La Liturgia de hoy
enseña que Dios es
SEÑOR DE LA
VIDA.
Él VISITA a su
pueblo y lo libera
del pecado y del
sufrimiento.
Las Lecturas
ilustran esta
verdad:
DOS VIUDAS,
que han perdido a
sus hijos, fueron
consoladas por
Dios, a través de la
obra salvadora
de sus enviados.
En la 1ª Lectura, se nos presenta a la Viuda de Sarepta: (1R 17,17-24)
El Profeta Elías en Sarepta recibe hospedaje en la casa de una viuda.
El hijo de esa mujer está gravemente enfermo y muere.
Ella se siente doblemente angustiada:
por la pérdida del hijo y por considerarse culpable de la muerte.
- Elías toma al niño
en sus brazos, lo lleva
a la habitación superior,
donde ruega a Dios y le
comunica nuevamente la vida.
En seguida, baja y lo entrega
con vida a su madre.
Es la primera resurrección
que encontramos en la Biblia.
- Ante la muerte,
Elías y la mujer
tienen actitudes diferentes:
Ella pierde la esperanza,
se siente derrotada y
busca un culpable.
El profeta, en cambio,
cree en el Dios de la vida,
que no abandona al hombre
al poder de la muerte.
* Ante de una
muerte inexplicable,
o una desgracia,
también hoy, muchos
hablan de "castigos de
Dios" y dicen que Dios
manda las sufrimientos
para castigar los
pecados.
Otros recurren a
adivinos para descubrir
al culpable.
Quien se
comporta así
no tiene fe
en el Dios de la Vida.
Dios es bueno
y quiere la vida y
la felicidad de todos.
En la 2ª Lectura, Pablo se defiende de acusaciones recibidas.
El Evangelio, que está anunciando, no lo aprendió de los hombres,
sino que lo recibió por revelación del mismo Cristo. (Ga 1,11-19)
En el Evangelio,
tenemos a la Viuda
de Naín. (Lc 7,11-17)
Lucas describe un gran
acontecimiento humano:
el encuentro de la Muerte
y de la Vida.
+ Dos cortejos se
aproximan por los
caminos de Naín.
- Uno está formado por
Jesús y sus discípulos.
- El otro formado
por una madre viuda y
sus amigos, que llevan
un féretro a la sepultura.
- Delante de uno va Jesús, el resucitado, el vencedor de la muerte.
El otro va precedido por un cadáver.
- Uno representa a la comunidad cristiana radiante de alegría
junto a su "Señor", que la conduce a la vida.
El otro es símbolo de la humanidad que aún no ha encontrado
a Cristo: está en camino al cementerio y ve la muerte
como una derrota irreversible.
+ Los dos cortejos
se encuentran:
- El "Señor" SE COMPADECE
del dolor y las lágrimas de la madre viuda,
que representa a la humanidad abatida y desesperada,
detiene la marcha hacia la muerte y dice:
- a la Madre: “No llores más".
- al Hijo: "Levántate".
Lo que Él hace es señal
de la presencia de Dios:
El llanto se vuelve en
un canto de alegría,
los dos grupos se unen en
un único grito de
entusiasmo, todos glorifican
al Señor, exclamando:
"Un gran profeta
ha surgido entre nosotros.
Dios HA VISITADO
a su pueblo".
* La gran novedad
no ha sido la de retrasar la
muerte por algunos años,
sino que el hecho enseña
que la muerte ha sido
vencida definitivamente...
Jesús es el SEÑOR DE LA
VIDA.
Esta escena
se repite
todos los días:
- Hay grandes
cortejos llenos de
muertos, de muertos
que andan y se
mueven, pero no
tienen vida:
- Es el gran cortejo
de los desempleados,
de los drogados,
de los analfabetos,
de los sin-techo,
de los terroristas,
de los enfermos,
de los inválidos...
Cortejo que pasa todos los días a nuestro lado y no lo notamos.
- A su encuentro puede y debe ir otro cortejo,
formado de personas llenas de vida que acompañan a Cristo...
comprometidas en responder a la muerte con la vida.
- ¿En qué cortejo estamos?
- ¿Qué respuesta damos a los que caminan en el cortejo de la muerte?
Jesús no quedó indiferente ante el sufrimiento humano.
Como seguidores
de Cristo, debemos ir al
encuentro de los que sufren.
Si no podemos eliminar el
sufrimiento, podemos a lo
menos ser solidarios.
La presencia es siempre una
forma de ayudar a quien
pasa por dificultades...
Ante el milagro,
el PUEBLO exclamó:
"Un gran Profeta ha surgido
entre nosotros. Dios ha
visitado a su pueblo".
¿Podrá contar con
nosotros?
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS - 09.06.2013
MI DOMINGO
Con la Palabra de Dios
Meditada por: P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración: Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción: P. José Luis Uranga, CMF
Música: Ó morte onde está a tua vitória
Fr Luiz Turra
Paulus
Busca la dirección: http://www.buscandonovasaguas.com
Descargar

Slide 1