Yo me llamo Rosalía y quiero
Y yo me llamo Milagros. Soy la
soy Charo,
resaltar la alegría que siento del mujer de Félix, Yo
también soy
Hola. Soy el marido de Concha
y es
la mujer
y sigode
poder formar parte de la familia maestra y he crecido
Me llamo
Miguel
creciendo
calor
de “M.Ángel,
Carmen
una
maravilla estar
en alun
grupo
que
concepcionista.
Miguel
Ángel y soy el
Sallés” y de esta fabulosa familia
soy doctora y
y los ideales
maridodisfruta
de Charo.con la fe
concepcionista.
quiero deciros
Somosconcepcionistas.
los últimos
en llegar a este
Pues yo soy
la es y
queM.esto
Yo Concha,
soy
Rosario
grupo pero estamos
mujer de Adrián.
Soy de regar
me vida.
encargo
Hola a todos.
Yo me
llamo
igual de bien como
concepcionista
hasta
laeste
el espíritu
de
Félix,
soy el marido
de
los primeros.
médula
y trabajo
como
fantástico
grupo
Milagros, soy maestro ypara
profesora que
en elesté
Colegio
siempre
en estos momentos
Concepcionista
de
Princesa
fuerte,
fresco
yelse
colaboro
y coordino
en Madrid,
donde
también
desarrolle
firme en la
Centro
Juvenil
“Carmen
están Sallés”;
mis fe.
hijos,
y essiguiendo
siempre una
los pasos
deymi
familia.
alegría
una
recarga de
energía el poder formar
TODOS
parte de esta familia
CONCEPCIONISTAS.
concepcionista.
HISTORIA DE UN GRUPO
La historia del Grupo del MLC que presentamos no es corta y lleva ya en sí mucha
vida. Puede parecerse a la vida de un río. Nace, discurre por distintas tierras, a
veces casi desaparece y hasta puede dar la sensación que se seca pero vuelve a
resurgir, toma caudal, se enriquece con las aguas de diferentes afluentes y sigue
caminando hacia la desembocadura que siempre es el mar, aunque se perciba
muy lejos y no conozca el futuro discurrir del mismo.
Así como el discurrir de un río nos hemos ido encontrando y uniendo desde
distintas situaciones personales, pero con un anhelo común: beber del agua del
carisma concepcionista.
¿Quiénes somos?
Si entramos en la página web del MLC y abrimos el Grupo de M. Rosario podemos
encontrar muchos nombres. Hemos idos abriendo las puertas a los que llegaban
y despidiendo a otros que por diferentes motivos no pueden estar actualmente
presentes en el grupo, pero que se sienten vinculados al mismo. Así han
pertenecido y pertenecen varias parejas de matrimonios; actualmente están
Milagros y Félix, Concha y Adrián, Charo y Miguel Ángel y estuvieron con
nosotras María Sánchez y Marisa que al contraer matrimonio y desplazarse lejos
de Madrid no pueden asistir, pero con los que nos sentimos muy vinculados.
Desde el comienzo de la vida del Grupo estuvieron Yolanda, que viene desde
Barcelona, Conchi, Rosalía, y muy reciente ha sido la incorporación de Mª Jesús.
Así como la vida misma y siguiendo la metáfora del río, nuestro Grupo va
tomando diferentes tonalidades.
¿Qué hacemos?
En principio reunirnos, compartir inquietudes y vida y tratar de formarnos poco a poco
en el carisma concepcionista con diferentes temas del mismo, tratando de tener la
Palabra de Dios muy presente que nos alimenta, sobre todo en los tiempos litúrgicos
fuertes: Adviento – Navidad; cuaresma – Pascua.
Nos reunimos normalmente los domingos ya que las variadas actividades profesionales
de cada uno impiden reunirnos en días lectivos. El momento y tiempo del encuentro lo
consensuamos para que podamos participar el mayor número posible, lo cual nos exige
con frecuencia sacrificios que aceptamos con gusto. Comenzamos haciéndolo en la
Casa de Madrid Princesa y actualmente lo solemos hacer en la Casa General de
Sánchez Guerrero.
Todos tenemos un compromiso apostólico como piden nuestros Estatutos, comenzando
por nuestra vida familiar y laboral y muy cercanos a la Misión concepcionista, otros
pertenecen al claustro de profesores, en Equipos de Pastoral, coordinan y animan el
Centro Juvenil de Madrid Princesa, etc.
¿Nos alimenta el Grupo en nuestra persona vida personal, familiar, profesional?
La respuesta la da cada uno con su vida.
Por ejemplo dice Marisa, una de las que viven lejos;
“El M.L.C. Me aporta tanto en mi vida personal como profesional, procuras seguir en
contacto con algo que ves que te engancha, desde la distancia se ven las cosas de otra
manera y valoras aquello que te llena y que ves que necesitas para seguir ¡Adelante
siempre Adelante!”.
Para Concha y Adrián:
“Para nosotros el M.L.C. Es una comunidad de vida en la que compartimos las
dificultades y la belleza de lo que somos y vivimos para que bebiendo juntos del Amor
de Cristo y del Carisma Concepcionista podamos ser instrumentos del Amor de Dios,
allá donde estemos”.
Para Miguel Ángel:
“Id por el mundo y proclamad el Evangelio” ¿Se puede hacer sin una comunidad? Yo
hoy puedo”.
Para Charo:
“Sólo con la experiencia de Dios y de personas como Carmen Sallés se puede cambiar
el mundo”.
Descargar

Diapositiva 1