DIRECTORIO NACIONAL
DE PASTORAL FAMILIAR
CAPÍTULO I
MATRIMONIO FAMILIA Y VIDA
Nn. 1-61
CAPÍTULO I
MATRIMONIO, FAMILIA Y VIDA
1.
2.
3.
Anunciar, celebrar y servir el ‘Evangelio del matrimonio, la familia y la vida.
Somos el Pueblo de la vida
La familia, ‘santuario de la vida’
La Iglesia al servicio de la familia
El bien precioso del matrimonio y de la familia
‘El camino de la Iglesia es la familia’.
La misión de la Iglesia en la pastoral de la familia.
La relación en el amor verdadero es el fundamento natural, que tiene su
origen en la Trinidad y aporta fuerza y espiritualidad a la familia.
El modelo originario de la familia es Dios mismo, en su Misterio trinitario
El hombre, imagen de Dios Amor
Familia, íntima comunidad de vida y de amor
Cristo, Esposo de la Iglesia, y el sacramento del matrimonio
4.
La Sagrada Familia, icono y modelo de toda familia humana.
María, Solícita a las necesidades de la familia
José, el Varón justo; el esposo.
1.
2.
3.
4.
Jesús, enviado del Padre, envía a su
vez a los Apóstoles –y a través de
ellos a la Iglesia- a anunciar a los
pobres la Buena Nueva, o sea el
Evangelio (DNPF n. 1)
Evangelizar es la identidad, la dicha
y la vocación de la Iglesia (n. 1)
La evangelización compromete a la
Iglesia a participar en la misión
profética, sacerdotal y real del Señor
Jesús; de modo que lleva al anuncio,
la celebración y el servicio de la
caridad. Cada miembro de la Iglesia
lo hace según su carisma y
ministerio (n. 2)
El matrimonio, la familia y la vida
son parte integrante del mismo
Evangelio de Cristo Jesús. Proclamar
este Evangelio, es don y tarea para
cada uno de nosotros (n. 3)
5.
6.
7.
8.
Somos el pueblo de la vida porque: Dios Padre
nos ha dado la vida, se nos ha confiado el
Evangelio de la vida, hemos sido redimidos por
el Autor de la vida y somos renovados
interiormente por la gracia del Espíritu, que es
Señor y Dador de la vida (n. 4)
Somos enviados para estar al servicio de la vida
y de la familia (n. 5)
Somos enviados como pueblo: Es una
responsabilidad eclesial, que exige acción
concertada y generosa de todos, sin eliminar la
responsabilidad personal (n. 6)
Somos enviados a anunciar, celebrar y servir el
Evangelio del matrimonio, de la familia y de la
vida (n. 7)
9.
10.
11.
Anunciar: desde el primer anuncio del
Evangelio, luego en la catequesis y las
diversas formas de predicación, de
diálogo, de relación (n. 8)
Celebrar: en la liturgia, en los
sacramentos, en la oración, en los
eventos religiosos y civiles, en las
tradiciones y costumbres (n. 9)
Servir: en la acción pastoral a favor de la
familia y la vida en sus diferentes etapas,
en los centros de acogida, clínicas y
hospitales, en la participación educativa,
política, social (n. 10)
12.
13.
14.
15.
16.
La familia es comunidad de vida y amor, fundada sobre el
matrimonio para realizar su misión de custodiar, revelar y
comunicar el amor (n. 11)
La familia es santuario de la vida porque ahí Dios habita y
su don, el don de la vida, en ella se acoge, protege y
promueve desde la concepción hasta la muerte natural; por
eso la familia es insustituible para la edificación de la
cultura de la vida (n. 12)
La familia es iglesia doméstica porque en ella dos o más
personas se reúnen en nombre de Cristo Jesús (n. 14)
Las transformaciones de la sociedad y de la cultura han
afectado de muy diversas maneras a la familia (n. 15)
La familia fundada en el matrimonio es uno de los bienes
más preciosos de la humanidad; la familia es el primer y
más importante camino de la Iglesia (nn. 16-17.27.29)
17.
18.
19.
20.
21.
La Iglesia asegura la plena vitalidad, la
promoción humana y cristiana de la
familia, contribuyendo de este modo a la
renovación de la sociedad y del mismo
pueblo de Dios. El futuro de la
humanidad se fragua en la familia (nn.
20.26)
Maneras como la Iglesia engendra,
educa, edifica la familia cristiana (n. 21)
Para los esposos, el hijo es fruto de su
recíproca donación de amor, así como un
don para ambos (n. 22)
Maneras como los miembros de la familia
anuncian, celebran y sirven el Evangelio
de la familia y la vida (nn. 23-25)
Cristo mismo viene al mundo en el seno
de una familia; no sólo habla de la
familia, sino que nace y crece en una
familia (nn. 27.28)
22.
23.
24.
La familia es el referente existencial y relacional del ser
humano (n. 27)
La familia es imagen de Dios que en su misterio más íntimo
no es una soledad, sino una familia, formada por el Padre, el
Hijo y el Espíritu Santo.
El ser humano es imagen y semejanza de Dios. La comunión
de las personas, la comunión conyugal, la comunión familiar
derivan del “nosotros trinitario” (nn. 33-34). Esto lo vive en la
vocación al amor, tanto en el matrimonio como en la
virginidad (nn. 37.39.44-45)
25.
26.
27.
28.
Por eso en los seres humanos
hay distinción, igualdad y
complementariedad (nn.
38.40.41-43), concretamente
en la sexualidad.
Para la familia, es fundamental
remontarse al “principio” del
gesto creador de Dios (n. 46)
Cristo Jesús, Esposo de la
Iglesia. Teología de la Carta a
los Efesios (5, 21-33) (nn. 4751).
El matrimonio como
sacramento (nn. 52-55).
29.
La Sagrada
Familia,
prototipo y
modelo de las
familias, que se
encuentran en el
centro de la
gran lucha entre
el bien y el mal
(n. 56)
30.
La Virgen María:
esposa y madre;
silencioso testimonio,
dedicación, atención y
cuidado; corazón lleno
de ternura y amor;
sabe ver más allá de
las apariencias festivas
o del desconcierto;
suplica a favor de
otros; tiene confianza
absoluta en Jesús,
orienta para que se le
escuche y se ponga en
práctica sus palabras
(nn. 57-59)
31.
José: varón
justo; silenciosa
fidelidad; atento
a la propia
vocación y a la
vocación de su
esposa; custodia
y ayuda a crecer
al Verbo de Dios
encarnado (n.
60-61)
Descargar

DIRECTORIO NACIONAL DE PASTORAL FAMILIAR