó en la mentalidad
colectiva una relación hombre/
naturaleza que arraiga a sus
habitantes y les impone un
amoroso respeto vital por el
ambiente.
De ahí que la oasisidad permita
designar los orígenes de la
identidad sudcaliforniana.
Lo que confiere a los oasis un valor
histórico y sociocultural que debe
ser entendido y valorado.
2.
Del apogeo de la
oasisidad al
principio de su
decaimiento.
El primer periodo: 1800 - 1875
Constitución de la oasisidad
La práctica de la agricultura en la zona húmeda de los oasis tuvo
por resultado un uso más intensivo del agua y el suelo.
La introducción de enormes hatos de ganado mayor provocó un
uso intensivo del agostadero.
Pero mientras los ranchos se encontraron aislados prevaleció el
principio de su uso racional.
Se conformó una estrategia de aprovechamiento sustentable de
los recursos naturales de los oasis.
Agricultura en los oasis
La existencia de una fuente de agua
permanente fue la primera condición
indispensable para establecer un
rancho.
Las características del terreno y de la
vegetación, aunque importantes,
eran una prioridad secundaria. Esto
sólo ocurrió en los recónditos y
aislados oasis.
Para solucionar la falta de agua en sitios
donde era posible sembrar, el
preciado líquido se introducía con
ingeniosos sistemas de riego, por
medio de canales angostos:
 construidos de piedra y mezcla,
 tallados en la roca viva, o
 ahuecando troncos de palmas
Huertas con cultivos estratificados
La producción agrícola en los oasis se desarrolló con un sistema de cultivos
estratificado que permitió:
 reducir la insolación y aprovechar intensivamente el suelo y el
agua.
Se establecieron productivas huertas en tres niveles.
1. en el superior las palmas datileras aprovechaban la máxima
insolación y sus hojas filtraban el calor y la luz solar.
2. en el intermedio se cultivaron frutales.
3. en el bajo, el más húmedo y menos soleado, se cultivaron hortalizas
Por la variedad de productos que se
obtenían a través de este sistema de
cultivo y la intensificación del uso del
suelo, las huertas fueron un elemento
esencial en la economía ranchera.
El producto de estos ricos campos de
labor fue para autoconsumo.
La ganadería en secano
La ganadería además de vital ha sido
culturalmente la principal actividad.
Por su carácter extensivo, sólo ocupó a los
hombres recios, ya que no se practicó en
el área húmeda de los oasis, sino en el
agostadero circundante.
En las sierras y cañadas los hatos
transitaban de un aguaje al otro
consumiendo la flora silvestre y cuidados
por los rancheros que evitaban el extravío
de ganado y la sobreexplotación del
agostadero.
Los movimientos de hatos y rancheros, así
como la forma de aprovechamiento del
agua y de la flora silvestre, se asemejan
al uso de los territorios de recorrido de
los antiguos californios.
Zonas de agostadero
con aguaje central
Ganadería de cambiadero
Aprovechamiento de la flora silvestre
La flora silvestre fue empleada como materia prima en la manufactura de
todo el utillaje y ajuar de los rancheros, así como para la construcción de
casas, corrales y canales, etc.
La producción de variadas manufacturas fue una habilidad obligada por la
autosuficiencia a la que los condujo el aislamiento de sus comunidades:






Algunas cortezas sirvieron para curtir y entintar el cuero.
Las hojas de palma fueron empleadas en el desarrollo del arte de la
cestería y el tejido.
En la cordelería fueron empleadas las finas fibras extraídas de las
pencas de agave.
El zacate secado y compactado, fue empleado para rellenar las
alforjas.
Con la madera de cactáceas y leguminosas se fabricaban diversas
partes de las sillas de montar.
Con diversas plantas fabricaron jabón.
Aprovechamiento de la flora silvestre
La flora silvestre también fue empleada como alimento humano y para
uso medicinal.
El empleo y procesamiento de las plantas y sus estructuras para uso
alimenticio o medicinal fue una herencia de la cultura indígena.
Según las especies y la utilidad deseada: eran consumidas en su
estado natural o bien asadas, tostadas, cocidas, guisadas,
machacadas e incluso preparadas en conserva.
Asimismo, en la flora silvestre los rancheros encontraron el substituto
de ciertos bienes de consumo que no eran producidos en la
Península: café, cacao, té y miel.
El legado ranchero para la
sustentabilidad:
Las estrategias en las que los rancheros sudcalifornianos basaron sus
actividades económicas y su organización social fueron:

