G3982 πείθω peídso; convencer (mediante
argumento); asentir (a la evidencia o autoridad),
descansar (mediante certeza interna), obedecer,
seguro, asegurar, confianza, confiar, creer.
14Sacrifica
a Dios alabanza, Y paga tus
votos al Altísimo;
31para
que sea librado de los rebeldes
que están en Judea, y que la ofrenda de
mi servicio a los santos en Jerusalén sea
acepta;
11Y
él mismo constituyó a unos, apóstoles;
a otros, profetas; a otros, evangelistas; a
otros, pastores y maestros, 12a fin de
perfeccionar a los santos para la obra del
ministerio, para la edificación del cuerpo de
Cristo, 13hasta que todos lleguemos a la
unidad de la fe y del conocimiento del Hijo
de Dios, a un varón perfecto, a la medida
de la estatura de la plenitud de Cristo;
2Apacentad
la grey de Dios que está entre
vosotros, cuidando de ella, no por fuerza,
sino voluntariamente; no por ganancia
deshonesta, sino con ánimo pronto; 3no
como teniendo señorío sobre los que
están a vuestro cuidado, sino siendo
ejemplos de la grey.
G5179 Τύπος túpos; cuño (como golpeado), sello,
muestra, modelo, ejemplo, figura, forma.
13Porque
éstos son falsos apóstoles,
obreros fraudulentos, que se disfrazan
como apóstoles de Cristo. 14Y no es
maravilla, porque el mismo Satanás se
disfraza como ángel de luz. 15Así que, no
es extraño si también sus ministros se
disfrazan como ministros de justicia; cuyo
fin será conforme a sus obras.
18Puesto
que muchos se glorían según la
carne, también yo me gloriaré; 19porque
de buena gana toleráis a los necios,
siendo vosotros cuerdos. 20Pues toleráis
si alguno os esclaviza, si alguno os
devora, si alguno toma lo vuestro, si
alguno se enaltece, si alguno os da de
bofetadas.
G863 ἀφίημι afíemi enviar, en varias
aplicaciones perdonar, salir, abandonar,
dejar, despedir.
G575 ἀπό apó partícula primaria, fuera, lejos
(de algo cercano), en varios sentidos (de lugar,
tiempo o relación), por lo general denota
separación, cesación, terminación.
25Y
cuando estéis orando, perdonad, si
tenéis algo contra alguno, para que
también vuestro Padre que está en los
cielos os perdone a vosotros vuestras
ofensas. 26Porque si vosotros no
perdonáis, tampoco vuestro Padre que
está en los cielos os perdonará
vuestras ofensas.
14Seguid
la paz con todos, y la santidad,
sin la cual nadie verá al Señor. 15Mirad
bien, no sea que alguno deje de
alcanzar la gracia de Dios; que brotando
alguna raíz de amargura, os estorbe, y
por ella muchos sean contaminados;
G4235 πρᾷος práos, gentil, humilde, manso.
G4239 πραΰς praús, apacible, pacífico, (por
implicación) humilde, manso.
28Venid
a mí todos los que estáis
trabajados y cargados, y yo os haré
descansar. 29Llevad mi yugo sobre
vosotros, y aprended de mí, que soy
manso y humilde de corazón; y hallaréis
descanso para vuestras almas; 30porque
mi yugo es fácil, y ligera mi carga.
G372 ἀνάπαυσις
descanso, reposo.
anápausis;
recreación,
G5226 ὑπείκω jupeíko someterse, rendirse, ser
débil, rendirse, sujetarse.
G5259 ὑπό jupó bajo, dependencia de lugar,
debajo, agencia, sujeto, inferior.
27Porque
todas las cosas las sujetó
debajo de sus pies. Y cuando dice que
todas las cosas han sido sujetadas a él,
claramente se exceptúa aquel que sujetó
a él todas las cosas. 28Pero luego que
todas las cosas le estén sujetas,
entonces también el Hijo mismo se
sujetará al que le sujetó a él todas las
cosas, para que Dios sea todo en todos.
17Obedeced
a vuestros pastores, y
sujetaos a ellos; porque ellos velan por
vuestras almas, como quienes han de
dar cuenta; para que lo hagan con
alegría, y no quejándose, porque esto
no os es provechoso.
5Igualmente,
jóvenes, estad sujetos a los
ancianos; y todos, sumisos unos a otros,
revestíos de humildad; porque: Dios
resiste a los soberbios, Y da gracia a los
humildes. 6Humillaos, pues, bajo la
poderosa mano de Dios, para que él os
exalte cuando fuere tiempo; 7echando
toda vuestra ansiedad sobre él, porque él
tiene cuidado de vosotros.
G544 ἀπειθέω apeidséo de G545; descreer
(voluntaria y perversamente):- no creer,
desobedecer, no obedecer, rebelde.
G545 ἀπειθής apeidsés, impersuadible,
contumaz, rebelde, desobediente.
R
22Y
O
Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto
en los holocaustos y víctimas, como en que
se obedezca a las palabras de Jehová?
