Es la manifestación de Dios de sí mismo, de su designio de
amor sobre el hombre y la mujer, de su plan de salvación.
Muchas veces y de muchas maneras habló
Dios antiguamente a nuestros antepasados;
ahora en este momento final nos ha hablado
por medio del Hijo…” (1,1-3).
“
ES PALABRA DE DIOS PORQUE HA
SIDO INSPIRADA POR DIOS A UNOS
HOMBRES QUE SIN PERDER SU
LIBERTAD
Y
VOLUNTAD
HAN
PUESTO POR ESCRITO LO QUE DIOS
HA QUERIDO DECIRLES
Es la idea o luz que en un
momento le viene a una
persona para desarrollar,
componer y realizar algo.
Es el contexto donde se inspira
para crear. Por ejemplo: Me
he inspirado en la montaña o
mar.
Es la intuición por la que se
deja llevar para ir un lugar
determinado o hacer alguna
cosa concreta.
La acción de Dios por medio del Espíritu Santo en la persona
respetando su libertad ha inspira su mente y su voluntad
para que todo lo que escribe sea lo que Dios quiere.
“toda la Escritura, divinamente
inspirada, es útil para enseñar,
para persuadir, para reprender,
para educar en la justicia a fin
de que el hombre de Dios sea,
perfecto y éste preparado para
toda obra buena” (2 Tim 3, 1617).
“Pues
ninguna
profecía
procede de la voluntad humana,
sino que, impulsados por el
Espíritu Santo, algunos hombres
hablaron de parte de Dios” (2 Pe
1, 21).
“En la composición de los Libros Sagrados, Dios se valió de hombres
elegidos que usaban de todas sus facultades y talentos; de este modo,
obrando Dios en ellos y por ellos, como verdaderos autores, pusieron
por escrito todo y sólo lo que Dios quería” (Vat. II DV 11)
¿Qué contiene la Biblia?
¿Qué suele hacer una persona cuando
vive algo importante en su vida?
TRANSMISIÓN
ORIGEN
La vida y enseñanza de
Jesús (6 a. C. al 30 d. C.)
•La generación apostólica
(30-70 d. C.)
•La segunda generación
cristiana (70-110 d. C.)
Los Evangelios se
realizó por medio de
los
apóstoles
conservando
y
transmitiendo
las
palabras y los hechos
de Jesús, primero
oralmente y después
por escrito.
La segunda generación cristiana hizo la redacción de los mismos
ante los cambios que se habían
originado y las nuevas
circunstancias que vivían las comunidades.
Para transmitir y mantener íntegro el evangelio, los apóstoles
nombraron a los Obispos y sucesores el encargo de conservar
siempre vivo y entero en la Iglesia su mensaje.
La tarea de conservar, exponer y difundir los Obispos el evangelio se ha
llevado a cabo por la tradición Apostólica, que es el anuncio del mensaje
de Cristo, por medio de la predicación, el testimonio, la instituciones, el
culto y la los escritos inspirados.
“Ya que muchos se han propuesto componer un
relato de los acontecimientos que se han cumplido
entre nosotros, según nos lo transmitieron
quienes des el principio fueron testigos oculares y
ministros de la palabra, me ha parecido también a
mí, después de haber investigado cuidadosamente
todo lo sucedido desde el principio, escribirte una
exposición ordenada, ilustre Teófilo, para que
llegues a comprender la autenticidad de las
enseñanzas que has recibido”.
La Iglesia dice que todos los escritos de la Biblia contiene la verdad
sobre Dios y no hay error en la verdad que dichos libros
desarrollan para nuestra salvación. (cf. DV 11).
“La
Escritura se ha de leer e interpretar con el mismo Espíritu que la
inspiró” (cf. DV 12,3).
Atención al contenido y a la unidad de
toda la Escritura donde Cristo Jesús es
centro después de la Pascua (CEC. nº
112).
Leer la Escritura en la tradición viva de
toda la Iglesia (DV. 12; CEC nº 113; 2 Pe
1, 20-21).
Estar atento a la analogía de la fe (Cf.
Rm12,6)
Según el sentido literal y el sentido espiritual (cf. CEC 115 al 119)
Sentido no es lo que uno siente sino lo que dice el texto.
Sentido literal de la Escritura es
el expresado por el texto tal
como han sido escritos por los
autores inspirados.
