Siervas Seglares de
Jesucristo Sacerdote
¿Quiénes somos?
Mujeres que nos hemos sentido llamadas
por Dios para dar testimonio de EL en
medio del mundo.
Como laicas consagradas
Hacemos vida los consejos evangélicos
comprometidas en las realidades
temporales, colaborando, de este modo,
en la construcción del Reino.
Con un carisma específico
Vivir el misterio del Sacerdocio de Jesucristo y el
apostolado de servicio a sus ministros los
sacerdotes, haciendo de nuestro ideal “Todo por los
elegidos para que ellos sean santificados” (Jn. 17,
19) un camino de respuesta a la llamada.
Presentes en el mundo para transformarlo desde dentro
Al calor de la fraternidad
Esparcidas en Demarcaciones, vivimos en
grupos fraternos animadas por una
Directora Local.
Todas las Siervas pertenecemos a un
grupo de vida fraterna, algunas vivimos
bajo el mismo techo, otras solas o bien
con la familia.
Vivimos la fraternidad poniendo en común
la vida, la fe, la oración, el apostolado, la
formación, el proyecto personal, el
proyecto de grupo fraterno, los
presupuestos económicos …
Te invitamos a
compartir con
nosotras para
conocer desde
dentro quienes
somos.
Te ofrecemos un
ámbito de
amistad y
fraternidad
evangélica, de
oración y
encuentro
personal con el
Señor.
Contamos
con tu deseo
de hacer
discernimien
to sobre tu
opción de
vida, desde
la libertad y
responsabilid
ad personal
Nuestro Fundador
Yo, Juan Sánchez Hernández,
nací en Villanueva del
Campillo (Ávila), el 9 de
noviembre de 1902.
Hijo de Juan y Teresa, fui el
último de cinco hermanos,
dos de los cuales murieron en
su infancia.
Desde niño sentí la inclinación
de ser sacerdote, solía decir:
“madre yo quiero ser Juan de
Dios”.
Mi experiencia sacerdotal
acompañando a otros sacerdotes y
seminaristas, durante más de 28
años, me fue descubriendo la
necesidad imperiosa de ayudar a
estos hermanos a través del
ofrecimiento de la propia vida por su
santificación y la colaboración en su
persona y ministerio.
El 24 de septiembre de 1953,
después de buscar y escuchar
durante mucho tiempo, delante de
Jesús Sacramentado, en la Iglesia
de “Corpus Christi” del Monasterio
de Religiosas Jerónimas, Madrid,
tomé la decisión:
“Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote; si Tú lo quieres
y crees que merece la pena, vamos a comenzar”.
Desde el comienzo puse al Instituto en las manos de
María
“En Ella tenéis las Siervas Seglares de Jesucristo Sacerdote vuestro
modelo ideal de mujeres de espíritu sacerdotal y, a la vez, vuestra
patrona e intercesora, bajo el título de María Reina de los Apóstoles”
1953: 24 de Septiembre: Decidí
dar comienzo a la Fundación, se
llamaría: Siervas Seglares de
Jesucristo Sacerdote.
1954: 8 de Diciembre: Nombré el
primer Consejo Provisional del
Instituto en presencia de la Virgen
de la Almudena, a quien
consagramos el naciente Instituto.
1957: 2 de Febrero: Fuimos
aprobados como Pía Unión.
1965: 8 de Diciembre: Nos
aprobaron como Instituto Secular
de Derecho Diocesano.
1985: el 8 de Diciembre: Fuimos
aprobados como Instituto Secular
de Derecho Pontificio desde Roma.
De este modo, la Santa Sede reconoce nuestro fin
especifico :
Tributar un homenaje de alabanza, reparación y acción de gracias a
Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote, principalmente por los dones que
nos hizo su corazón divino al instituir la Eucaristía y el Sacerdocio;
promover la santificación de las Siervas mediante la vivencia de un
auténtico espíritu sacerdotal y ejercer el apostolado de ayuda al
sacerdote en su persona, actividades pastorales y familiares femeninos
más próximos"
“Todo por los elegidos para que ellos sean
santificados en la verdad”
Jn. 17, 19.
Contacto: Ana Garcías A.
Dirección: Pasaje Mayor Agustín López 2040 Maipú
Teléfono: 5311169
Email: [email protected]
Descargar

Diapositiva 1