Sonidos del español (consonantes)
Para mejorar la dicción
• Se trata de evitar unas pronunciaciones
vulgares y otras pedantes o empalagosas.
• Hay que huir tanto de la vulgaridad como de la
afectación.
• Ejemplos de pronunciaciones vulgares (Gómez
Torrego, 1989)
•
•
•
•
indición (por inyección)
paralís (por parálisis)
diabetis (por diabetes)
palmá (por palmada)...
• Ejemplos de afectación
vivir, voluntad... con[v] labiodental sonora,
idéntica a la <v> francesa
terminado, elaborado... con una <d> fuerte y
plena, en lugar de una fricativa relajada, como
es la norma castellana general
Oclusivas y aproximantes
• Las consonantes oclusivas del español
presentan, en sus dos series sordas y sonoras,
una estrecha relación con la serie de las
aproximantes, en las tres localizaciones
comunes:
Bilabial
p
Dental
b
β
t
Velar
d k
δ
g
γ
• Gradación de tensión
+
—
________________________________________________
sordas  oclusivas sonoras  aproximantes sonoras
p
t
k
b
d
g
β
δ
γ
<p>, <b>
• Atención a la posición implosiva. Las consonantes en sílaba
trabada (la que termina en consonante y no en vocal) suelen
confluir, ya que las sordas tienden de manera natural a la
relajación, pues el esquema silábico preferido del español es
la sílaba libre CV, pero en no pocos casos la supresión resulta
extraña: autopsia, eclipse, hipnotizar, pepsicola, dioptría,
fórceps. Tampoco es recomendable la supresión cuando se
trata de una obstruyente sonora en posición implosiva:
abstracto, absorber, observar, obsesión, objeto, obstáculo. En
los comienzos de palabra obs+consonante o subs+consonante
sí conviene la reducción a ob- y sus-, también aceptadas en la
grafía: oscuridad, sustantivo, sustrato.
<c, qu, k>, <g, gu>
• La oclusiva velar en posición implosiva pronunciada como
fricativa interdental sorda se considera vulgar. Lo adecuado es
una realización fónica entre [k] y [g], una especie de sonido
velar aproximante más o menos ensordecido; la
pronunciación de un sonido [k] pleno podría resultar afectada.
Ejemplos: abstracto, directo, rector, Víctor, Héctor, afectar,
doctor, eructo, conflicto. La supresión de la consonante resulta
muy marcada desde el punto de vista dialectal, por lo que
suele rechazarse. Lo mismo cabe decir para los ejemplos con
la consonante sonora, para los que no es aceptable ni la
pronunciación como [x] o [θ] ni la supresión: dogma, ignorar,
cognitivo, dignidad, fragmento, repugnante, Ignacio.
<cc>
• Téngase en cuenta que la pronunciación de la grafía <-cc->
puede presentar también dificultades en el mismo sentido
apuntado para <-ct->; en estos grupos, hay una frontera
silábica entre las consonantes y la que está en posición más
débil, la primera, recibe pronunciaciones variadas que suelen
considerarse vulgares. La recomendación es siempre producir
un sonido [g] relajado y algo ensordecido. Ejemplos:
abstracción, atracción, accidente, infracción, corrección,
lección, satisfacción. Atención a las ultracorrecciones
frecuentes y a las confusiones debidas al parentesco gráfico y
fónico (adición/adicción).
<x>
• La confluencia de [ks], que se corresponde con la grafía <x>, puede
dar lugar también a pronunciaciones afectadas y vulgares. Cuando
la grafía <x> está entre vocales no debe reducirse a cero el sonido
[k], ya que se considera vulgarismo. La pronunciación adecuada en
un registro formal será la de una [k] relajada, más suave que la de la
posición inicial: taxi, éxito, examen. Sin embargo, cuando la <x>
precede a otra consonante admite las dos pronunciaciones, con
mantenimiento de [k] o con reducción: expectativa, éxtasis,
extranjero, explícito. La preferencia por una pronunciación sin
elisión de [k] puede provocar ultracorrecciones fónicas y gráficas.
