El Guernica es, probablemente, la obra cumbre de Picasso, y
es una referencia obligada del arte y la cultura occidental. Se
trata de un encargo del gobierno republicano que, durante la
guerra civil española, solicitó a Picasso con el fin de
presentarlo en la exposición de París y ganar adeptos para su
causa. El gobierno republicano le hace dos encargos, el otro
es Sueño y mentira de Franco. Se trata de una serie de
aguatintas y grabados que cuentan una historia, son el
antecedente inmediato del cómic moderno, y emparenta
directamente con las tiras que Goya había realizado, La
captura del bandido maragato. Son tiras de fácil lectura y sin
palabras
Sueño y mentira de Franco I
Aguafuerte y aguatinta
Museu Picasso, Barcelona
8 de enero de 1937
31,5 x 42 cm
© Pablo Picasso, VEGAP, Barcelona 2004
El motivo del Guernica es el bombardeo que el 26 de
abril de 1937 la aviación alemana hace, en un día de
mercado, sobre la población de Guernica, dejándola
virtualmente en ruinas. Los periodistas
internacionales relatan inmediatamente las escenas de
un drama que conmocionó al mundo. Este es el
primer bombardeo aéreo indiscriminado sobre la
población civil de la historia.
La elaboración del Guernica se gesta en una serie de
obras dibujadas y grabadas en las que se crean los tipos y
los personajes que aparecerán en el cuadro. Todas ellas
expresan el horror humano, como lo hiciera Goya en Los
desastres de la guerra. Esta tarea le lleva cinco meses,
pero algunos cuadros de la serie se pintan una vez
terminado: Mujer llorando, Mujer gritando. Hizo
muchas rectificaciones del proyecto original, hasta
deshacerse de todo barroquismo y teatralidad, y dejarlo
en lo esencial de la tragedia humana. El cuadro se
expuso el 4 de junio en el pabellón de España de la
Exposición Internacional de las Artes y la Industria de
la Vida Moderna, en París, y causo una profunda
impresión.
En el Guernica no hay un solo personaje varón que
pueda considerarse de carne y hueso, lo que hay en el
suelo es una estatua. Sin embargo, se multiplican por
cuatro las mujeres, y hay un niño muerto. Está la
madre desesperada por la muerte de su hijo, una
mujer desgarrada, una incendiada y otra perpleja.
Además, encontramos el símbolo de la feminidad
apuntando a la luz que entra por la ventana. El caballo
desbocado es la guerra, el símbolo de la guerra que
lleva un obús en la boca. Las casas arden en el interior,
lo que es una agresión a la intimidad. La esperanza
surge de una flor que crece desde la espada rota que
hay en el suelo.
Todavía queda mucho por interpretar del Guernica.
La lámpara eléctrica incrementa el espanto de la
destrucción, de una tecnología que puede servir para
mejorar la vida humana o para destruirla. El toro es
el símbolo de lo ibérico y la representación del propio
pintor, que como un dios ajeno a la escena mira de
frente. Todo el cuadro es un desarrollo expresivo del
horror
PICASSO, hombre DE PAZ:
'yo siempre creía y creeré que los artistas
que viven y trabajan según espirituales
valores no pueden y no deberían
permanecer indiferentes al conflicto en el
que los altos valores de la humanidad y de
la civilización están en juego.'
AUTOR:
Francisco José Ramos Molina
Descargar

Diapositiva 1