Enciende las bocinas
Haz CLIC y déjalo correr
De nuevo, el 24 de julio de
1997, fui destinado al Colegio
“De La Salle” de Santiago,
esta vez como administrador,
director de la comunidad de
los Hermanos y coordinador
de Básica-2. Dice el refrán:
“El buen hijo a su casa vuelve”
Ya suman 32 años los que he
laborado en DLS Santiago.
El religioso sigue vinculado y queriendo, de un
modo muy especial, a toda su familia.
“Tío Titín,
“¿Qué shampoo
déjame peinarte…”
tú usas Tío”
El refrán dice:
“A quien Dios no le da hijos, el diablo le da sobrinos”
Pues no creo que sea el diablo y mucho menos con
sobrinos-nietos como estos…
En la playa…
Digan:
¡¡¡ Whisky !!!
Fiesta con las amistades
íntimas de la comunidad.
Cumpleaños con mis
alumnos de Añasco.
Tantos no se han reído, y tantos han muerto antes
de que sus cabellos se volvieran plateados.
Con mis ahijados
postulantes haitianos.
Con mis antiguos alumnos
de Cuba.
A través de los años mi corazón se ha roto varias veces.
También
he perdido
a muchosel Hermanos
Lasallistas,
cuales
¿Cómo no
puede romperse
corazón cuando
pierdesdea los
alguien
guardo un imborrable
porsufrir
sus ejemplos,
íntima amistad y
querido, o recuerdo
cuando ves
a un niño…?
sabias enseñanzas.
Pero el corazón roto es lo que nos da la fuerza, entendimiento y
compasión
el dolor
los demás.
Que el Señor los
tenga enante
su gloria
y medeconceda,
un día, la gracias
Unde
corazón
que nunca
ha roto,
la felicidad
reencontrarme
consetodos
ellosnunca
y por sabrá
toda ladeeternidad.
de ser imperfecto.
Mis hermanos fallecidos:
Luisa María
4 - octubre - 1984
Miguel de Jesús
14 - mayo - 1997
Mario de Jesús
19 - febrero - 1998
Manuel de Jesús
11 - febrero - 2002
Muchas personas no cumplen los
Como
decíaintentan
al comienzo
de este
80, porque
durante
demahistórico,
el tiempoquedarse
corre y sólo
Dios40.
siado tiempo
en los
lo puede
detener.
Cuando
a los
70 la
Se dice
que a los
20 años
reina
añosvoluntad,
hice este adibujo,
creía que
los 30 elnoespíritu,
a los
llegaría
los80
“80”.
40 el juicio
y aalos
la experiencia.
Entre los numerosos
dones que Dios me ha regalado, quiero
agradecerle ahora en particular el don de la
MANUALIDAD y el don del ARTE, que me han
ayudado a transmitir alegría, comodidades
y belleza a tantas personas y lugares.
Aquí recuerdo algunas de
ellas:
El 26 de noviembre del 2003 y por
unos providenciales análisis, se
descubrió que yo padecía leucemia,
enfermedad que truncó la vida de
tres de mis hermanos.
Sin perder tiempo la hematóloga,
Dra. Liliana Fernández, comenzó un
tratamiento de quimioterapia que
duró hasta mayo del 2004, con seis
aplicaciones y resultados positivos.
Quedé completamente lampiño, perdí hasta las cejas y las pestañas,
pero al desaparecer el mal, todo se recuperó paulatinamente.
Éste es un inapreciable favor que el Señor, en su infinita bondad,
me concedió y que yo atribuyo también a la doctora, que me atendió
con tanto esmero y dedicación, y a las oraciones de todos mis
Hermanos, familiares y amigos que pidieron con fe.
Hno. Agustín Enciso
El 3 de septiembre de 2005 cumplí 50 años de haber hecho mis”Votos Perpetuos”, o sea, para toda
mi vida. Fue para mí un día de muchas emociones, pues durante la Misa concelebrada por el Sr.
Arzobispo y varios sacerdotes, a la que asistiron muchos alumnos, antiguos alumnos y amigos,
renové mis votos. En esa misma ceremonia se inauguró y bendijo el “techado multiuso”, al cual
le pusieron mi nombre y que tantos servicios ha prestado.
Deseo seguir disfrutando de mi vida de Hermano, la vida que Dios me ha regalado y sigue regalándome, aunque no quisiera que sea demasiado larga, para no ser una carga para los demás.
Todos los que desean llegar a viejos, muchas
veces después niegan que han llegado.
Siempre hay un niño en todos los hombres.
Vea
«MI SUEÑO ES MORIR JOVEN CON
UNA EDAD MUY AVANZADA»
Nos pudimos reunir en Miami en julio de 2008, para celebrar los “60” años de
graduados, muchos de este grupo fuimos compañeros desde 1º de Primaria.
Ya se pueden imaginar la alegría y la emoción de ese encuentro.
Me gusta la
persona en la que
me he convertido.
No voy a vivir
para siempre…
pero mientras esté
aquí, no perderé
tiempo en
lamentar de lo
que pudo ser,
sino diariamente
agradecer a Dios
por todo esto que
he recorrido.
Muy queridos
amigos:
Disfruten sus
años de vida y no
sufran por haber
perdido la
juventud si ya
pasó, vivan y
amen.
Todos Uds.
tienen un gran
valor para Dios,
y para mí
también.
Y aunque algunas veces me
desespero por mi cuerpo... las
arrugas, la joroba, las orejas,
la calvicie y la temblequera …
Y a menudo me sorprendo de
la persona vieja que vive en
mi espejo, no me preocupo de
estas cosas por mucho
tiempo…
Lo que sí no cambiaría son
mis sorprendentes amigos,
y mi maravillosa vida, por
un cuerpo musculoso y
menos canas, aunque ya
me quedan bien pocas.
Al envejecer, se me ha
agrandado ampliamente
el corazón .
Estos 80 años de nuestro compañero
Tintín hay que celebrarlos…
¡¡¡Que hay que
¿Qué dijo?
celebrarlos!!!
Descargar

Diapositiva 1