Autosuficiencia,

Austeridad y

Aprovechamiento variado e integral de la diversidad
biótica.
Su permanencia en el territorio bajacaliforniano y el desarrollo de
técnicas que les permitieran sacar el mejor provecho productivo de
éste, tuvo por fundamento:

respeto vital al medio geográfico y su profundo conocimiento,

gran capacidad de adaptación adquirida tanto por el legado de
las culturas autóctonas y misionera, como por su experiencia de
adaptación a la tierra que hicieron suya.
El segundo periodo: 1875 - 1940
Apogeo de la economía y la sociedad oasiana
La práctica de la agricultura mantuvo el mismo patrón de cultivos pero
aquellos solicitados por el mercado intensificaron mucho su
producción.
 Caña de azúcar
 Dátiles, higos y pasas
 Vid
 Cítricos
El ganado mayor también se exportaba en pié a Sonora y Sinaloa.
La demanda interna de los centros urbanos de La Paz y Santa Rosalía
impactaron a los oasis de su zona de influencia.
El puerto de La Paz y el de San José tuvieron aun un impacto mayor en
Todos Santos, San José y Santiago debido al intenso comercio de
cabotaje y de altura.
Intensificación de la agricultura en los oasis
La producción de las huertas superó por mucho el
autoabastecimiento y se orientó hacia un
mercado especializado. Se exportaba a los
mercados locales, nacionales y extranjeros:
 Panocha y Panocha de gajo
 Colache y dulces variados
 Fruta: seca, en conserva y fresca
 Vino y queso
Los productos que entraron al mercado tenían
cierto grado de procesamiento y entraron en un
circuito comercial especializado.
Los comerciantes locales abastecían a crédito a los
huerteros de los productos que se importaban y
exportaban la producción de los oasis.
Transformación de la sociedad ranchera
Se gestó una división del trabajo y se
acentuó la concentración de la
riqueza, provocando una fuerte
estratificación social.
En los oasis más grandes y
productivos la Primera Clase tuvo
suficientes recursos y aspiraciones
para mandar a sus hijos fuera de
los oasis, hacia la ciudad donde
había oportunidades de estudio y
empleo.
En los oasis más grandes se perdió el
sentido de la austeridad y la
autosuficiencia.
El tercer periodo: 1940 - 2010
Decaimiento y abandono de ranchos y oasis
La práctica de la agricultura se desplazó a los valles y se modificó por
completo:
 Nuevo patrón de cultivos para satisfacer el mercado de
exportaciones y la producción de granos.
 Nuevas formas de tenencia de la tierra: creación de ejidos y
desconocimiento de las formas tradicionales de tenencia
(pequeña propiedad y condueñazgo)
 Nuevas vías de comunicación y nuevos mercados: que dejaron al
margen a los oasis.
La ganadería tradicional fue modificada con la introducción de las chivas
para la producción de queso y cabrito.
La modernidad creo nuevas necesidades y aspiraciones que para
satisfacerlas la producción de los ranchos y las huertas eran
insuficientes: migración a otras partes del Estado y país.
Impactos sociales y naturales del acelerado
crecimiento económico BCS
Fluctuación demográfica: la población
foránea de los oasis costeros ha
crecido demasiado y la local de los
serranos tiende a decaer
dramáticamente.
Uso del agua y de la vegetación: algunos
oasis han sufrido graves deterioros por
la explotación de acuíferos y la
extracción de palmas y carrizo.
Introducción de especies vegetales y
animales: ha modificado su situación
natural y en el caso de las invasoras
las consecuencias han sido desastrosas
(manto de Cristo).
Principales problemas que enfrentan los oasis
1. Pérdida de su población por falta de
oportunidades productivas.
