Esperanza de Luz
El Santuario israelita contenía un candelabro con
siete lámparas para iluminar el ambiente y enseñar
algo importante acerca del plan de salvación.
La creación del mundo empezó con la creación de la luz: “Haya luz” fue
la orden divina, y la tierra oscura y caótica comenzó a tomar forma al
iluminarse.
La luz en el Santuario simbolizaba la presencia divina y
señalaba a Jesucristo, la Luz del mundo.
En la Biblia,
la luz es un símbolo usado
en relación a Cristo.
Isaías se refirió al Mesías como la
luz:
“El pueblo que andaba en tinieblas
vio gran luz, los que moraban en
tierra de sombra de muerte, luz
resplandeció sobre ellos”.
Isaías 9:2.
“Otra vez Jesús les habló
diciendo: ‘Yo soy la luz del
mundo; el que me sigue, no
andará en tinieblas, sino que
tendrá la luz de la vida”.
Juan 8:12.
Esa es una declaración muy valiente de parte de Jesús:
“Yo soy la luz del mundo”.
¿En que sentido Jesús es la luz del mundo?
¿Cómo puede Jesús traer luz y vida a cada persona en
este mundo?
En la Biblia, la luz representa la
presencia divina y la salvación.
La luz que emana de Cristo revela,
sana e ilumina:
Revela nuestra condición, sana
nuestros males e ilumina nuestro
camino.
La Luz Revela
Jesús dijo que las personas no aman la luz.
“Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la
luz y no vienen a la luz…”
Juan 3:20-21.
Así también sucede con nuestro corazón: si
no tenemos a Jesús, la luz del mundo, en
nuestro corazón, éste queda oscuro y se
convierte en abrigo para malos
pensamientos y malas intenciones.
Así, la luz nos ayuda a ver lo
que está equivocado en
nuestra vida para que
podamos corregirlo.
Usted necesita la luz de Cristo para ver lo
que debe ser cambiado y transformado
en su vida.
Es posible que tenga malos hábitos que
deben ser abandonados.
La Palabra de Dios, promete que
cuando recibimos la luz de Cristo en
nuestro corazón, las tinieblas son
expulsadas de nuestra vida y
somos transformados.
“Porque Dios, que mandó que de
las tinieblas resplandeciese la luz,
es el que resplandeció en nuestros
corazones, para iluminación del
conocimiento de la gloria de Dios en
la faz de Jesucristo ”
2 Corintios 4:6
La Luz Sana
La luz es esencial en nuestra vida diaria. Una
persona normal no desea estar en un lugar
oscuro, a no ser que sea para dormir.
“Mas a vosotros los que teméis mi
nombre, nacerá el Sol de justicia, y en
sus alas traerá salvación; y saldréis, y
saltaréis como becerros de la
manada”.
Malaquías 4:2
La Luz Guía
Como la luz del mundo, Jesús es
nuestro guía.
Él no sólo nos muestra el camino, que
nos aparta de la oscuridad, sino
también nos ofrece su consejo
siempre que necesitamos tomar una
decisión importante.
El medio fundamental que
Cristo utiliza para esparcir
sus rayos de luz sobre
nuestro camino es su
Palabra, la Biblia.
Salmo 119:105
Algunas personas quieren cambiar la Biblia para que se
ajuste a su modo de vida.
En Cristo no hay ningún
problema imposible de
resolver.
Por más difícil que sea, Él
nos da el poder para
enfrentar la situación y salir
victoriosos.
Jesús es el faro, ¡Sígalo!
¡Jesús es la luz! Siga su camino.
Esa es la luz que revela, inspira y guía nuestra vida
en el camino de la
verdad.
Descargar

Slide 1