El vuelo del
espíritu
Con sonido
Accione con el mouse
No existe en el
mundo material, fortuna,
riqueza, bienestar,
ni descanso, que puedan
igualarse con la riqueza
de un pájaro.
De los pájaros son la extensión
De todas las llanuras.
Y las montañas, constituyen su morada.
Todos los granos, árboles y flores
son su alimento y riqueza.
Todas las tierras, aldeas, praderas,
bosques y eriales son su propiedad.
¿Quién es más rico, el pájaro o el hombre más
acaudalado? Pues, por más granos que aquél
consuma o esparza, su prosperidad no decrece.
Salta a la vista, entonces, que el honor
y la grandeza del hombre han de reposar
sobre algo más que las riquezas materiales.
En verdad, el bienestar material
no es más que una sencilla rama.
Sin embargo, la raíz de la
elevación del hombre
radica en las virtudes y
cualidades nobles, que son
su canto y el verdadero
ornamento de su realidad.
Tales cualidades son los sentimientos sublimes, el amor,
y el conocimiento de Dios. Y son gracias celestiales.
Y así como los pájaros
podemos fijar nuestros
nidos, en la sabiduría
universal, en la
justicia, en la equidad,
en la veracidad, en la
benevolencia, en la
valentía natural y en
la entereza innata.
La rectitud en todas las
circunstancias, sea o que
oriente nuestro vuelo.
Que pulsemos con la verdad,
y pensemos por el bien de los demás.
Que busquemos aprecio hacia todas las naciones,
y sigamos en obediencia a las enseñanzas de Dios.
¡Tal es la prosperidad del mundo humano!
¡Tal es la grandeza del hombre en el mundo!
¡Tal es la vida eterna y el honor celestial!
Virtudes semejantes no surgen de la realidad
del hombre sino, mediante el poder de Dios y
de las enseñanzas divinas, pues éstas
requieren que un poder superior las declare.
En la naturaleza, hay
algunos rasgos de
dichas virtudes, pero, al
igual que los rayos del
sol reflejados en una
pared, no son estables
ni constantes.
Ya que Dios,
el compasivo,
ha puesto una
corona encantadora
sobre la cabeza del
hombre, éste debe
esforzarse para que
el brillo de sus
gemas se vuelva
visible en el
mundo.
“Soy un pájaro con el ala rota, Y deseo remontarme en Tu
espacio sin limite. Cómo es posible que haga esto, si no es por
Tu providencia, gracia y por Tu confirmación.”
Abdu'l-Bahá
“Yo Soy el Sol de la Sabiduría y el Océano del Conocimiento.
Yo animo a los débiles y resucito a los muertos.
Yo soy la Luz de guía que ilumina el camino.
Yo soy el Halcón real en el brazo del
Todopoderoso. Yo despliego las alas
caídas de toda ave quebrantada y le
hago levantar el vuelo”.
Baha'u'llah
Que bebamos el agua en las fuentes
de la sabiduría. Busquemos las mas
sagradas semillas. Y así, volaremos hasta
las alturas en los cielos eternales.
Ruth
Texto: Abdu`l Bahá
adaptación y traducción - Ruth
Música: J. J. Benitez
Formatación: Ruth
Email: [email protected]
Descargar

Machu Picchu