Ciertamente el obedecer es mejor que los
sacrificios, y el prestar atención que la grosura
de los carneros. 23Porque como pecado de
adivinación es la rebelión, y como ídolos e
idolatría la obstinación. Por cuanto tú
desechaste la palabra de Jehová, él también
te ha desechado para que no seas rey.
T
7Para
vosotros, pues, los que creéis, él
es precioso; pero para los que no creen,
La piedra que los edificadores
desecharon, Ha venido a ser la cabeza
del ángulo; 8y: Piedra de tropiezo, y roca
que hace caer, porque tropiezan en la
palabra, siendo desobedientes; a lo cual
fueron también destinados.
23Y
alguien le dijo: Señor, ¿son pocos los
que se salvan? Y él les dijo: 24Esforzaos
a entrar por la puerta angosta; porque os
digo que muchos procurarán entrar, y no
podrán. 25Después que el padre de
familia se haya levantado y cerrado la
puerta, y estando fuera empecéis a
llamar a la puerta, diciendo: Señor,
Señor, ábrenos, él respondiendo os dirá:
No sé de dónde sois.
26Entonces
comenzaréis a decir: Delante
de ti hemos comido y bebido, y en
nuestras plazas enseñaste. 27Pero os
dirá: Os digo que no sé de dónde sois;
apartaos de mí todos vosotros,
hacedores de maldad. 28Allí será el llanto
y el crujir de dientes, cuando veáis a
Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los
profetas en el reino de Dios, y vosotros
estéis excluidos.
22Muchos
me dirán en aquel día: Señor,
Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y
en tu nombre echamos fuera demonios,
y en tu nombre hicimos muchos
milagros? 23Y entonces les declararé:
Nunca os conocí; apartaos de mí,
hacedores de maldad.
7Por
lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis
hoy su voz, 8No endurezcáis vuestros corazones,
Como en la provocación, en el día de la tentación
en el desierto, 9Donde me tentaron vuestros
padres; me probaron, Y vieron mis obras cuarenta
años. 10A causa de lo cual me disgusté contra esa
generación, Y dije: Siempre andan vagando en su
corazón, Y no han conocido mis caminos. 11Por
tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi reposo.
12Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de
vosotros corazón malo de incredulidad para
apartarse del Dios vivo;
13antes
exhortaos los unos a los otros cada día,
entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de
vosotros se endurezca por el engaño del pecado.
16¿Quiénes fueron los que, habiendo oído, le
provocaron? ¿No fueron todos los que salieron de
Egipto por mano de Moisés? 17¿Y con quiénes
estuvo él disgustado cuarenta años? ¿No fue con
los que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el
desierto? 18¿Y a quiénes juró que no entrarían en
su reposo, sino a aquellos que desobedecieron?
19Y vemos que no pudieron entrar a causa de
incredulidad.
1Temamos,
pues,
no
sea
que
permaneciendo aún la promesa de entrar
en su reposo, alguno de vosotros parezca
no haberlo alcanzado. 2Porque también a
nosotros se nos ha anunciado la buena
nueva como a ellos; pero no les
aprovechó el oír la palabra, por no ir
acompañada de fe en los que la oyeron.
3Pero
los que hemos creído entramos en
el reposo, de la manera que dijo: Por
tanto, juré en mi ira, No entrarán en mi
reposo; aunque las obras suyas estaban
acabadas desde la fundación del mundo.
4Porque en cierto lugar dijo así del
séptimo día: Y reposó Dios de todas sus
obras en el séptimo día. 5Y otra vez aquí:
No entrarán en mi reposo.
6Por
lo tanto, puesto que falta que
algunos entren en él, y aquellos a
quienes primero se les anunció la buena
nueva no entraron por causa de
desobediencia, 7otra vez determina un
día: Hoy, diciendo después de tanto
tiempo, por medio de David, como se
dijo: Si oyereis hoy su voz, No
endurezcáis vuestros corazones.
8Porque
si Josué les hubiera dado el
reposo, no hablaría después de otro día.
9Por tanto, queda un reposo para el
pueblo de Dios. 10Porque el que ha
entrado en su reposo, también ha
reposado de sus obras, como Dios de
las suyas. 11Procuremos, pues, entrar en
aquel reposo, para que ninguno caiga en
semejante ejemplo de desobediencia.
5Haya,
pues, en vosotros este sentir que
hubo también en Cristo Jesús, 6el cual,
siendo en forma de Dios, no estimó el ser
igual a Dios como cosa a que aferrarse,
7sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho
semejante a los hombres;
8y
estando en la condición de hombre,
se humilló a sí mismo, haciéndose
obediente hasta la muerte, y muerte de
cruz. 9Por lo cual Dios también le exaltó
hasta lo sumo, y le dio un nombre que
es sobre todo nombre,
22Habiendo
purificado vuestras almas por
la obediencia a la verdad, mediante el
Espíritu, para el amor fraternal no fingido,
amaos unos a otros entrañablemente, de
corazón puro; 23siendo renacidos, no de
simiente corruptible, sino de incorruptible,
por la palabra de Dios que vive y
permanece para siempre.
Descargar

Diapositiva 1