La Liturgia de hoy
nos invita a mantener
con Dios una
ORACIÓN
PERSEVERANTE.
Sólo así será posible
aceptar los proyectos
de Dios,
comprender sus
silencios, respetar
sus ritmos y creer
en su amor.
En la 1ª Lectura, MOISÉS no desiste de rezar. (Ex 17,9-13a)
El Pueblo de Dios está en camino de la Tierra Prometida...
- Josué organiza a sus hombres para luchar con las armas.
- Moisés, con "manos alzadas", hace uso del arma de la Oración.
Dos personas sustentan los brazos cansados de Moisés.
La victoria se alcanzó
mucho más por el
auxilio de Dios,
que por el valor de los
combatientes.
* En las duras batallas
de la vida, debemos
contar con la ayuda
y la fuerza de Dios.
Debemos mantener,
como Moisés,
las "Manos siempre
levantadas" en
oración, sin dejarnos
vencer por el
cansancio.
En la 2ª Lectura, PABLO indica una fuente preciosa para la Oración:
La Sagrada Escritura:
"Toda Escritura inspirada por Dios es también útil para enseñar,
para reprender, para corregir, para educar en la virtud...
Así el hombre de Dios estará perfectamente equipado
para toda obra buena". (2Tm 3,14-4,2)
* La Biblia es el fundamento de la fe y el vigor de las comunidades.
Ella es vital al hombre de Dios y para los ministros de la Palabra,
la instrucción bíblica y una preparación conveniente para que
se haga atrayente y llegue al corazón de los oyentes.
El Documento de Aparecida afirma:
"Una manera privilegiada de leer la Biblia
es la LECTURA ORANTE DE LA BIBLIA...
Bien practicada,
conduce al
encuentro con
Jesús-Maestro,
al conocimiento
del misterio
de Jesús-Mesías,
a la comunión con
Jesús-Hijo de Dios y
al testimonio
de Jesús-Señor
del universo". (DA 249)
En el Evangelio,
la VIUDA no deja de
implorar. (Lc 18,1-8)
"Para mostrar
la necesidad
de REZAR SIEMPRE,
y no desfallecer":
Jesús contó
a los discípulos
una PARÁBOLA:
- Una viuda maltratada
por la justicia... Y que el
juez no la atendía...
Ella tanto le insiste,
que el juez acaba
atendiéndola.
La insistencia de la
viuda vence a la
indiferencia del juez
inicuo.
- Si hasta un hombre
malo cede ante un
petición incesante,
cuánto más Dios,
que es justo y santo,
nos atenderá y salvará...
La Oración debe ser un Diálogo
insistente y continuo...
* Dios está siempre atento
a nuestras peticiones,
aun cuando "parece"
insensible a nuestras llamadas,
a nuestros gritos por la justicia.
Generalmente tenemos prisa.
Él sabe
la hora el momento
para cada cosa.
A nosotros nos corresponde
moderar la impaciencia
y confiar totalmente en Él.
"REZAR SIEMPRE"...
- Significa no interrumpir nunca
el DIÁLOGO con Dios, incluso
en el aparente silencio de Dios.
“Es la presencia silenciosa
de Dios en la base
de nuestro pensamiento,
de nuestra reflexión y de nuestro
ser, que impregna toda nuestra
consciencia". (Benedicto XVI)
- En ese diálogo, Dios transforma
nuestros corazones y
aprendemos a entregarnos en las
manos de Dios y confiar en Él.
Si interrumpimos ese contacto, si
dejamos "caer los brazos", luego
fracasaremos.
La Oración no es una fórmula mágica
para llevar a Dios a hacer nuestra voluntad o incluso nuestros caprichos.
No es un simple acto de piedad, o expresión del sentimiento;
sino antes bien un acto de fe y de amor,
que nos abre a un DIÁLOGO CON DIOS.
Rezar es
CONVERSAR con
Dios:
Hablar y Escuchar...
Las Oraciones no
precisan de palabras
complicadas.
Existen oraciones
escritas que rezamos,
pero también las
oraciones que se hacen
cuando queremos
conversar con Dios
en nuestro camino.
Dios es nuestro mejor
amigo y le agrada
escucharnos.
Rezar y hacer un
SILENCIO profundo
para escuchar a Dios,
acoger su Palabra
así disponernos a hacer
su voluntad...
Rezar es una
RESPUESTA vivencial y
verbal,
que podrá asumir varias
FORMAS:
Acción de gracias...
Contemplación...
Profesión de fe...
Entrega... Petición...
UN DESAFÍO:
encontrar todos os días
un tiempo sagrado
para una conversación
personal con Dios...
La Oración perseverante ayudará a ser "Discípulos-Misioneros".
En este Día Mundial de las Misiones, recordemos el
compromiso misionero de la Iglesia, rezando por los misioneros
ofreciendo nuestra limosna por las Misiones.
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS -
20.10.2013
MI DOMINGO
Con la Palabra de Dios
Meditada por: P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración: Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción: P. José Luis Uranga, CMF
Música: Orar costuma fazer bem
Pe. Zezinho
Paulina COMEP
Busca la dirección: http://www.buscandonovasaguas.com
Descargar

Slide 1