LA LECCIÓN DEL ÁGUILA
El águila es el ave que posee
la mayor longevidad de su especie.
Llega a vivir 70 años.
Se dice que para llegar a esa edad ,
a los 40 años de vida tiene que tomar
una seria decisión.
A los 40 años,
sus uñas,
curvas y flexibles, no consiguen agarrar
a las presas de
las que se
alimenta.
Su pico, alargado y puntiagudo, también
se curva.
Apuntando contra el pecho, están las alas
envejecidas y pesadas por las gruesas
plumas. ¡Volar a esta edad es muy difícil!
Entonces, el águila
tiene sólo dos
alternativas:
morir...
ó
enfrentarse a un
doloroso proceso
de renovación que
durará 150 días.
El proceso consiste en volar hacia lo alto de una
montaña y refugiarse en un nido, próximo a una
pared, donde no necesite volar.
Apenas encuentra ese
lugar, el águila comienza
a golpear con su pico la
pared, hasta conseguir
arrancárselo.
Una vez arrancado,
debe esperar a que
nazca un nuevo
pico, con el cual
después va a arrancar sus viejas uñas.
Cuando las nuevas
uñas comienzan a
nacer, prosigue
arrancando ahora
sus viejas plumas.
Así, después de cinco meses, sale victoriosa para su famoso vuelo de renovación y de
revivir. A partir de entonces dispone de ...
30 años más.
El águila nos enseña algo que puede ser interesante.
En nuestra vida, no es raro que llegue un día en que
nos debamos plantear un proceso de renovación.
Para seguir volando en un vuelo de victoria, debemos
desprendernos de recuerdos, de costumbres y otras
rutinas que nos han causado dolor y problemas.
Libres del peso del pasado, podremos aprovechar lo
valioso de la vida que aún nos resta. ¿Otros 30 años?
Dios quiere que vivamos. Amar la vida es amar a Dios
Descargar

El Aguila