Un año más el Adviento nos sitúa ante
nosotros y ante la realidad con una actitud
nueva: con ESPERANZA.
Adviento es estar
¡ATENTOS al Señor que viene!
No es simplemente un momento
del Año Litúrgico.
¡¡¡ Es un tiempo de esperanza !!!
Adviento es mirar hacia los días próximos,
hacia delante, más que hacia atrás.
Adviento es alegría, gozo contenido vibrando
con algo que casi tocamos con nuestras
manos:
La presencia liberadora de Dios Salvador en
nuestras vidas.
Es un mirar a Jesús que vino en la historia para
enseñarnos a vivir humana y divinamente.
Que viene en cada pobre y necesitado
y vendrá al final de los tiempos
como Él nos prometió.
NUESTRA ESPERANZA ES
despertar,
NUESTRA ESPERANZA ES
limpiar nuestros sueños de
conquistas y sentirse
conquistado por el Señor.
Año tras año, al llegar el Adviento,
oímos que es un tiempo de cambio y preparación.
Pero, ¿cambia “algo” en nuestra vida?
NUESTRA ESPERANZA ES abrir los ojos
y ver que Dios, desde siempre,
está a nuestro lado
NUESTRA ESPERANZA ES abrir los ojos
y ver y oír en Jesús, en el Jesús de Belén,
una palabra de amor infinito para
nosotros
Dile, SI, al Señor que ya llega
para que nos purifique y nos
haga vivir la auténtica
alegría de la Navidad
Es una excelente ocasión para mostrarle
a Jesús que estamos
vigilantes, atentos, activos …
con las manos en la tarea de amasar un
mundo mejor
y con el corazón ocupado en amar a
todos, especialmente a los más
necesitados.
Adviento
empieza en mí,
si miro a lo que vendrá,
a lo que llenará
e iluminará nuestros
corazones.
Prepara el Adviento
con MARÍA.
Ella nos enseña el camino
para hacer nacer a Jesús en nuestro tiempo:
confianza,
entrega,
fidelidad…
y mucha fe en el Dios de la Vida.
Descargar

Adviento