El Barroco
• El arte barroco apareció durante el período
comprendido entre 1600 y 1700. Las obras
iniciales del movimiento comenzaron en Italia,
pero se vieron en Francia, Alemania, España y
los Países Bajos. Durante este tiempo, los
artistas se sintieron alentados por la Iglesia
Católica para exhibir fuertes características
religiosas en sus pinturas. Los pintores
destacados de este estilo incluyen a Peter Paul
Rubens, Caravaggio y Rembrandt.
En la sensibilidad barroca se
aprecia
una
tendencia
espectacular
hacia
lo
decorativo, un abandono de
las reglas de la estética
clásica, una búsqueda de
originalidad a toda costa, un
predominio de la fantasía
sobre la fiel representación de
la realidad, una exploración
minuciosa de la sicología
humana
y
un
gusto
desmesurado
por
la
ampulosidad.
• El arte barroco jugó un papel
importante en los conflictos
religiosos de este periodo.
Frente a la tendencia
protestante a construir los
edificios para el culto de una
manera sobria y sin
decoración, la iglesia católica
usará para sus fines litúrgicos
la grandiosidad y la
complejidad barrocas. En este
sentido, se puede afirmar que
el barroco es la expresión
estética de la Contrarreforma.
• La arquitectura se caracteriza
por el rompimiento de los
frontones; se encurvan los
entablamentos; hay una
utilización de las columnas
salomónicas (fuste retorcido),
utilización del estipite; los
planos se encurvan; hay una
intención de provocar juegos
de perspectiva y efectos de
luz.
• Como características
especiales, el Barroco español
tiende hacia los Exteriores; el
Barroco europeo, lo hace hacia
los Interiores y a las artes
aplicadas.
Las principales características:
Luz:
• Por lo general aparece una fuente
de
luz
conocida
como
tenebrismo. El contraste entre lo
claro y oscuro, como en las
sombras, le da dramatismo a las
obras. Ambos tienen un efecto
sobre las emociones y la
intensidad de la pieza. Un
ejemplo de este concepto es
"Judith y sirvienta con la cabeza
de Holofernes" de Artemisia
Gentileschi. En la pieza, Judit
salva a su pueblo al tener un
banquete para intoxicar y luego
decapitar al General Holofernes.
Realismo y naturalismo
•
El realismo es un aspecto importante
del arte barroco. Rubens abarcó la
realidad en su arte. En "San Jorge y el
dragón", San Jorge es musculoso y tiene
un traje de armadura que parece como
si lo hiciera en la vida cotidiana. Su
caballo está representado como
luchador y fuerte. El naturalismo
también fue visto en el arte barroco a
través del uso de detalles únicos de la
vida diaria. Caravaggio emplea esta
técnica en su trabajo, y muestra lugares
locales como tabernas y campesinos.
Sitúa al espectador en la pintura al
aplicar cosas en el primer plano y el
espacio central. Las expresiones faciales
destacan los estados de ánimo o
emociones de los sujetos. Los artistas a
veces se colocan en la pintura como
parte de las sombras. Por ejemplo,
Diego Velázquez se ve en la parte
izquierda de su cuadro "Las Meninas".
Líneas
• Las líneas ayudan a transmitir el
movimiento y fueron presentadas
a menudo en piezas barrocas.
Escorzar -reducir la longitud de
las líneas de dibujo para crear la
ilusión de extensión en el
espacio- contribuye a la
sensación de movimiento. Ya sea
asimétrica, vertical u horizontal,
esta técnica puede engañar al ojo
y dar espacio a la pieza. Las obras
siguen una "S" en su
composición. Por ejemplo, en "La
Conversión de San Pablo" de
Caravaggio, las líneas diagonales
muestran dramatismo. Las líneas
también atraviesan la difusión en
el arte barroco, con figuras curvas
y capas horizontales.
Tiempo
• Muchos artistas que utilizaban el
estilo barroco eran conscientes
del tiempo y lo utilizaron para
transmitir la fuerza de la
naturaleza, así como también
cómo el tiempo era una parte del
proceso de la vida. Un hombre
mayor que simboliza el tiempo se
incluyó en una gran cantidad de
piezas para ilustrar que el tiempo
pasa para todos. El
posicionamiento de las personas
en cada obra da la sensación de
que el tiempo se mueve hacia
adelante y hacia atrás.
El tiempo vencido. Simón Vouet
En literatura…
El barroco es un movimiento artístico y
cultural extendido por toda Europa y que
entraña la renuncia de las ideas del
Renacimiento. El barroco trae consigo una
renovación de técnicas y de estilos. En
España la Contrarreforma influye en gran
medida sobre este movimiento; las
expresiones italianas se asimilan pero al
mismo tiempo se españolizan y las técnicas
y estilos se adaptan a la tradición española.
En este siglo XVII en que aparece el
movimiento barroco se intensifican los
tópicos que ya venían dándose en el
Renacimiento: fugacidad de la vida, rapidez
con que el tiempo huye, desaparición de los
goces, complejidad del mundo que rodea al
hombre, etc.
La Literatura del siglo XVI se expresaba en
un estilo sereno y de equilibrio; el barroco
del XVII viene a desestabilizar esa serenidad
y diversas fuerzas entran en conflicto
• Pero es en España donde el
barroco se da con mayor
intensidad y donde adquiere
mayor originalidad. El cambio
de mentalidad en las gentes y
una cierta conciencia de
inseguridad y de crisis hacen
que se extienda una gran
preferencia por las
características propias de este
movimiento. Los escritores del
siglo XVII se inspiran en una
filosofía de renuncia que es la
filosofía estoica de Séneca y al
mismo tiempo tienen muy en
cuenta el sentido religioso de
la vida.
• Los escritores españoles del
siglo XVII aportan en sus obras
la doctrina del desengaño y
del pesimismo. No se dejan
embaucar por la belleza de la
Naturaleza; creen que es falsa
y engañadora. Todas estas
tendencias se hallaban
incipientes en el periodo
anterior, en el renacimiento y
en el barroco no hacen otra
cosa que intensificarse hasta
llegar a la exageración.
• Al finales del siglo XVI, la
situación social y política de
España predispone a los
escritores a imbuirse de lleno
en este movimiento: el
hambre, la peste, la
desigualdad social, los pícaros,
los mendigos, las miserias, los
sueños de grandeza, etc. Todos
estos temas son llevados a la
literatura; es una situación
apropiada para que nazca esa
literatura cuyos cimientos
están en la decepción, en el
desengaño, en lo poco que
valen las grandezas humanas.
• Los poetas barrocos del
siglo XVII, mezclaron
estrofas tradicionales con
las nuevas, así cultivaron el
terceto, el cuarteto, el
soneto y la redondilla. Se
sirvieron de copiosas figuras
retóricas de todo tipo,
buscando una disposición
formal recargada.
• No supone una ruptura con
el clasicismo renacentista,
sino que se intensifican los
recursos estilísticos del arte
renacentista, en busca de
una complejidad
ornamental, en busca de la
exageración de los recursos
dirigidos a los sentidos,
hasta llegar a un
enquistamiento de lo
formal.
• En este siglo XVII en que
aparece el movimiento
barroco se intensifican los
tópicos que ya venían dándose
en el Renacimiento, pero en
especial los más negativos:
fugacidad de la vida, rapidez
con que el tiempo huye,
desaparición de los goces,
complejidad del mundo que
rodea al hombre, etc.
Descargar

El Barroco