Por los caminos del alba,
al irse la noche oscura,
enfilando la montaña
camina la Virgen pura.
Transporta a Cristo en su seno
y su sonrisa es de cielo.
Llegando ya a Ain Karén
saluda con gozo inmenso
a su parienta Isabel
entre un murmullo de besos.
Salta de alegría Juan
en el seno de Isabel
aumentando el parabién
por el Dios hecho mortal.
Qué gozo de eternidad
juntar el cielo y la tierra
en doble maternidad
en mujeres nazarenas.
Entre tanta algarabía
callado está Zacarías
viendo tantas maravillas
hechas por Dios en María.
El buen hombre reza y calla
y oye de María el salmo
que, con emoción, ensalza
al Dios que nos ha creado.
Por los caminos del alba
vuelan palomas festivas
escribiendo pentagramas
a ritmo de Avemarías.
Por los caminos del alba,
camina la Virgen Santa
rebosante de alegría.
Por los caminos del alba
Por los caminos del alba,
al irse la noche oscura,
enfilando la montaña
camina la Virgen pura.
Transporta a Cristo en su seno
y su sonrisa es de cielo.
Llegando ya a Ain Karén
saluda con gozo inmenso
a su parienta Isabel
entre un murmullo de besos.
Salta de alegría Juan
en el seno de Isabel
aumentando el parabién
por el Dios hecho mortal.
Qué gozo de eternidad
juntar el cielo y la tierra
en doble maternidad
en mujeres nazarenas.
Entre tanta algarabía
callado está Zacarías
viendo tantas maravillas
hechas por Dios en María.
El buen hombre reza y calla
y oye de María el salmo
que, con emoción, ensalza
al Dios que nos ha creado.
Por los caminos del alba
vuelan palomas festivas
escribiendo pentagramas
a ritmo de Avemarías.
Por los caminos del alba,
camina la Virgen Santa
rebosante de alegría.
Descargar

Por los caminos del alba