El perdón y el amor es lo único que alivia y sana.
El perdón genera una sensación de absoluta libertad y armonía interior,
porque nos libera de sentimientos oscuros
que van enfermando nuestro cuerpo y nuestra mente.
Muchas enfermedades tienen que ver con el resentimiento,
que además impide que seamos verdaderamente felices.
Perdonar consiste en aceptar que cada persona es un misterio
y que cada uno evalúa los acontecimientos de la vida
según su educación, su historia, sus genes, sus estados de ánimo, etc.
Es necesario entender que los demás
no son como como nosotros queremos que sean.
Son como pueden… somos como podemos y no como queremos.
Por eso necesitamos también aceptarnos y perdonarnos.
Por esa razón, cuando necesites perdonar no dudes en abrir tu corazón
porque todos cometemos errores … somos humanos
y lo importante no es atarse al rencor,
sino aceptar que podemos equivocarnos.
Perdonar no significa que estés de acuerdo con lo que pasó,
ni que lo apruebes.
Tampoco significa volver a cualquier tipo de relación enfermiza,
destructiva o dañina.
Perdonar significa dejar de lado aquellos pensamientos negativos
que nos causaron dolor o enojo.
Es desearle a la otra persona lo mejor … desearnos lo mejor…
Y así florecer cada mañana en el amor!
Si deseas recibir archivos de Espiritualidad Católica
envía un correo a: [email protected]
con el título “Suscripción a Siembra Amor” .
Los archivos del mes puedes descargarlos en:
http://siembraconmigo.blogspot.com/
Servicio Gratuito con Fines Educativos
Descargar

Cuaresma