30º domingo del Tiempo Ordinario
29 de Octubre de 2006
Ciclo B
Iglesia de San Pedro - Jope
Del Evangelio de San Marcos 10, 46-52
En aquel tiempo, al salir Jesús de Jericó... ...el ciego Bartimeo,
el hijo de Timeo, estaba sentado al borde del camino, pidiendo
limosna. Al oír que era Jesús Nazareno, empezó a gritar: "Hijo
de David, Jesús, ten compasión de mí." ... Jesús se detuvo y
dijo: "Llamadlo." ... Soltó el manto, dio un salto y se acercó a
Jesús. Jesús le dijo: "¿Qué quieres que haga por ti?" El ciego le
contestó: "Maestro, que pueda ver." Jesús le dijo: "Anda, tu fe
te ha curado." Y al momento recobró la vista y lo seguía por el
camino.
Palabra del Señor
CEGUERA
Dame, Señor, tu mano guiadora.
Dime dónde la luz se esconde.
Dónde la vida verdadera. Dónde
la verdadera muerte redentora.
Que estoy ciego, Señor, que quiero ahora
saber. Anda, Señor, anda, responde
de una vez para siempre. Dime dónde
se halla tu luz que dicen cegadora.
Dame, Señor, tu mano. Dame el viento
que arrastra a Ti a los hombres desvalidos.
O dime dónde está para buscarlo.
Que estoy ciego, Señor. Que ya no siento
la luz sobre mis ojos ateridos
y ya no tengo Dios para adorarlo.
JORGE LÓPEZ
DIOS ENTRE LA NIEBLA
¿Amas a Cristo?
¿Deseas ver la luz que es Cristo?
¿Te esfuerzas en sanar el ojo del corazón si te impide ver a Dios?
¿Qué es lo que perturba al ojo de tu corazón?
Señor: ¡auméntanos, la fe, la esperanza y el amor!
José Miguel, Aitor y Ana
Descargar

Diapositiva 1