El día de su boda hicieron un compromiso para respetar y amar a
su conyugue sin fallar, pero sin la gracia de Dios en su
matrimonio para seguir adelante, muy pocos tienen la capacidad
de sobrevivir las presiones y las tentaciones de hoy.
“Porque por gracia ustedes han sido salvos por medio de la fe, y
esto no procede de ustedes, sino que es don de Dios; no por
obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura Suya,
creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios
preparó de antemano para que anduviéramos en ellas”
Efesios 2:8-10
Porque tenemos la gracia de Dios para levantarnos cada mañana
y aun respirar una vez más, creemos que también tenemos la
gracia de Dios para seguir creciendo juntos para ser una sola
carne, o una pareja unida en Dios.
Hay tres características principales que nos definen como
matrimonios en Dios, y cada una es vital a la vida y el avance de
tu matrimonio.
1. RESPETO
¿Hay respeto en tu matrimonio? Significa que se ministran el uno
al otro por medio del escuchar, el abrazo, una mente flexible y
actitudes de generosidad.
Para evaluar como están en el área del respeto el uno con el otro,
contesta esas preguntas:
¿En el calor de una platica en voz alta, interrumpo a mi
conyugue cuando esta expresando un punto de vista contrario al
mío?
¿Cuándo pienso que mi conyugue esta equivocado me enojo, me
porto ofendido y hablo del pasado?
¿Cuándo expreso mi punto de vista soy muy demandante y
trato de convencerle a ver el asunto como yo?
¿Me preocupa tener la razón y presiono a mi conyugue para
convencerlo que yo la tengo?
La Autor Judith Lechman dijo “Es vital que aprendamos como
escuchar cuidadosamente, en lugar de ser expresivos en nuestras
opiniones. Con su conyugue es necesario ser flexible y tierno en
lugar de rígido y agresivo”.
“El amor sea sin hipocresía; aborreciendo lo malo, aplicándoos a
lo bueno. Sed afectuosos unos con otros con amor fraternal; con
honra, daos preferencia unos a otros; no seáis perezosos en lo que
requiere diligencia; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor,
gozándoos en la esperanza, perseverando en el sufrimiento,
dedicados a la oración”
Romanos 12:9-12
2. FIDELIDAD
En términos matrimoniales ser fiel es la promesa de dejar y
abandonar a todo, incluyendo amistades, familia, valores
sociales, carreras, oportunidades y cualquier otra cosa que
estorbe.
¿Eres fiel a tu conyugue? Para cumplir la promesa de ser fiel a
nuestro conyugue, es mas que salir a trabajar y tener una vida
tranquila y cómoda. Para ser fiel es estar dispuesto a abandonar
personas y cosas que son fuente de choques.
“En esto sabemos que amamos a los hijos de Dios: cuando
amamos a Dios y guardamos sus mandamientos. Porque este es el
amor de Dios: que guardemos sus mandamientos, y sus
mandamientos no son gravosos”
1 Juan 5:2-3
Piensa en como has expresado tu fidelidad a tu conyugue
recientemente. Para agradarle a otro, ¿Qué has hecho para
asegurarte que el o ella entiende tu compromiso personal?
3. AMISTAD
El amor común aumenta cuando hay una fuerte amistad. A
veces lo llamamos compañerismo, pero lo importante es
que ambos disfruten la presencia del otro y quieran estar
juntos.
 Una
Buena amistad matrimonial requiere de aceptar a nuestra
pareja con todas sus maneras aunque sean choques para
nosotros.
Una
Buena amistad matrimonial requiere de el compromiso
para enfocarse en lo positivo y nunca hablar mal de el o ella
delante de otros.
*Buena
amistad matrimonial requiere que decidimos invertir
tiempo con nuestra pareja.
 Buena
amistad matrimonial requiere que dejemos al otro ser
como es, sin tratar de moldearlo como lo ve mejor.
 Buena
amistad matrimonial requiere que nos animemos uno al
otro en ser buscadores de Dios en cada área de nuestras vidas.
¿Cómo esta el nivel de amistad en tu matrimonio? Una cosa que
sabemos; es que el nivel de amistad de la pareja es el reflejo
directo del nivel espiritual que tienen juntos.
“Así también deben amar los maridos a sus mujeres, como a sus
propios cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama.
Porque nadie aborreció jamás su propio cuerpo, sino que lo
sustenta y lo cuida, así como también Cristo a la iglesia”
Efesios 5:28-29
Descargar

Texto