D. Evalúe su eficiencia.
1. Los dones espirituales tienen un
propósito. Cada uno está
diseñado para cumplir un
objetivo específico.
2. Si comienza a usar un don
espiritual, asegúrese de ver
resultados apropiados cuando
lo use. Si no obtiene
resultados es posible que no
tenga el don.
3. Consulte con otras
personas para ver si
piensan que usted es
eficiente.
Pida varias opiniones.
No se menosprecie; piense en
forma positiva.
No se jacte, de a Dios la gloria
por el don que el Espíritu
Santo le ha dado
4. Espere confirmación del
cuerpo. Recuerde que los
dones no son para usarse
en forma independiente,
sino en el cuerpo.
Usted forma parte de una
organización total, el
cuerpo de Cristo.
5. Ore mucho al respecto.
Dios le ayudará a descubrir
su don.
Busque con empeño la
voluntad divina para
saber cual es su don
espiritual.
Descargar

Diapositiva 1