Paradojas de nuestros
tiempos
Haga click para ver la
siguiente diapositiva 
Hoy en día tenemos casa más grandes y
familias más pequeñas.
Más comodidades, pero menos tiempo
Tenemos más logros académicos, pero menos
sentido común.
Más conocimientos, pero menos juicio.
Tenemos más expertos, pero más problemas.
Más medicinas, pero menos salud.
Gastamos impulsivamente.
Nos reímos muy poco.
Manejamos demasiado
rápido.
Nos enojamos demasiado,
demasiado rápido.
Nos acostamos demasiado
tarde.
Leemos muy poco.
Vemos demasiada televisión.
Y oramos con muy poca
frecuencia.
Hemos multiplicado nuestras posesiones, pero
reducido nuestros valores.
Hablamos demasiado, amamos muy poco y mentimos
con demasiada frecuencia.
Hemos aprendido cómo ganarnos la vida,
pero no sabemos vivirla.
Hemos aumentado años a nuestra vida, pero no
vida a nuestros años.
Tenemos edificios más altos, pero muy
poca tolerancia.
Carreteras más anchas, pero puntos de
vista más angostos.
Gastamos más, pero tenemos menos.
Compramos más, pero lo disfrutamos
menos.
Hemos ido y regresado a la Luna, pero nos
parece difícil cruzar la calle para ir a
conocer a nuestros vecinos.
Hemos conquistado el espacio exterior,
pero no el interior.
Hemos separado el átomo,
pero no nuestro prejuicio.
Escribimos más, aprendemos menos, ---------------------- planeamos más,
pero logramos menos,
hemos aprendido a apurarnos, pero no a esperar,
tenemos ingresos más altos, pero la moral más baja.
Fabricamos computadoras que
retienen más información, para
tener más copias,
pero tenemos menos comunicación.
Somos mayores en cantidad,
pero menores en calidad.
Estos son los tiempos de la comida
rápida y la digestión lenta.
Hombres altos y carácter corto.
Más ocios y menos diversión... más tipos de comida, pero menos
nutrición.
Dos ingresos, pero más divorcios.
Mejores casas, pero hogares rotos.
Por eso propongo que hoy en día no guardemos nada para una
ocasión especial porque cada día que vives es una ocasión
especial.
Busca el conocimiento, lee más,
siéntate en el porche y admira
el panorama sin concentrarte
en tus necesidades.
Pasa más tiempo con tu familia y
con tus amigos, come tus comidad
favoritas y visita los lugares
que amas.
La vida es una cadena de momentos de placer, no sólo
implica sobrevivir.
Usa tus copas de cristal. No guardes tu mejor perfume,
úsalo siempre que quieras.
Elimina dE tu vocabulario frasEs como: “uno de estos días” y “algún
día”.
Escribamos Esa carta quE hEmos pEnsado Escribir “uno de estos
días”.
Digámosle a nuestra familia y a nuestros amigos lo mucho que los
amamos.
No retrasemos nada que añada risa y gozo a nuestra vida.
Cada día, cada hora y cada minuto son especiales.
Y no sabes si será el último.
Si no estás demasiado ocupado para tomar un
tiempo y mandar este mensaje a alguien que amas
y tE dicEs a ti mismo quE lo mandarás “uno dE
Estos días”.
Créeme
“uno de estos días”
Tal vez no estarás aquí para
mandarlo.
Descargar

Slide 1