Uno de los malhechores
le insultaba:
“¿No eres tú el
Cristo?
Pues ¡sálvate a ti
mismo y a nosotros!”
Pero el otro le respondió.
“¿No temes a Dios, tú que sufres la misma condena?
Y decía:
“ Jesús, acuérdate de mí
cuando vengas con tu Reino”.
(Lc 23,39-43)
Así termina Giovanni Papini su“Historia de Cristo”.
“Viniste la primera vez para salvar,
 para salvar naciste;
 para salvar hablaste;
 para salvar quisiste ser
crucificado;
 tu arte, tu obra, tu misión,
 tu vida es de salvación.
Y nosotros tenemos hoy,
en estos días tristes y
calamitosos,
en estos años que son una
condensación,
un acrecimiento insoportable
de horror y de dolor;
Tenemos necesidad,
sin tardanza, de ser
salvados”.
Esta plegaria en la fiesta de Cristo Rey,
no es una confesión de derrota sino un grito
de esperanza.
En su muerte, Jesús sigue siendo bandera discutida
y signo de contradicción.
Para un malhechor,
la muerte de Jesús era un fracaso y un insulto.
Ni se salva Él ni puede salvar a otros.
Nadie agoniza pidiendo
el perdón de Dios para
los que lo matan.
“ Acuérdate de mí cuando llegues a tu reino”
Jesús le responde desde un mesianismo
anunciado y ahora demostrado:
“Te lo aseguro:
hoy estarás conmigo
en el paraíso”.
“Este es el Rey de los judíos”
A él se orienta la esperanza
de su pueblo.
Los que hemos descubierto en
Él la plenitud
de las promesas,
sabemos que su mensaje puede
cambiar nuestro mundo.
“Este es el Rey de los judíos”
El que no quiso reinar
desde el poder
sino desde el servicio
nos invita a vivir en su reino
de la verdad y de la vida,
 de la santidad y de la gracia,
 de la justicia,
 el amor y la paz.
Cristo Salvador, te confesamos cada
día como nuestro Dios y Señor,
nuestro rey y pastor.
Venga a nosotros tu reino. Y haz que
todos los hombres reconozcan la
grandeza de tu mensaje y el sacrificio
de tu vida. Amén.
José Román Flecha Andrés
Palabra del Señor, Salamanca , Editorial.Secretariado Trinitario,2007
Presentación:
Antonia Castro Panero
Descargar

Diapositiva 1