Aquella esquina del
tiempo
Autor y Narrador
Manolo Berriatúa
He vuelto a soñar contigo
en esa esquina del tiempo
que cada vez que la doblo
puedo creer en el cielo.
He vuelto a mirar tus ojos,
he vuelto a robarte un beso,
he vuelto a aplicar al alma
ese vector del ensueño.
La noche brotaba espesa
y oscura como un veneno,
con sus puñales de olvido
y su rejón de silencio.
La noche era puya larga
y banderillas de fuego,
una corona de espinas
taladrando mi cerebro.
Pero el rosario de horrores
se diluyó en un momento
cuando doblé de tu mano
aquella esquina del tiempo.
Y volví a las ilusiones,
y volví a los sentimientos,
a la dorada rutina
de escribirte algunos versos.
Volví a ser centauro joven
galopando contra el viento,
volví a ser el adalid
en las guerras de tu cuerpo.
Concupiscente unas veces,
otras veces, más sereno,
aquietado de ternura
o reventando de fuego.
La noche, bituminosa
sierpe de dientes leteos,
se ha enroscado en su negrura
y no ha logrado mordernos.
No pudo con tu cintura,
se estrelló contra mi pecho
y contra el muro inmutable
de nuestros mutuos deseos.
La noche, negror agudo,
alboreará en nuestros sueños
y por mucho que ennegrezca,
claudicará sin vencernos.
Jamás podrá doblegarnos
cuando juntos traspasemos,
en un viaje sin retorno,
aquella esquina del tiempo.
M. Berriatúa
Descargar

Aquella esquina del tiempo