I
V Cuaresma B
2012
Escuchando «Mirad
la pena» de Händel,
participemos de los
sentimientos de
Jesús ante la muerte
Dios glorifica a Jesús, que va a la muerte
Valle del Cedrón que Jesús atravesó para entrar en Jerusalén
Hacía X siglos que el rey David había huido, por la parte oriental de
Jerusalén, cuando su hijo (Absalón) lo quiso matar. Ahora Jesús entra
por este mismo lugar en la ciudad, quedando en manos de los asesinos
Jn 12,20-33 En aquel tiempo,
entre los que habían venido a
celebrar la fiesta había algunos
griegos; éstos, acercándose a
Felipe, el de Betsaida de Galilea,
le rogaban: "Señor, quisiéramos
ver a Jesús."
El evangelio de hoy se sitúa en el momento
de la última entrada de Jesús a Jerusalén
Sudan y todos los pueblos,
necesitan ver que Jesús les da VIDA
¿Les daremos la SOLIDARIDAD
que nos ha traído Jesús?
Felipe fue a decírselo a
Andrés; y Andrés y Felipe
fueron a decírselo a
Jesús. Jesús les contestó:
"Ha llegado la hora de
que sea glorificado el Hijo
del hombre.
Ha llegado la HORA de dar a todos
la Vida que nace de la Cruz
“Debemos
cambiar la
ética del
poder, por la
ética de la
compasión”
Os aseguro que si el
grano de trigo no cae
en tierra y muere,
queda
infecundo;
pero si muere, da
mucho fruto.
El grano que muere,
da un FRUTO divino
El no poder,
del Hijo de
Dios, SALVA
el mundo
El que se ama a sí mismo se
pierde, y el que se aborrece a
sí mismo en este mundo se
guardará para la vida eterna.
El que quiera servirme, que
me siga, y donde esté yo, allí
también estará mi servidor; a
quien me sirva, el Padre lo
premiará.
Dar la vida, es
consumirla
para los demás
¿Vivimos sin gastarnos?
Ahora mi alma está agitada,
y ¿qué diré?: Padre, líbrame
de esta hora. Pero si por
esto he venido, para esta
hora. Padre, glorifica tu
nombre."
Aquello que nos
parece absurdo de
la obra de Dios, es
más sabio que la
sabiduría de los
hombres (1Cor 1:25)
Glorificar el
nombre de Dios,
es arrodillarse a
los pies de sus
HIJOS
Entonces vino una
voz del cielo:
"Lo he glorificado
y volveré a
glorificarlo."
Una voz grita desde el principio de los
tiempos: la gloria es de los humildes
¿Vivimos la gloria propia de Jesús?
La gente que estaba allí y lo oyó
decía que había sido un trueno;
otros decían que le había
hablado un ángel. Jesús tomó la
palabra y dijo: "Esta voz no ha
venido por mí, sino por vosotros.
Ahora va a ser juzgado el mundo;
ahora el Príncipe de este mundo
va a ser echado fuera.
Toda riqueza y
poder de este
mundo, están
condenados a
desaparecer
¿Por qué les damos tanto protagonismo?
Y cuando yo sea elevado
sobre la tierra atraeré a
todos hacia mí." Esto lo
decía dando a entender
la muerte de que iba a
morir
Atráenos,
hacia el
gozo de una
MUERTE
que da VIDA
Por amor
a los
hermanos
(Salmo 132)
Señor, haz que Tu
GLORIFICACIÓN
y la nuestra, como
el grano caído, hagan
renacer el mundo
con nuevo vigor
Descargar

Diapositiva 1