DIPLOMADO EN PROPIEDAD
INTELECTUAL Y
COMPETENCIA
1

Tienen como efecto, real o potencial, inducir a error a otros
agentes en el mercado sobre la naturaleza, modo de
fabricación o distribución, características, aptitud para el uso,
calidad, cantidad, precio, condiciones de venta o
adquisición y, en general, sobre los atributos, beneficios o
condiciones que corresponden a los bienes, servicios,
establecimientos o transacciones que el agente económico
que desarrolla tales actos pone a disposición en el mercado;
o, inducir a error sobre los atributos que posee dicho agente,
incluido todo aquello que representa su actividad
empresarial.

Inducción a error real o potencial.

Configuran actos de engaño la difusión de publicidad
testimonial no sustentada en experiencias auténticas y
recientes de un testigo.
La protección del consumidor frente a la publicidad tiene por
finalidad proteger a los consumidores de la asimetría informativa
en la que se encuentran y de la publicidad engañosa o falsa
que de cualquier manera, incluida la presentación o en su caso
por omisión de información relevante, induzcan o puedan
inducirlos a error sobre el origen, la naturaleza, modo de
fabricación o distribución, características, aptitud para el uso,
calidad, cantidad, precio, condiciones de venta o adquisición y,
en general, sobre los atributos, beneficios, limitaciones o
condiciones que corresponden a los productos, servicios
establecimientos o transacciones que el agente económico que
desarrolla tales actos pone a disposición en el mercado; o que
los induzcan a error sobre los atributos que posee dicho agente,
incluido todo aquello que representa su actividad empresarial.

Son susceptibles
comprobación.
de ser acreditadas, están
sujetas a

A estos mensajes se les aplica lo establecido en la
ejemplificación de los Actos de Engaño.

La carga de acreditar la veracidad y exactitud de las
afirmaciones objetivas sobre los bienes o servicios anunciados
corresponde a quien las haya comunicado en su calidad de
anunciante.

La carga de acreditar la veracidad y exactitud de las
afirmaciones objetivas sobre los bienes o servicios anunciados
corresponde a quien las haya comunicado en su calidad de
anunciante.

En particular, para la difusión de cualquier mensaje referido a
características comprobables de un bien o un servicio
anunciado, el anunciante debe contar previamente con las
pruebas que sustenten la veracidad de dicho mensaje.

Contienen una opinión particular del anunciante y será
percibida por el consumidor como subjetiva.

Ejemplo: “el pollo más rico”.

Frases triviales o huecas, carentes de contenido.

Los juicios estimativos o valorativos.

Las exageraciones publicitarias evidentes ante los ojos de los
consumidores.

El principio de veracidad resulta aplicable a los mensajes
publicitarios que los consumidores perciben como
comprobables mediante un análisis integral y superficial de
los anuncios.

Las infracciones a dicho principio se verifican entre otros, a
través de la publicidad falsa y la inducción a error al
consumidor.

Publicidad falsa: las afirmaciones empleadas no guardan
relación con la realidad.

Inducción a error: ocurre cuando se genera una idea
equivocada en el consumidor respecto del mensaje
publicitario. Ello sucede debido a la forma en que se han
expuesto las afirmaciones o imágenes, incluso siendo éstas
verdaderas, o porque se ha omitido determinada
información.

Cuando los productos o servicios tengan condiciones
particulares, como son advertencias, restricciones y requisitos
de adquisición, y dicha información no haya sido
consignada íntegramente en el anuncio publicitario, el
anunciante debe poner a disposición de los consumidores un
servicio de información gratuito de fácil acceso a dicha
información complementaria, e idóneo en relación con el
producto o servicio y el público al que va dirigido el anuncio,
tal como, un centro de atención telefónica.

El servicio debe ser apropiado para garantizar un acceso
suficiente y una pronta atención a los consumidores que
demanden información.

Debe ser oportuno con respecto a las fechas de difusión del
anuncio y de venta de los productos o contratación de los
servicios anunciados.