2. Sobrepoblación con inmigrantes, a causa
del desarrollo turístico e inmobiliario sin
planeación.
3. Extracción de agua para las ciudades y para
centros de desarrollo turístico.
4. Tala de carrizo y palma para casas rurales y
zonas residenciales.
5. Abundancia de la planta invasora manto de
Cristo (desplaza plantas nativas y consume
mucho agua).
6. Introducción de peces exóticos (la Tilapia)
que han extinto las poblaciones de peces
endémicas.
3.
Importancia
de la
valoración
y
conservación
de la
oasisidad
Los oasis: sitios emblemáticos de la cultura del
agua y de la agricultura sustentable.
Las comunidades de los oasis en todo el mundo han desarrollado una
cultura del agua, centrada en la agricultura, considerando que:
 El agua es un bien sumamente valioso, escaso y comunal.
 Su distribución es regulada por la comunidad y tiene por base su
aprovechamiento para uso agrícola.
Las culturas y sociedades amerindias se desarrollaron en forma sustentable
y autónoma durante milenios:
 Tenían un amplio conocimiento empírico de la capacidad de carga de
los ecosistemas áridos y húmedos que recorrían.
Los nuevos habitantes de los oasis, los rancheros, aprendieron de sus
antecesores amerindios y de la cultura universal del oasis:
 El uso racional de los recursos naturales basado en la adaptación y la
austeridad
 Grandes enseñanzas para la sustentabilidad en condiciones de cambio
climático.
Ante el cambio climático y la lucha contra la desertificación
los oasis son punta de lanza.
Los oasis se han mantenido
históricamente con base en los
saberes tradicionales de las
comunidades que los han habitado.
Por ello es fundamental la conservación
de las sociedades rancheras.
Salvo aquellos que se han mantenido
ajenos al contacto humano, los oasis
son paisajes culturales y sitios de
producción sustentable de alimentos.
La oasisidad tiene por base principios
que debemos aplicar en las políticas de
adaptación y mitigación al cambio
climático:
 austeridad y frugalidad
 autosuficiencia alimenticia
 ahorro de recursos
 adaptación natural a altas
temperaturas
 adaptación a la escasez
 adaptación a la aridez
Conservación de la oasisidad y sustentabilidad
para los oasis sudcalifornianos.
Principios:
1. Valorar y proteger los oasis
desde la perspectiva natural y
cultural: para UNESCO y NULCD
son sitios prioritarios.
2. Fomentar el arraigo de su
población original y estimular el
regreso de los que se hayan ido:
desarrollando actividades
productivas e incrementando la
calidad de vida.
3. Mantener el carácter único y
original de cada oasis.
Procesos y acciones para la conservación de la
oasisidad y sustentabilidad de los oasis.
1. Solucionar los problemas fundamentales:
- regulación de la tenencia de la tierra
- recuperar la regulación tradicional del
uso del del agua
- fomentar la organización comunitaria
- superar el estancamiento económico
2. Elaborar programas de manejo comunitario adecuados a cada
oasis basados en la conservación y sustentabilidad.
3. Diversificación de actividades y estrategias productivas:
Agroecología / Geoturismo
Acuacutura / Pesca sustentable
Denominaciones de Origen / Certificaciones
Capacitación productiva y de organización
Conclusión
La conservación de la oasisidad permitirá que los oasis sean:
 núcleos de población emblemáticos
de la sustentabilidad
 con buena calidad de vida
 con economías diversificadas
 orgullosos de mostrar al mundo su
cultura y vida cotidiana
Los oasis que son sitios que hacen soñar a todo el mundo, deben ser
pueblos donde los sudcalifonianos puedan vivir bien con base en
una nueva cultura de la naturaleza…
Descargar

Diapositiva 1