Director
Lic. Carlos Pedro Vairo
Museólogo
USHUAIA
ARGENTINA
Declarado como
Patrimonio de la
Humanidad por la
UNESCO (1999) es
una pequeña ciudad
puerto en la
desembocadura del
río Thu Bon al Mar de
la China Meridional.
Fue un puerto muy importante donde se concentraba el comercio y era
visitado por barcos chinos, japoneses, indios, holandeses, portugueses,
franceses y españoles durante los siglos XV al XIX. Aunque ya desde el
siglo I era uno de los puertos más importantes del sureste asiático.
La ciudad creció y el
movimiento comercial fue muy
importante. Los comerciantes
hacían sus casas con
influencias locales y
foráneas. Es posible visitar
casas típicas de estilo
chino o hindú.
Hacia fines de 1800 las embarcaciones ya tenían otro
calado y no pudieron ingresar al río. Así fue que quedo
casi abandonada y se construyó un gran puerto sobre el
mar muy cerca de este, a unos 17 kilómetros, en la ciudad
de DAN ANG.
El estado está
realizando una notable
labor al incentivar la
restauración de las
edificaciones de la
ciudad de Hoi An. Sus
viejos comercios se han
convertido en un gran
surtido de cafés y
restaurantes. Una
docena de casas
reciben a los turistas y
en ellas se puede ver
como vivían hace
200 años.
Siguen cocinado con leña o incluso con la cáscara del arroz. Otras fueron
convertidas en Museos como el Museo del Tráfico de la Cerámica donde se puede
apreciar como estos recipientes recorrían Asia cargados de mercaderías o como
utensilios en antiguos barcos de mercaderes.
Antiguamente la ciudad estaba dividida en dos y la unía un puente
techado, por un lado estaban los japoneses y por otro los champas
(vietnamitas de la región) y chinos. Hoy es un lugar obligado de visita.
Sobre la orilla el
mercado y los
botes de alquiler.
Recorrer el río
hasta su
desembocadura es
pasar por varios
pueblitos de
pescadores y ver
como cómo
confeccionan sus
artes de pesca o
simplemente verlos
pescar.
Sus embarcaciones son de casco tradicional aunque muchas de
ellas han incorporado el motor. Inclusive las de cestas
impermeabilizadas con alquitrán.
Son como las coracles (media esfera) y las usan los pescadores en el mar o como bote
auxiliar para buscar su barco de pesca fondeado o en la amarra. Fue la primera vez que vi
remar con los pies, es decir usan las piernas para remar sujetando el remo con los pies.
La pesca obtenida va al mercado donde en cantidad inmensa de pequeños
puestos que venden verduras, especies, huevos y pescados. Son raros los que
venden carne vacuna o de cerdo.
Los precios son
absolutamente ridículos,
en el Mercado un buen
almuerzo cuesta 1 dólar
aunque no lo
recomiendan por el
agua??.
En un restaurante para
turistas a partir de los 4
dólares.
Lo cierto que pudimos ver es que
todo el mundo trabaja. Tienen
televisión, les gusta mucho el fútbol
y para ello tienen que verlo a las 3 o
4 de la mañana por la diferencia
horaria pero se trabaja; no hay esa
barbaridad de subsidios para tener
clientes políticos como en la
Argentina (2011).
Las lámparas de seda y bambú medianas 3 dólares, dos cafés en un
lindo bar 1,25 dólares, 3 postales 1 dólar. Bueno como para
pensarlo. Alquiler de un bote a motor para recorrer el río por 1,30
horas 7,50 dólares. En esta ciudad vive nuestro traductor Pepe pero
como viaja mucho alquila un departamento de 2 ambientes, que
comparte, a 35 dólares por mes y su sueldo es de 300 dólares; el
del chofer 150 dado que reciben muchas propinas de los clientes. Se
estila siempre dar una propina.
Muy cerca están las
ruinas de My Son que
fue un centro hindú muy
importante. Estuvo
ocupado hasta el siglo
XIII donde los hindúes
fueron derrotados por
los vietnamitas y
obligados a
abandonarlo. Durante la
guerra contra los
Estados Unidos de
Norte América fueron
bombardeados y hoy se
puede ver solo una parte.
… la abuela alimentaba a las aves de
corral, la más joven de las hijas
preparaba el desayuno prendiendo el
fuego afuera y la mayor se preparaba
para ir a atender como encargada, un
negocio de ropa.
Los más jóvenes hablan el
inglés bastante bien dado que
es obligatorio aprender otro
idioma. Pero lo principal es la
simpatía y sencillez como uno
es recibido.
Daba la sensación de que éramos
una visita esperada desde hace
tiempo, sea con los pescadores o
en una pequeña granja donde
aprendí a hacer las hojas de
harina de arroz tan ricas para los
famosos arrolladitos.
Entrar a un taller de costura o de lo que fuera era un honor para ellos, en mi caso lo fue mas para mí, hasta
nos convidaban con lo que comían o bebían.
Evolucionaran hacia un país como la Argentina actual? Es de esperar que no.
Descargar

www.museomaritimo.com