Se extraer al hacer un análisis
preciso del texto, situado en su
contexto literario e histórico.
Sentido espiritual es el sentido
expresado por los textos bíblicos,
cuando se lee bajo la influencia del
Espíritu Santo en el contexto del
misterio pascual de Cristo y de la
vida nueva que proviene de él.
Leer el texto teniendo en cuenta
lo
que
dice.
Es
decir,
descubriendo el significado de sus
palabras, el modo como se
escribió. Si fue una carta, una
parábola, una narración, para tener
claro el mensaje que quiso
transmitir el autor inspirado por
Dios. Una pregunta que ayuda a
descubrir esto, es: ¿Qué dice el
texto?
Profundizar en su contexto: el lugar,
las circunstancias, sus personajes. Es
decir, descubriendo todas aquellas
cosas presentes que ayudan a
comprender mejor el mensaje. Unas
preguntas que ayudan a descubrir
esto,
es:
¿Qué
elementos
intervienen en el texto? ¿Qué dicen
los personajes? ¿Qué significado
tienen
los
lugares
y
las
circunstancias?
Leer el texto como expresión y vivencia de fe de los primeros
cristianos, descubriendo cómo lo entendieron y vivieron la primera
generación cristiana en las diversas circunstancias. Es decir, saber aplicar
el texto a las diversas comunidades o situaciones que estamos viviendo.
Por eso, la pregunta que ayuda a descubrir esto, es: ¿Qué nos dice a
nosotros hoy este texto?
FÁBULAS. Podemos entender aquél relato donde los personajes que intervienen
suelen ser animales o vegetales que pretende transmitirnos una enseñanza moral,
la moraleja.
Jueces 9,6-15,
Le comunicaron la noticia a Yotam. Este subió a la cima del monte Garizim y desde allí
gritó con todas sus fuerzas: «¡Escúchenme, notables de Siquem y Dios los escuche! Un
día salieron los árboles en busca de un rey. Dijeron al olivo: ¡Sé tú nuestro rey! Pero el
olivo les respondió: ¿Tendré que dejar mi aceite, tan apreciada por los dioses y los
hombres, para ir a balancearme por encima de los demás árboles? os árboles se
dirigieron entonces a la higuera: ¡Ven, tú serás nuestro rey! La higuera les respondió:
¿Tendré que renunciar al dulzor de mi fruta tan apreciada para ir a balancearme por
encima de los demás árboles? Luego los árboles fueron donde la vid: ¡Ven, tú serás
nuestro rey! ero la vid les respondió: ¿Tendré que renunciar a mi uva, que tanto alegra a
los dioses y a los hombres, para ir a balancearme por encima de los árboles? Entonces
los árboles fueron a buscar a la zarza espinosa: ¡Ven, tú serás nuestro rey! la zarza
espinosa respondió a los árboles: «Si realmente quieren hacerme rey y que los mande,
vengan y quédense bajo mi sombra. Si no, saldrá fuego de la zarza espinosa y devorará
hasta el cedro del Líbano.
REFRÁN. Refranes o sentencias, en hebreo «masal», las hay en todas las culturas.
Jeremías 31,29: “Los padres comieron las uvas verdes, y los hijos tuvieron la
dentera”. Sería equivalente a nuestro “pagaron justos por pecadores”, es decir, las
culpas por los delitos son pagadas no por los que los cometieron, sino por otros.
HIMNOS. Podemos definir como cantos que celebran la gloria de Dios. Suelen
tener una estructura común que consiste en la exhortación al comienzo para
alabar a Dios, los motivos para la alabanza y una nueva exhortación final a la
alabanza. Por ejemplo: Ex 15,1-18; Ef 1, 3-14.
POESÍAS. 1 Sam 2,1-10, que es el canto de Ana, la madre de Samuel, donde
posteriormente se inspirará el Magníficat de Lc 1,46-55.
CREDO. Dt 26,5-10.
HISTORIOGRAFIA. Todo aquel relato que está contado en forma de historia,
narrado. 2 Re 10,13ss;
SABIDURIA. Género literario cuya preocupación es lo vida cotidiano (no lo revelación del profeta o la manera de ver la historia del historiador). la reflexión y la
experiencia serán sus instrumentos.
CARTAS. Gran género literario que tiene más importancia en el N.T
Descargar

Diapositiva 1