Hacia el Domingo 18 del Tiempo Ordinario
HACIA EL DOMINGO 18
DEL TIEMPO ORDINARIO
Para Orar Cada Día
el Evangelio del Domingo Próximo
Del Lunes 29 de julio al Domingo 4 de agosto de 2013
Hacia el Domingo 18 Ordinario
Orar en el Corazón del Mundo: Para que los Padres y
Educadores sepan guiar a las nuevas generaciones
 Orar y descubrir el sentido de la Pobreza Evangélica
Centro de Espiritualidad Apostólica San Pablo
[email protected]
Traducción y Adaptación de Vers le Dimanche
editado por Christ Source de Vie, Toulouse
1
Evangelio de Jesucristo según san Lucas
Capítulo 12, versículos 13 al 21
Uno de la multitud le dijo: «Maestro, dile a mi hermano
que comparta conmigo la herencia». Jesús le respondió:
«Amigo, ¿quién me ha constituido juez o árbitro entre
ustedes?». Después les dijo: «Cuídense de la abundancia,
la vida de un hombre no está asegurada por sus riquezas».
Les dijo entonces una parábola: «Había un hombre rico,
cuyas tierras habían producido mucho, y se preguntaba a
sí mismo "¿Qué voy a hacer? No tengo dónde guardar mi
cosecha".
2
Después pensó: "Voy a hacer esto: demoleré mis graneros,
construiré otros más grandes y amontonaré allí todo mi
trigo y mis bienes, y diré a mi alma: Alma mía, tienes bienes
almacenados para muchos años; descansa, come, bebe y
date buena vida". Pero Dios le dijo: "Insensato, esta misma
noche vas a morir. ¿Y para quién será lo que has
amontonado?". Esto es lo que sucede al que acumula
riquezas para sí, y no es rico a los ojos de Dios».
3
LUN 29
MAR 30
Uno de la multitud
De la multitud, un hombre se levanta y se dirige a Jesús.
Tiene el valor de exponerse, de preguntar lo que le
atormenta. Puede equivocarse o plantear una pregunta
incorrecta, pero atreverse es dar a Jesús la oportunidad de
hacernos crecer. Señor, ¿tendré yo el valor de levantarme
ante ti y ante los demás? Concédeme que me atreva a
plantearte mis preguntas.
Adulto
«¿Quién me ha constituido juez o árbitro entre ustedes?» Si
verdaderamente Jesús es Hijo de Dios, ¿por qué no es capaz de
responder a todas nuestras preguntas? ¿No es normal que se implique
en todo lo que constituye nuestra vida? Jesús revela que la pregunta que
se le plantea esconde una tentación: escapar de la relación con el
prójimo. Entonces no, este rechazo no es un desinterés de Dios por
nuestras preguntas concretas. Jesús solamente se rehúsa a tomar
nuestro lugar, a decidir por nosotros. Dios quiere que seamos
responsables, que estemos erguidos, resucitados. Pero Jesús no nos deja
solos con esta autonomía. Así como se pone a contar una parábola al
hombre del Evangelio, también puede aconsejar, ayudarme a vivir como
adulto. Señor, ¿estoy listo para asumir esta hermosa carga que me
confías: volverme un hombre, una mujer adulta ante ti?
4
MIÉ 31
5
JUE 1
La vida de un hombre
¿Qué voy a hacer?
“La vida de un hombre no está asegurada por sus
riquezas”, dice Jesús. De igual manera, a la gente le gusta
decir: “el dinero no da la felicidad pero contribuye a ella”.
Ciertamente la angustia de fin de mes o la miseria son
muy difíciles de vivir y no se lo deseamos a nadie. Pero
esta sentencia no hace justicia por completo a las
palabras de Jesús. ¿Estoy feliz de jugar el juego de
compartir, del impuesto? ¿Qué estoy dispuesto a perder
por los demás? Señor, enséñame a progresar hacia una
justa distancia respecto a mis bienes.
El hombre de la parábola amasa tanto trigo que ya no
sabe qué hacer con él. Incluso antes de ver la manera de
responder a su pregunta, preguntémonos si se plantea la
correcta. Si para él la pregunta es material, la única
respuesta posible es que encuentre lugar para el trigo.
Puedo mirar mis preocupaciones, los “¿qué voy a
hacer?” que me habitan: puedo yo también sentirme
agobiado por mi trigo. Señor, ayúdame a formular mis
preocupaciones de manera abierta, mirando el
panorama completo.