En los anuncios debe indicarse clara y expresamente la
existencia de esta información y las referencias de
localización de dicho servicio.

La información complementaria no consignada en los
anuncios y puesta a disposición a través del servicio de
información gratuito, debe ser consistente y no contradictoria
con el mensaje publicitario.

La carga de la prueba de la idoneidad de dicho servicio y
de la información proporcionada por éste recae sobre el
anunciante.

La Comisión de Represión de la Competencia Desleal debe
supervisar la idoneidad de los servicios de información
gratuita.

El precedente no resulta aplicable a la publicidad de los
productos y servicios donde exista un mandato legal
específico de consignar determinada información, cuya
omisión es sancionable por el principio de legalidad.

Infomercial.

Afirmaciones cuestionadas:
 “¡Rebajé 65 libras!”, “¡Perdí 41 libras!”, “¡30 libras en tan sólo
4 meses!”.
 “Piense en lo siguiente. ¿Conoce usted algún producto
natural en el mundo entero para perder peso que esté
respaldado de cinco (5) estudios clínicos? Si la respuesta es
no, levante el teléfono y ordene “Reduce Fat-Fast” porque
nosotros sí tenemos esos estudios clínicos que claramente
demuestran que sí, usted va a perder peso”.

Principio de veracidad – No se acreditó que afirmaciones
cuestionadas estuviesen respaldadas por cinco (5) estudios
clínicos y que el producto anunciado producía significativa
reducción de peso y medidas corporales por su sola ingesta,
sin necesidad de que el consumidor tenga que realizar, de
manera adicional, un programa de dietas o ejercicios.

Multa de 80 UIT’s.

Cese de la publicidad infractora u otra de naturaleza similar.

La resolución fue confirmada por la Segunda Instancia.

Afirmaciones cuestionadas:
 El “Té antilípido de Tianshi” tiene como propiedades
“Disminuir las grasas en la sangre”, ser “Coadyuvante del
sistema cardiovascular”, “Prevenir la arterioesclerosis”,
“Prevenir la senilidad. Oscurece el cabello y previene su
caída”, su “(…) uso continuo permite la reducción de
peso” y “Mejora la digestión de los alimentos”.

Afirmaciones cuestionadas:
 El “Aceite de Shaji marca Tianshi Cápsulas” tiene como
propiedades el prevenir “(…) la gastroenteritis, úlcera
gástrica”, aumentar “(…) la contracción muscular
cardiaca”, prevenir “(…) los ataques cardiacos y la angina
de pecho”, regular “(…) la función del sistema inmunitario,
mejorando las defensas”, “Su función antibacteriana y
desinflamante es especialmente para las quemaduras
(aceite, agua caliente y fuego)” y ser “Eficaz para la
infección del cuello uterino”.

Multa de 40 UIT’s.

Cese de la publicidad infractora u otra de naturaleza similar.

La resolución fue declarada consentida.

Configuran actos de engaño la difusión de publicidad
testimonial no sustentada en experiencias auténticas y
recientes de un testigo.

Los consumidores otorgan mayor credibilidad a las opiniones
o juicios de valor de terceras personas (especialmente si son
famosas) que a las “propias” manifestaciones del
anunciante.
•
El testimonio brinda una opinión particular.
•
El sponsoring o patrocinio constituye un mero soporte
publicitario.

Puede darse el caso en el que exista una superposición de
ambas figuras.

Por ejemplo: cuando un deportista que lleva una
indumentaria
proporcionada
por
un
anunciante
determinado y además emite opiniones favorables para sus
productos.

La simulación de una actividad cotidiana de la vida real.

Los anuncios en los que una persona, famosa o carente de
celebridad, se limita a presentar un producto como simple
portavoz de la empresa anunciante.

Intervención de una persona distinta del anunciante.

Manifestación expresa o tácita del juicio de quien brinda el
testimonio.
Descargar

DERECHO DE LA COMPETENCIA