Hacia el Domingo XVI ORDINARIO
HACIA EL DOMINGO XV ORDINARIO
Para Orar Cada Día
el Evangelio del Domingo Próximo
Del Lunes 14 al Domingo 20 de julio de 2014
Hacia el Domingo XVI Ordinario
Orar en el Corazón del Mundo: Por la fraternidad
 Niños Sembradores
Orar en la Casa: Semillas de Contemplación
Centro de Espiritualidad Apostólica San Pablo
[email protected]
Traducción y Adaptación de Vers le Dimanche
editado por Christ Source de Vie, Toulouse
1
Evangelio de Jesucristo según san Mateo
Capítulo 13, versículos 24-30 (lectura breve)
“Y les propuso otra parábola: «El Reino de los Cielos se
parece a un hombre que sembró buena semilla en su
campo; pero mientras todos dormían vino su enemigo,
sembró cizaña en medio del trigo y se fue. Cuando creció el
trigo y aparecieron las espigas, también apareció la cizaña.
Los peones fueron a ver entonces al propietario y le
dijeron: «Señor, ¿no habías sembrado buena semilla en tu
campo? ¿Cómo es que ahora hay cizaña en él?
2
Él les respondió: «Esto lo ha hecho algún enemigo».
Los peones replicaron: «¿Quieres que vayamos a
arrancarla?». «No, les dijo el dueño, porque al
arrancar la cizaña, corren el peligro de arrancar
también el trigo. Dejen que crezcan juntos hasta la
cosecha, y entonces diré a los cosechadores:
Arranquen primero la cizaña y átenla en manojos para
quemarla, y luego recojan el trigo en mi granero».
3
LUN 14
MAR 15
El Reino es como
Para hablar del Reino de Dios, Jesús cuenta una historia.
Utilizando imágenes, se asegura de llegar a un gran
público. En este Reino sucede algo dinámico. La gente
actúa al cabo del tiempo. Hay intereses contrarios que se
manifiestan y quieren hacer fracasar a la vida que tan solo
quiere surgir y crecer. Nada es fácil. ¿Acaso este reino no
se parece a lo que sucede a nuestro alrededor en esta
tierra? Es un paisaje que nos es familiar. Sabemos bien
que la vida está mezclada. Señor, el día de hoy, abre mis
ojos a lo que me rodea, a los detalles de la vida cotidiana,
para descubrir en ella tu Reino.
De día, la buena semilla
Este Reino es comparable a un hombre que sembró
buena semilla en su campo. El Reino es alguien que
esparce la vida para que germine, se vuelva fecunda y se
multiplique. No es un lugar sino una acción. Este hombre
actúa en pleno día, al descubierto, a la vista y a
sabiendas de todos. No tiene nada que ocultar. Confía en
la tierra, le confía la semilla para que esta germine en su
momento. Señor, el día de hoy, abre mis oídos para que
perciba lo que trata de nacer en los desgarramientos del
mundo y en el corazón de los hombres.
4
MIÉ 16
5
JUE 17
De noche, la cizaña
Este campo no es propiedad privada del hombre. Otros
tienen acceso a él. Es por ello que cualquiera puede
entrar y cometer una infracción sembrando malas
semillas. Pero de noche, para no ser vistos ni
reconocidos. La cizaña se mezcla con la buena semilla y,
sin embargo, no le impide crecer. Las buenas y malas
hierbas aparecen juntas. Misteriosa presencia del mal
que se abre camino en medio de nuestras vidas y que
tanto trabajo nos cuesta aceptar. Señor, el día de hoy,
abre mi corazón para que yo identifique y distinga
claramente en mi vida lo que frena el avance de tu Reino.
6
El señor
Al hombre del que se habla se le llama “señor”. Hay
siervos pero él es quien siembra. Ellos miran y vigilan
solamente lo que surge con miras a la cosecha. Vigilan las
semillas. Defienden los intereses de su señor y entran en
diálogo con él para advertirle lo que han notado. ¿Acaso
este señor no nos recuerda a Dios mismo que salió a
sembrar su palabra a profusión y que no cosecha en la
medida de sus esperanzas? Señor, el día de hoy, abre mis
labios para que te dirija la palabra y te exprese mi
confianza pase lo que pase.