6
7
VIE 2
SÁB 3
La tentación del descanso
“Descansa, come, bebe y date buena vida”. Como el
hombre de la parábola, a veces nos sucede que deseamos
un descanso satisfecho, libre de toda inquietud, de
cualquier problema, lejos de los demás. Este descanso es
una ilusión que pronto regresará a la realidad. En el
extremo opuesto, podemos también escapar de los demás
a través del activismo. Señor, llévame al justo descanso,
hacia la tranquilidad ante ti, no sin mis problemas o sin mis
hermanos, sino poniéndolos en tus manos.
¡Insensato!
El hombre de la parábola construye, organiza, prevé. Es
perfectamente razonable. Pero Dios lo detiene:
“¡Insensato!”. La optimización racional y la seguridad del
hombre aislado no son criterios de sabiduría según Dios.
Estamos llenos de esta suficiencia que olvida amar. La
sabiduría de Dios, locura ante los hombres, consiste en
amar incluso a aquellos a quienes no conocemos y a
nuestros enemigos. Señor, condúceme por el camino de
tu frágil sabiduría: concédeme saber arriesgar mi vida y
mis bienes para amar.
9
8
DOM 4
Ser rico a los ojos de Dios
Orar en el Corazón del Mundo
Jesús concluye con esta parábola: “Esto es lo que sucede al que
acumula riquezas para sí, y no es rico a los ojos de Dios”. No
acumular para sí mismo: un consejo comprensible pero muy difícil
de seguir; nuestro egoísmo nunca está lejos. Entonces, Jesús
completa expresando un ideal positivo para ayudarnos: “Ser rico a
los ojos de Dios”. Seguir este ideal no consiste en malvenderlo todo,
sino en dar lo que doy a los ojos de Dios, conservar lo que conservo
a los ojos de Dios – y esto se decide también. Señor, concédeme ser
profundamente cristiano tanto en las cosas más grandes como en las
decisiones más pequeñas. Entonces, día a día concretamente, con
mis hermanos, nos volveremos ricos a los ojos de Dios.
10
Oremos para que los padres y los
educadores
ayuden
a
las
nuevas
generaciones a crecer con una conciencia
justa y una vida coherente
11
ORAR EN LA CASA
EL PADRE ANTONIO
CHEVRIER
El padre Chevrier siempre tenía presente su modelo:
Jesucristo pobre en su nacimiento, en su vida y en su
muerte. Quería que cuantos trabajaban con él en la
evangelización de los pobres, imitaran también la pobreza
de Jesucristo. Para ellos y para sí mismo hace hablar así al
Maestro:
“Lo que os pido, lo he practicado yo mismo, igual que mis
apóstoles. Les he dado ejemplo para que, como he hecho yo,
hagan también ustedes. Síganme He querido ser pobre. He
elegido unos padres pobres. He nacido como un pobre. La
pobreza ha sido mi signo distintivo. Me he puesto en la
categoría de los pobres. He vivido como un pobre.
12
13
ORAR EN LA CASA
He trabajado como un pobre. He sufrido como un pobre. No
poseía nada, he estado sin techo como un pobre. Me he
conducido como un pobre. Me he humillado como un pobre.
He tenido hambre como un pobre. He tenido sed como un
pobre. He estado desnudo como un pobre. He sido
abandonado como un pobre. He muerto como un pobre. Y todo
esto porque he querido, por obediencia a mi Padre y por amor a
ustedes” (Ms XII, 239).
14
“¿Y para quién será lo
que has amontonado?”
San Lucas 12, 20
15
LA POBREZA EVANGÉLICA
La pobreza en sí misma no es buena, pero ¿si alguien se
empobrece por amor? Nuestro Señor, siendo rico, quiso
hacerse pobre para enriquecernos con su pobreza. No
han faltado a lo largo de la historia quienes, subyugados
por Jesucristo, han querido seguir ese mismo camino.
Antonio Chevrier se fijó especialmente en Francisco de
Asís. Hoy tenemos el testimonio del Papa Francisco.
16
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
18
¡Oh pobreza, qué hermosa eres! Jesucristo, mi
Maestro, te ha encontrado tan bella que te ha
desposado al bajar del cielo, ha hecho de ti la
compañera de su vida y ha querido morir contigo en la
cruz. Concédeme, Maestro mío, esta hermosa pobreza.
Que la tome con alegría, que la abrace con amor, para
hacer de ella la compañera de toda mi vida y morir con
ella sobre un trozo de madera, como mi Maestro
(vd323)
17
________________________________
________________________________
________________________________
________________________________
19
Descargar

Diapositiva 1