Avance automático
La plaza es una gran
explanada trapezoidal que se
ensancha lateralmente
mediante dos pasajes, con
forma elíptica, de columnatas
rematadas en una
balaustrada sobre la que se
asientan las figuras de ciento
cuarenta santos de diversas
épocas y lugares; en su
interior se encuentran dos
fuentes hacia el centro de
cada semi-elipse y en medio
de la plaza se erigió un
monumental obelisco (de 25
metros de alto y 327
toneladas), un bloque pétreo
sin inscripciones traído
desde Egipto que estaba en
el centro de un circo romano.
La columnata mezcla
elementos del orden
dórico como las
columnas, pilares y
lesenas y jónico en lo
restante (especialmente
la ausencia de triglifos frisos). La idea era
mostrar un aspecto
severo y austero que
diera más fuerza a la
fachada de la basílica
(que usa orden corintio)
aumentando incluso a la
vista su tamaño.
La plaza fue
enteramente proyectada
por Gian Lorenzo
Bernini entre 1656 y
1657.
Con sus 136
metros de altura y
sus 42 metros de
diámetro y con
sus 537
escalones, la
cúpula es el
símbolo mismo
de la basílica y de
toda la ciudad de
Roma.
La cúpula fue
construida en
solo dos años por
Giacomo Della
Porta, siguiendo
los planos
dejados por
Miguel Ángel.
Contenido extraído de la Web
Descargar

160-BASILICA DE SAN PEDRO, ITALIA