7
VIE 18
SÁB 19
El enemigo
A la inversa, el enemigo está solo. Ante sus peones, el señor
relativiza su acción: «Esto lo ha hecho algún enemigo». No dice: “Es
mi enemigo”, sino que permanece impersonal. El enemigo no tiene
ni rostro ni palabra. Su actuar mortífero no abre al diálogo y al
intercambio. Simplemente quiere impedir la vida y oponerse a la
acción del señor imitándolo. Señor, el día de hoy, abre mi espíritu a
la inteligencia de tu Reino para recibir serenamente al mundo tal
como me es dado.
Hasta la cosecha
A los cosechadores les toca cosechar, y no a los peones. En una
palabra, no somos amos del juicio. Solo Dios lo es. Nos pide ser
pacientes frente al mal presente a nuestro alrededor sin prejuzgar
con nuestras fuerzas, aceptar permanecer en la fe con nuestras
preguntas sin respuesta y creer que este mal será totalmente
vencido al final de los tiempos. Nosotros colaboramos con el trabajo
de Dios. Señor, el día de hoy, abre todo mi ser a la esperanza pues
tú has vencido al enemigo y aniquilado a la muerte a través de tu
muerte y tu resurrección.
9
8
DOM 20
Como buena semilla
Cristo es la semilla que cae a la tierra, que muere y luego produce
fruto a uno por cien. Él se va para que suba su pueblo y la vida
triunfe definitivamente sobre la muerte. Durante la eucaristía de este
domingo, recibamos este pan que se nos ofrece, recibamos a Cristo
que se da a nosotros a fin de que seamos creyentes en este mundo y
luchemos contra la adversidad con valor y tenacidad. Nosotros
creemos que solo Dios es vencedor de este mal que nos afecta y que
amenaza con desalentarnos en los momentos en que el combate se
vuelve más arduo. Señor, el día de hoy, concédenos tener confianza
al Espíritu que habita en nuestros corazones y que nos enseña a orar
a la manera de los hijos e hijas de Dios.
10
Orar en el Corazón del Mundo
con el Papa Francisco
Oremos
para que la práctica
del deporte sea siempre una
ocasión de fraternidad y de
crecimiento humano.
11
Niños Sembradores
ORAR EN LA CASA
¡Los niños y las niñas somos tus manos para sembrar la paz!
Donde hay odio, sembramos amor Donde hay peleas,
sembramos perdón Donde hay mentiras, sembramos
verdad Donde hay miedo, sembramos fe
Donde hay desánimo, sembramos esperanza Donde hay
injusticia, sembramos solidaridad Donde hay tristeza,
sembramos alegría
Queremos ayudar siempre a los demás, comprender aunque
no nos comprendan y amar aunque no nos amen .Porque
cuando damos es cuando más recibimos cuando
perdonamos somos libres y nos sentimos en paz, y viviendo
junto a ti nos sentimos más felices.
SEMILLAS DE CONTEMPLACIÓN
“La caridad no es una cosa
tremendamente fantástica. Es
simplemente amor”
“Tenemos que elegir la vida, siempre”.
¡Gracias por hacernos Sembradores y Sembradoras de Paz!
12
ORAR EN LA CASA
“La necesidad de contemplativos es genuina y
antigua, y todavía esta vigente”
13
“También apareció la
cizaña”
San Mateo 13, 26
“En tanto que cristianos, no deberíamos ser tan
religiosos. Es el amor lo que nos hace trascender la
religiosidad”
14
15
Buena semilla, cizaña, hermosa espiga de trigo y mala
hierba. Es lo que vemos en los campos en verano. Todo
está mezclado. Como en nosotros, donde lo mejor se
junta con lo peor. Donde somos blancos y negros, donde
nuestro pecado va de la mano con nuestros bellos
sentimientos y hermosas acciones.
¿Debemos separarlo? Es difícil. La parábola nos lo explica
bien. Pero podemos estar vigilantes y velar por que sea
con mayor frecuencia lo bueno lo que gane, la buena
semilla sobre la cizaña, para facilitar la cosecha. Para
mantener esta vigilancia, no hay nada como sumergirse
en la oración. Ella alimenta nuestra esperanza de ver una
cosecha abundante y generosa para todos.
16
17
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
18
________________________________
________________________________
________________________________
________________________________
19
Descargar

Diapositiva 1