• Recuérdese que la grafía <x> en México, Texas, Oaxaca se pronuncia
como [x], un sonido fricativo velar sordo, y no como [ks].
<t>, <d>
• También las dentales confluyen en sílaba
trabada: atmósfera, etcétera, adquirir,
admisión. Como en el resto de los casos, se
considera vulgar la realización como fricativa
sorda.
• Hay vacilación en las palabras como atlas,
atlético, Atlántico. Según Gómez Torrego, es
preferible separar [t] y [l] en sílabas
diferentes.
• La grafía <-d> en posición final de palabra ofrece el
vulgarismo fónico de la realización como fricativa
sorda, bastante frecuente en algunos hablantes
cultos, pero no tolerado en los medios audiovisuales
de carácter informativo ni en la locución documental:
Madrid, verdad, soledad, usted. Conviene evitar
también la reducción a cero del sonido final, a no ser
que se trate de una posición final absoluta (antes de
pausa), en la que es más aceptado.
• Cuando va entre vocales, el sonido
consonante escrito <d> tiende a la relajación y
llega a suprimirse en la terminación -ado de
los participios en el habla relajada de
situaciones poco formales. Lo recomendable
para una dicción cuidada es pronunciar un
sonido relajado aproximante, ya que una
realización más tensa resulta afectada:
terminado, finalizado, consensuado.
Fricativas
• Todas tienen la variante sonora ante
consonante sonora, menos frecuente en unos
casos que en otros: hazme [θ], asno, musgo
[z], Afganistán, Dafne [v]. Esta última
concurrencia es muy reducida en español
debido a la escasa existencia de f en sílaba
trabada, menor ante consonante sonora.
Seseo generalizado
• En la mayor parte del mundo hispanohablante no
se hace distinción entre [s] y [θ], en todos los
casos se pronunica [s].
• La fricativa interdental sorda existe en gran parte
de la España peninsular: ambas Castillas, Madrid,
Murcia, la Andalucía no seseante, el occidente de
la Comunidad Valenciana, todo el Norte y Aragón,
así como en Cataluña y Baleares (aunque no
forma parte del inventario fonético del catalán).
Fricativa palatal sorda
• La fricativa palatal sorda es propia del español
rioplatense, podríamos decir que está en igualdad de
condiciones que la interdental sorda, que tiene un
número de hablantes reducido. Sin embargo, la
importancia de cada una en el estándar es diferente.
• Este sonido puede escucharse en algunos
extranjerismos como show, sushi, y algunos más
procedentes del inglés, aunque no solo, flash, sherpa,
sheriff, shopping, short, para los que se suele indicar
que se pronuncian con <ch> suave, con <ch> o con <s>.
Las soluciones propuestas por la RAE son variadas.
Sobre nasales, laterales y vibrantes
• Aspectos articulatorios comunes.
• Nasales: se acomodan siempre, en posición
implosiva, a la zona de articulación de la consonante
que les sigue (empezar, anfitrión, encestar, interior,
ansia, concha, canguro).
• Laterales: en posición implosiva ocurre lo mismo
(alzar, caldo, salsa, colcha).
– Téngase en cuenta que la mayor parte del mundo
hispanohablante es yeísta.
• Vibrantes: en posición implosiva alternan [r] y [l] en
hablas populares de algunas zonas.
Seis normas para la pronunciación en los
medios de comunicación masiva
• a1. [las estréyas parésen espéxos]
• a2. [las estréyas parésen espéxos]
• b1. [lah ehtréyah paréseŋ ehpéhos]
• b2. [las ehtréžas parésen ehpexos]
• b3. [las ehtréyah parésen ehpexos]
• c. [las estréyas paréθen espéxos]
Ejemplo de texto transcrito
Descargar

Diapositiva 1